Translate

sábado, 16 de abril de 2016

NO TENGO NADA QUE BUSCAR EN LA CALLE


                       POEMA
Mis queridos amigos, los he estado
oyendo y cualquiera se convence
que las mujeres son un engendro
del demonio. El amor en boca de
ustedes es más peligroso que lanzarse
desde un avión sin paracaídas.
Me da risa verlos en su papel de
víctimas maquinando estrategias
para evitar mordeduras de tan
peligrosas serpientes. Lamento
contradecirlos, pero no es que yo
sea afortunado ni mi esposa la
mujer perfecta, pero somos felices
y no tengo quejas de ella. ¿No será
que ustedes esperan que se les
complazca y no ponen nada de su
parte? ¿No será que la recalcitrante
idea de que la mujeres son como
la servidumbre, que no pueden levantar
la voz al patrón so pena de ser castigadas?
Los conozco a todos, y lo que hacen en la
calle no es tan doloroso como el maltrato
y el despotismo con que tratan a
la mujer con la que alguna vez
soñaron vivir felices en un paraíso.
No me vean con esa cara de desagrado,
siempre les he dicho, que en lo que
de trata de amor y sexo, no tengo
absolutamente nada que buscar en la calle.

Autor: Emilio Fernández.