Translate

lunes, 23 de mayo de 2016

BASTA DE CREER QUE ERES UN ESPÍRITU

    CONOCE EL SIGUIENTE PASO QUE TIENES QUE DAR PARA RECUPERAR TU ESENCIA.

   Hola amiga(o pensante).Hoy tengo para ti un enfoque de la espiritualidad que te ayudará a despertar como lo que realmente eres.
   Eres una persona que entre todas las circunstancias de la vida, has tratado de superarte, de despertar consciencia, eso lo sé porque estás leyendo estás notas.
   Has leído mis publicaciones y sabes que no te pido nunca que me creas, la única verdad es la que tú consideres, por lo tanto te invito a reflexionar el punto tratado y hacer tus propias observaciones.
   En el despertar consciencia, “las autoridades” no tienen nada que buscar. El pensante que les cree, porque es una autoridad en el tema, formula ideas basadas en lo que otro dice que observó, negándose la iniciativa de observar y “pensar”.
   Así que no me creas, reflexiona “bien” el dato, pruébalo y luego, más adelante me haces el comentario, me das tu conclusión.
    CREENCIA: Idea o pensamiento que se asume como verdadero.
   ¿Qué son las creencias? Una creencia es básicamente una idea, un pensamiento al cual el pensante ha concluido.
   La personalidad, el modo de ser es resultado de todas las creencias, conclusiones o consideraciones a la que ha llegado el pensante a lo largo de su vida.
   La llamada “manera de pensar”, esas son sus creencias y de ahí su actitud y su manera de ser.
  Las creencias no solo son las cosas que tú crees, son creencias también todo lo que tú no crees. “Una no creencia, es una creencia”.
   Me explico: crees en el presidente, crees que hacer ejercicio es saludable, etc. No crees en el presidente, no crees que hacer ejercicio sea saludable, etc. Todas son conclusiones a las que has llegado, y todas son creencias.
   Como ves, las creencias son pensamientos. “Si quieres cambiar tu forma de ser, debes cambiar tu manera de pensar”. “Así como piensas, así te comportas”. Para hacer los cambios debes cambiar tus creencias.
    Aquí el dato. “Si has trabajado duro contigo para despertarte como espíritu es momento para dejar de creer que lo eres.” En otras palabras; “deja de creer que eres un espíritu”
    Vamos a explicarte este confuso dato, de dejar de creer que eres un espíritu.
    Quedamos que las creencias son pensamientos que tú produces. Insisto, revisa tus creencias y observa para ver si en verdad son ideas que tienes.
    Son ideas que tienes y crees en ella, ¿Cómo llegaste a ellas? Ese no es el punto, el punto es que concluiste, aceptaste o estuviste de acuerdo y crees.
    Ahora mira esto; crees lo que pensaste, asumiste ser lo que pensaste que eras; por lo tanto eres el resultado de lo que estás pensando.
    Amiga, amigo, eres el que piensa, no importa el nombre que le pongan; espíritu, alma o pensante como yo me he auto-nombrado.
    Eres quien concibe una idea y luego cree en ella y asume el papel integrándola a tu personalidad.
    Todas las creencias, todas las ideas pueden modificarse, “TODAS”, inclusive pueden moverse al lado contrario o de mayor contraste a su posición original.
    Si las ideas pueden variar, las creencias también. Esto significa que la creencia de ser un espíritu es modificable, es posible que mañana termines creyendo que fue un error creer eso.
    El nivel de certeza no ha alcanzado su plenitud, todavía dependes de mantener la idea para garantizarte ser un espíritu.
    Estas a punto de despertarte como quien realmente eres y mientras más tiempo tardes en hacerlo, estas en riesgo de retroceder.
   Estamos en un mundo de mucha interacción psíquica, muchas fuerzas, mucho dolor, muchos hechos que pueden doblegar la creencia, o la manera de pensar.
    Inclusive mi querida amiga(o), dejar el cuerpo pudiendo despertar de una vez, es exponerse a regresar otra vez perdido y desmemoriado.
   Vamos con unos ejemplos, no quiero dejarte con un mal entendido.
   Nace una niña, desde el nacimiento todos dicen que es una niña, la tratan como una niña y ella va creciendo y observando las diferencias entre una niña y un niño, su conclusión va apareciendo de forma gradual y llega el momento que cree 100% que es mujer.
   Pasa el tiempo y llega otro momento que ya no lo cree, se siente mujer. Ella no tuvo que averiguar, ni estudiar distintas corrientes para saber cómo tenía que sentirse para sentirse mujer. La verdad genética habló.
    El mismo ejemplo. La niña nace, le dicen que es una niña y ella aun sin formarse una idea concreta, se empieza a comportar como lo que siente. (Se siente hombre). Ella no sabe que es ser mujer o ser hombre, la verdad de sus genes está hablando.
    La homofobia externa empieza atacar y ella empieza a tratar de entender cuál es el problema que otros les sugieren que tiene. Va creciendo se da cuenta que hay una diferencia en lo que debiera creer y lo que está sintiendo.
    Si la pobre no permite que la destruyan, ella no luchará por tratar de creer lo que no siente o sentir lo que no cree. Los que siente es más que una creencia, es certeza.
    La salvación de la cordura de esta niña ya mujer, no es su creencia, si ella no tiene dudas de lo que siente no va a cambiar de opinión o de manera de pensar. Eso es certeza.
    Si un hombre o mujer desea cambiar de sexo, (creo que eso lo hacen, que es comprobar su certeza, no lo que cree que es) se toma en cuenta quien, o como se siente que es para operarlo.
    Este ejemplo con el cuerpo dista mucho de la realidad espiritual, pero en el caso del cuerpo, la genética habla, (no en todos los casos) la verdad habla.
    En el caso espiritual deja que tu naturaleza hable.
    En similitud con el cuerpo, no necesitas saber cómo eres para sentirte lo que eres.
   No necesitas adquirir conocimiento para convencerte, de mi parte la única referencia que te doy es la de pensar. La capacidad que todos tenemos de producir pensamientos y con ellos crear toda la realidad que se experimenta.
    Por esa razón me quité de encima las dos palabras más comunes, que son espíritu y alma, a ellas se le dan cualquier variedad de significados.
    Ya ves que uso la palabra pensante, eso te lo puedes demostrar y cualquier niño lo puede entender, es una buena referencia.
    Empieza a sentirte quien eres, el nombre que le des no es lo importante. Importante es soltarse de la creencia, ya has trabajado con ella suficiente.
    Déjate ser, sin preconcebir como deberías sentirte para asegurarte que estás sintiendo lo que se supone que debe sentirse siendo un espíritu.
    No esperes estar muerto para poder sentir lo que se siente ser espíritu. Ya lo eres, empieza abrir los ojos, empieza a despertar de una vez por completo.
    Deja que tu verdad hable, te guíe. En mi caso, observé (y esto lo comparto por si te sirve) de que a medida que me dedique a atender con constancia, lo único que pude comprobar que hacia como espíritu; que era “PENSAR”, se empezaron abrir las puertas y aclararse mis misterios, mis dudas, mis malos entendidos, y empecé a permitirme sentir al natural.
    Nunca conseguirás que yo te describa un espíritu, pero si la apariencia que está adoptando en ese momento. (Aquí estoy viendo a mi esposa, me gusta ese espíritu como es).
    Las apariencias que se adoptan para ser percibidos por otros, no necesariamente es la apariencia que siente el pensante. En el plano físico es común ver comportamientos y apariencias fingidos y eso también lo puede hacer al abandonar el cuerpo.
   Así que las tantas historias de como son los espíritus y cómo se comportan no debe sorprender ni extrañar a nadie que esté claro consigo mismo.
   En conclusión mi querida amiga(o). Vienes ascendiendo, libérate de tus propias ideas, tú eres el creador de ellas, no ellas de ti.
    Si has llegado hasta aquí en la lectura, eso me da confianza para informarte dos cosas; A) En la medida que te sientas ser quien eres, saldrás de la reversión de consciencia que te saca de la causalidad espiritual para hacer y ser consciencia, y que te pone a ser efecto casi ineludible de tus ideas y del conocimiento adquirido, (con el que acuerdas o desacuerdas).
B) Empezaras a producir consciencia positiva. ¿Qué significa esto?
    Al salir de la inversión, quedas en la posición de causa consciente. Eres la fuente, eres quien eres y puedes con tus pensamientos sanar tu cuerpo, ordenar tu mente y producir el conocimiento que necesites para el logro de tus metas y tu realización personal; te vas a sorprender. “ERES LA FUENTE EN CONSCIENCIA PLENA”. La etapa de creer ha quedado atrás.
    Permíteme algo más antes de despedirme. Voy de viaje el marte a la capital y a otro estado central para reunirme con un amigo que me ayuda en los proyectos y a esta investigación, son unos quince días. Por esa razón les adelanté este dato que forma parte de un programa que está en prueba para que canalices tu poder.
     Copien la entrada y despedacen por varios días esas palabras para ver si le encuentran una utilidad. Denme sus opiniones, ya el dato lo he estado usando y con mis amigos que tengo como conejillos de india, haciendo el programa que está en desarrollo, están volando.
    Me anima tanto conversar con ustedes que si encuentro espacio, internet y no haya peligro de que me atraquen y me quiten la única herramienta que tengo que es esta laptop, no me les voy a perder.

    Ha sido un placer, que tengas buen provecho sintiéndote “Ego Sum Qui Sum” (yo soy El que soy).  Nos vemos pensante.