Translate

miércoles, 11 de mayo de 2016

¿NACES O NO NACES CON TALENTO?

ERRORES QUE COMETE QUIEN LO TIENE Y QUIEN CREE NO TENERLO.
     Hola amiga(o) pensante. Soy de los que cree que tú y todo pensante tienen un potencial infinito para la creatividad, y capacidad innata para desarrollar talentos si no naciste con el visible.
     Si ya sabes para que eres bueno, felicitaciones, y si lo sabes y no estás explotando esa veta en la que puedes producir novedosas ideas, estás dejando de vivir una experiencia de satisfacción nueva a cada momento.    
    La producción de inéditas ideas, no es exclusividad de unos afortunados pensantes. Si no lo estás haciendo, despierta tu inquietud inquiriendo en las áreas que más te gusten para saber hasta donde puedes llegar con tus ideas y de esa manera despertaras tu talento.
    Conozco personas que ya han vivido gran parte de su vida y han llegado a una firme conclusión: “carecen de talento”. La costumbre social, es que el talento es una cualidad que viene despierta en una persona desde su nacimiento. 
    Esto significa que si no traes despierto un talento, no puedes despertar inquietudes y desarrollar un excelente talento en un área nueva.  
    Estas personas que se consideran comunes, que nacieron sin ningún talento, son personas rutinarias, todos los días ejecutan el mismo ritual a excepción de los imprevistos, que lo obligan a salir del programa.
    Pasan los días y los años, y a medida que el cuerpo pierde facultades, va quedando atrapado en un estrecho mundo interior, dependiendo de lo que alcance a ver con sus opacados ojos, a tocar con sus temblorosas manos y a solo depender de cómo lo traten los demás.
   Existe una realidad objetiva a la que nadie se le puede esconder; esta es, que el cuerpo físico poco a poco va declinando, y si toda la actividad para obtener satisfacción depende de él, se va a vivir quizás una larga etapa atrapado entre sus arrugas y dolencias.
   El pensante tiene la gran ventaja que la actividad de pensar depende de él, y el envejecimiento del cuerpo no lo afecta para seguir pensando.
   El cuerpo puede llegar a ser un impedimento por sus achaques, pero dentro está un pensante con toda la vitalidad de la vida.
    Ejemplos para diferenciar un anciano de otro, o un discapacitado de otro, hay muchos.
    El cuerpo no es lo que determina la capacidad pensativa y por lo general estos pensantes que se sobreponen a los problemas físicos, se convierten en líderes de opinión para mostrar a los pensantes minusválidos, que si se puede mediante el pensamiento vivir una vida diferente.
     Ahí tenemos el admirado astrofísico Stephen Hawking, ya no mueve un musculo, pero con ayuda de la tecnología, está demostrando que el cuerpo no le impide pensar y seguir produciendo novedosas ideas.
   Hay enfermedades y accidentes que inutilizan el cuerpo, pero para continuar una vida que valga la pena se necesita que el pensante se apoye en su capacidad pensativa y ya no tanto en su cuerpo.
   Se dice que todo es cuestión de aptitud, pero la aptitud aunque se nazca con ella visible, hay que desarrollarla; producir, crear,  materializar y no hay otra manera de hacerlo que no sea PENSANDO.
    ¿Cuantos talentos se desperdician porque esos pensantes por la razón que sea, no se dedicaron a desarrollarlo?
    Aquellos talentos que no se dieron a conocer son todos aquellos que concluyeron que nacieron sin la suerte de tener una bendición.
    La mayoría de ellos han pasado la vida añorando tener el talento de otro en una especialidad, mientras su talento que es quizás para otra cosa lo tienen engavetado porque ellos lo que quieren es ese. Ningún otro que no sea ese.
   ¿TE GUSTA LA FAMA? NO SALGAS A BUSCARLA CON EL ESTOMAGO VACÍO.
    La aptitud tiene que apoyarse en una plataforma de actitudes, la manera de ser, la personalidad es determinante para dar apoyo a la aptitud.
    Inclusive, quienes dan el salto a la fama, su vida o su calidad de vida no depende de su talento o aptitud, depende de sus actitudes o maneras de ser.
    Por esa razón el acto de pensar no es cualquier acto baratija, es un acto que es vida, o es muerte en vida.  
    La satisfacción resultado de lo que se es, de lo que se hace y de las ideas que se producen, debe ser el premio mayor.
    Corren un gran riesgo de decepción y de abandonar, quienes ponen como primer objetivo las respuestas u opinión de los demás con respecto a su talento.
    Claro que son objetivos importantes, cosas como el dinero, el reconocimiento, la fama en general, etc. pero si no estás lleno de ti, no sobrevives un par de cuadras, y si sobrevives, es en una muerte lenta.
    Desde muy joven estuve consciente que algún día mi cuerpo empezaría a envejecer y muchas actividades físicas iban a mermar, y aumentaba el tiempo que iba a pasar en mi soledad interior.
    La sociedad me podía jubilar, pero yo de mí, no lo iba hacer, estaba  claro que para evitarlo debía ser bueno en la actividad pensativa.
    Y cuando digo bueno, me refiero a ser rápido y eficiente para hacerme sentir como quiero a punta de ideas. Y de paso sin ningún miedo para pensar en cualquier tema.
    Y saben porque no hay miedos ni aprehensión, porque primero está mi satisfacción en lo que escribo o comunico y no espero por los halagos.
    No te miento, tengo otros propósitos y tus comentarios u opiniones tienen un preciado valor para esos objetivos. Así que dime lo que piensas sin el mismo temor.
    El ciclo de acción para objetivos exteriores, es imprescindible el buen conocimiento que todo el grupo ha desarrollado en ese tema o asunto, y yo, estoy dispuesto aprender.
   En verdad te digo, tengo cuatro ciclos de estudios abiertos en diferentes tópicos para lograr los objetivos que me he propuesto allá en el mundo que todos compartimos.
    Pero aquí adentro, mientras tanto; “estoy gozando un puyero” (expresión coloquial de mi pueblo), disfrutándolo.

     Gracias amistad. Que tengas buen provecho con tu talento.   Nos vemos pensante.