Translate

martes, 12 de abril de 2016

EL PASADO EN EL PRESENTE, CAUSA DE PROBLEMAS


                 COMO ACELERAR TU PROGRESO ESPIRITUAL         
     Hola amiga(o) pensante. Hay algo que tienes que saber, hay pasado que está en el presente y hay una parte de tu pasado que no está, solo existe como recuerdo, permanece registrado en la mente como parte de la data que has acumulado.
   Este pasado, pasado, está  procesado y disponible en la mente, el pensante tiene acceso sin dificultad y lo usa como respaldo al hacer sus análisis o reflexiones para llegar a una conclusión y tomar la decisión que mejor le convenga.
   El problema está con el pasado que está en el presente de manera activa, estas experiencias, hechos o sucesos no han sido procesados por el pensante, no ha cerrado esos ciclos. Ellos no se cierran solos, o el tiempo se encarga de que se apaguen, a menos que consuman la vida que le queda al pensante y se acabó el juego.
   Son estos hechos donde el pensante pasa un periodo de tiempo siendo zarandeado por la situación, sufriendo y confundido sin saber qué hacer para tranquilizarse o lograr calma interior cerrando ese ciclo y reiniciar su vida sin contratiempo.
   En la mayoría de los casos, después de un tiempo, la persona está obligada a sobrevivir, a llevar su vida adelante y tratar de echar ese pasado a un lado, y poco a poco logra un estado de cierta comodidad para atender sus asuntos, llevando a cuesta el peso del dolor.
   Este acondicionamiento es mucho mejor que estar en una interminable crisis, pero el desenvolvimiento es de mala calidad. El estado de ánimo está menoscabado y la eficiencia como pensante para afectarse con sus pensamientos de manera positiva o llevar la vida con un alto grado de entusiasmo, deja mucho que desear.
   Todo este pasado que pareciera que pasó, no ha pasado, está interfiriendo en los cómputos mentales, con la cantidad de procesos que tiene que hacer la mente a diario. Son ciclos abiertos en la mente y ella como no se apaga nunca, no es como tu computadora que tú la apagas y ella tiene que arreglársela sola para cerrar ese ciclo abierto hasta que la vuelvas a prender y así descansas y puedes poner toda tu atención en el resto de tus actividades.
    En este caso no, sin que el pensante lo note, parte de su atención está atorada en esos hechos. La concentración se debilita y se vuelve cada vez menos reflexivo, más disperso, es más incoherente para lo que quiere pensar para sí mismo o lo que desea.
   Todos los pensantes con un pasado tienen en mayor o menor grado, uno que otro hecho o situación pasado que todavía está esperando solución.
   Aquellos emprendedores consigo mismo, que están trabajando duro para ser mejores de lo que son y lograr sus metas y no han resuelto este pasado presente, pierden de multiplicar sus ganancias y progreso.
   Quienes sí se están causando una vida con menos satisfacción, son el resto de los pensantes que llevan su carga con resignación y se justifican considerando que: “así es la vida, que le vamos hacer”.
   Considera esta probabilidad y examina aunque sea un hecho que consideres que fue fuerte, míralo por encima para que no reactives con más fuerza la carga de energía que genera ese hecho. Si las emociones se comienzan hacer sentir, ya es suficiente la prueba. Ahí tienes un motor encendido, generando una energía negativa que está afectando el “PENSAR PRESENTE”.
    Puedes asegurar que de acuerdo al significado del hecho, o tema de que se trate, tu control del acto de pensar cuando te encuentres con situaciones similares o que se identifiquen con el mismo tema, no es el mejor. Hasta es posible que te niegues a relacionarte o a vivir una experiencia donde esa situación que sufriste sea factible que ocurra.
    Ocurre a veces que hay  pensantes que permanecen alejados de sus metas o sueños, porque alguna vez sufrieron una fuerte decepción, rechazo o un contundente fracaso.
    También hay pensantes con todo su pasado en el pasado y van felizmente a la vanguardia de su vida innovándose, actualizándose y trabajando con entusiasmo en sus sueños.
     Hasta aquí mis queridos amigos, si te encuentras que no sabes cómo hacer para cerrar esos ciclos abiertos. Comienza con ejercitar el control del acto de pensar, ten a la mano esa etapa ya cumplida, aparte de lo bien que te vas a comenzar a sentir contigo mismo, para lo que te voy a explicar más adelante, es un requisito.
  Ha sido un grato placer.  Que tengas buen provecho con el dato.  Nos vemos pensante.