Translate

viernes, 13 de mayo de 2016

EL MEJORAMIENTO PERSONAL TIENE SUS INCONVENIENTES

        PRIMERA LECCIÓN: QUE HACER CON LOS DISGUSTOS

    Hola amiga(o) pensante. El mejoramiento personal es un objetivo de permanente renovación, conoces bien la necesidad de estar actualizado y de potencial tus capacidades para mantener un desarrollo continuo.
   También sabes que en el desenvolvimiento diario sobrevienen hechos y acontecimientos que rompen con la tranquilidad mínima que necesitas para adquirir las ganancias que estás buscando.
   Hoy vamos hablar de una de una de las causas que te impiden rendimiento en tu trabajo y en cualquier programa de ayuda, de preparación, práctica, ejercicio o entrenamiento que tengas.
         LOS DISGUSTOS O MOLESTIAS
   Nunca falta quien te provoque una molestia o un fuerte disgusto que te haga perder la tranquilidad.
   Vuelve a observar ahora con detenimiento lo que ocurre con tu control del acto de pensar después que has pasado la discusión, o el hecho que te rompió lo que para ti es tu estado normal para atender el resto de tus actividades.
    El asunto no deja de dar vueltas en la cabeza, sin querer te sorprendes repetidas veces pensando acerca de ese hecho y quizás en todo lo acumulado con esa persona o tipo de situación.
    Como observaras, tu atención también la tienes fuera de control, y si no se puede concentrar la atención en aquello que se está haciendo, no hay rendimiento.
     El rendimiento es ganancia, progreso, avance, y si quieres comprueba para que no tengas dudas y sepas lo que te estás perdiendo, al no saber (o no poder) como deshacer el estado emocional resultado del descontrol del acto de pensar.
    Los pensantes que hacen prácticas de meditación, de positividad con pensamientos, mantras o cualquier tipo de terapia para resolver problemas puntuales, o para el despertar espiritual, consumen ese tiempo apagando la molestia con los beneficios de lo que está haciendo.
    Como puedes observar, no hay ganancia, no han avance, el pensante usa los resultado de lo que hace para apagar el incendio como bombero que luego queda desconsolado viendo lo que se perdió.
    El terapeuta, el guía  o maestro, que no atiende el estado alterado de su alumno o paciente antes de entrar en la tarea del día, verá con decepción y quizás mal interpretando las causas de porque la persona no progresa.
    Pero como yo quiero que seas tú quien entiendas y sepas resolver tus propias alteraciones, pon atención.
    Tu rendimiento se verá afectado en todo lo que hagas, en tus estudios o trabajo, además la desconcentración te hace exponer a un accidente. Imagínate conduciendo o trabajando en áreas donde un mínimo descuido puede ser mortal.
    Los disgustos no son problemas. Una persona tiene una fuerte discusión con su pareja, y su manera de analizar el hecho es como un problema. “Tengo un problema con mi hijo, con el jefe, etc.”
   Mirando el hecho como un problema no va a resolver su estado de intranquilidad emocional, está imaginando respuestas, a maneras de actuar futuras con esa persona viendo a la persona como un problema para su tranquilidad.
   El o los problemas que de verdad puedan existir con relación a esa persona, necesitan ser clasificados y en la siguiente entrada te explicaré como tratarlos.
   Ahora lo que importa es tranquilizarte, deshacerte de ese estado emotivo de rabia o quizás otro estado emocional más negativo, como es aflicción (ganas de llorar); miedo (temor a que se rompa  la relación); lastima (necesitar que se le compadezca), etc.
    Los disgustos pueden ser ocasionales, distanciados unos de otros y en unas cuantas horas o días, poco a poco vuelves a la normalidad, pero todo ese tiempo desmejoró la calidad de lo que produces, y progreso, no hubo.
    Los disgustos también pueden ser tan seguidos que no da tiempo a pisar la tranquilidad.
    Si esto es así, no solo baja tu rendimiento, comienzas a caer, a desmejorar física, mental y espiritualmente. Vas a terminar con muy mala salud, de seguro vas a necesitar apoyo o un guía que entienda muy bien tu caso y tenga un conocimiento integral (cuerpo, mente y espíritu).
    Sin embargo, el conocimiento es fundamental en todos los casos. El entender lo que está pasando en nuestro interior tiene casi resuelta la condición.
    Entonces, examina hasta su comprensión, para ver si es verdad que un estado emocional no es un problema. (Te hablare de problemas en la próxima entrada)
   Esa condición emocional e intranquilidad interior por la que estás pasando en ese momento, se está generando por el descontrol del acto de pensar que se te produjo con la discusión (si ese es el hecho).
   Observa lo que pasa con tu control, observa como reincides una y otra vez a pensar en lo mismo. No mires los contenidos de lo que estás pensando y reten un poco las ganas de pensar como castigar o devolverle el golpe a la persona y “OBSERVA TU DESCONTROL DEL ACTO DE PENSAR”
    Has consciencia de lo que en verdad te hace mantener el estado emotivo. No solo recuerdes que sabes el dato, porque ya lo leíste y estuviste de acuerdo conmigo.
    Cuando te digo “ponte a observar lo que está sucediendo con tu pensar” es para que lo hagas cada vez que estés pasando por un mal rato. Hazlo hasta que la agitación disminuya, si a las dos horas te sorprendes dando vueltas al asunto. Hazlo otra vez.
   Lo vas hacer tantas veces como te sorprendas pensando sin control. Así te entrenaras, te ejercitaras y poco a poco te volverás una experta en apagar los incendios internos antes de que consuman tu energía.
    Y para concluir amiga(o). Cada persona tiene un caso muy, pero muy particular, no hay dos iguales. Estoy tratando de darles fundamentos que son comunes en todos.
    Estoy pensando crear un programa para hacer ayudas individuales, sobre todo, aquellos pensantes cuyos casos son crónicos o el descontrol es tanto que en verdad necesita ser llevado de la mano.

    Ha sido un placer compartir. Que tengas buen provecho deshaciendo disgustos.     Nos vemos pensante.