Translate

lunes, 27 de junio de 2016

COMO VIVIR MAS TIEMPO

ENTÉRATE DE LO QUE DEBES HACER
    Hola amiga(o) pensante. ¿Quién no desea vivir una larga vida? La ciencia está aportando respuestas y lo hace todo el que pueda dar posibles soluciones o maneras de lograr tan anhelado objetivo.
    Te voy a plantear un enfoque completamente distinto a lo que ya conoces, puedo dármela de arrogante y decir que es una solución “cuántica”.
     Con esto logro llamar la atención, pero tú no vas a entender nada, ya que en el mundo cuántico apenas estamos asomando las narices.
     Así que hablemos “claro y raspao” como dicen en mi pueblo.
    Para vivir más tiempo necesitas crear o proyectar tu propio espacio-tiempo. Sin espacio no hay movimiento y sin movimiento no se produce la apariencia de que el tiempo transcurre.
    Espera amiga(o) no te cierres, esta es la pregunta; ¿Qué es eso de crear tu propio espacio-tiempo?
    Hasta este momento sabes que el espacio físico existe y el tiempo transcurre sin tu intervención. Tú no tienes nada que ver, y yo te pido que hagas espacio y tiempo.
    Tratemos de explicar cómo se crea el propio espacio-tiempo, pero tú te comprometes a hacer las pruebas que te indique, eres libre de no hacerlo, pero si no lo haces no puedes desmentirme.
     Primera prueba; trata de levantarte de la silla sin pensar o tener un propósito……
     ¿Ya lo hiciste? Entonces experimentaste que no te puedes levantar.
     Si no hay un propósito, meta u objetivo no hay espacio-tiempo donde moverte.
    Hagamos la prueba de otra manera; siéntate en una silla donde estés cómodo para ponerte de pie……
    Okey, ahora ponte de pie; no camines, solo de pie. Ahora dedícale unos segundos, algo de atención algún objeto que tengas al frente…….
    Okey…ahora trata de sentarte sin ver para atrás para ubicar la silla.
     Si has hecho la prueba, observaste que no te puedes mover sin visualizar el OBJETIVO. Necesitas ver a dónde vas para poderte mover con seguridad.
     En esta prueba, puedes antes de sentarte, recordar la silla y adquirir algo de realidad subjetiva para hacerlo, pero puedes comprobar la manera insegura de hacerlo. De hecho llevas las manos hacia atrás para tratar de tocar la silla antes.
     Aunque el espacio físico siempre estuvo ahí y el tiempo no se ha detenido, cada pensante necesita crear su propio espacio-tiempo futuro.
     Cada vez que te pones o piensas un objetivo, estás creando tu espacio donde moverte.
     De no hacerlo tú, los otros pensantes lo van a determinar por ti, y no hay peor desgracia que ser un títere de los demás o de la interacción obligada.
     La manera de crear el espacio-tiempo propio, es poniéndose metas, objetivos o propósitos, bien sea estando consciente o no del fenómeno subjetivo que estás causando.
     Ahora observa esto: Existen muchos pensantes que la mayor parte de los ciclos de su vida los ejecutan por hábitos, necesidades, compromisos, etc. Carecen de intenciones u objetivos concebidos en libertad, es decir, porque les nace o le gusta lo que hace. No están consciente de este fenómeno, así que cuando se agote la causa que se los motiva o los impulsa a moverse, comienzan a morir.
    No hay edad física que determine el tiempo de vida y la calidad de vida de un pensante. Por lo general al dejar de depender de los padres o ser mayores de edad, su vida va a depender de sus metas, objetivos o sueños que se trace y pueda mantener activos.
     Esta carencia de metas se hace evidente en muchos de los jubilados, (cesantes por ley), aquello que lo motivaba o lo obligaba a crear espacio-tiempo futuro todos los días, o a regresar después de unas vacaciones con una razón de hacerlo, ya no está.  
     En la cultura china, (por lo menos hasta hace poco), a medida que se envejece se le da importancia y utilidad al acto de pensar, al pensamiento. Se supone que con la edad te haces mejor pensador y los jóvenes aprenden de ti el arte de pensar de una manera sabia.
    Aquí en América, lo que se observa es lo contrario. Hay que buscar la manera de motivar y distraer a los mayores como niños, como si dejaron de pensar, o que la regla es que en la medida que envejeces pierdes las facultad de PENSAR.  
     Los mayores no se vuelven buenos pensadores a pesar de llevar tantos años de vida pensando, pero tampoco pierden la facultad de pensar.
    Pero no es solo una conclusión errónea, suponer que al envejecer se pierde la facultad de pensar al punto que se les trata como niños, porque eso es lo que parecen.
     Los hechos lo que demuestran en estos casos que los pensantes fueron tan malos pensadores o tan dependiente del ambiente para pensar, que al ir el cuerpo envejeciendo quedaron atrapados en el cascaron físico sin saber qué hacer.
    Óyeme, no estoy hablando por hablar, mi cuerpo tiene 66 años y me da pena ver la mayoría de mis contemporáneos necesitando que los motiven para animarse a vivir y andan todo el tiempo achacosos.
    Mi tiempo-espacio lo aprovecho y lo disfruto al máximo, como cuando tenía 15 años. (Si, con la debacle que se sufre en este país y la merma física), pero no ha decaído mi ánimo, mi voluntad, y me sucede todo lo contrario, me he vuelto un mejor pensador.
    Como te decía, no sé qué ocurre ahora en la nueva cultura china, pero antes si querías ver personas de largas vidas y con un pensar claro, estaban en esa cultura.
    Esto que te voy a decir te lo mencionado cuando hablamos de metas, el hecho de estar trabajando, activo en tu sueño, o en lo que te gusta, es el método de crear tu espacio-tiempo presente y futuro.
    Estos objetivos elevan tu vitalidad y tu entusiasmo, y no solo tiene sentido el estar vivo, estás creando espacio-tiempo futuro para vivir.
    La actitud ante las dificultades cotidianas de un soñador activo o apasionado en lo que hace para alcanzar sus objetivos, está por encima de los problemas comunes, esos donde la gente “normal” se hace “problemas de los problemas”, o se hace un rollo como se dice por aquí.
    Las dificultades que tiene un pensante para recuperarse de una ligera o grave enfermedad, tiene que ver mucho con su manera de estar llevando la vida.
     Si es un pensador dependiente o producto del roce o impacto con el entorno, carece de espacio-tiempo propio, Es decir no tiene espacio donde generar las energías que necesita para vencer las dificultades.
    Existen muchos otros pensantes que están dedicados de lleno a sus metas, pero están inconscientes de su poder (pensamiento), y los problemas físicos y del entorno en el que se desenvuelven los atropella.
    No saben que pueden darle salud al cuerpo, no saben que pueden desactivar de la mente viejos patrones de conductas que interfieren en su estabilidad y control como pensante. Situaciones que le hacen conducir dentro de su meta con graves deficiencias y en constante peligro de muerte.
     Existen otros pensantes que se desenvuelven como robots, automatizados al sistema, las pautas la dicta el mecanismo global que les rige las vidas.
    Estos pensantes saben cuándo reír, cuando llorar, cuando ser felices o infelices. Y cuando necesitan reparación física o mental, el sistema tiene expertos que intentarán alargarle la vida.
    Pon atención amigo, los pensantes de alguna manera, aunque no estén consciente, saben que para seguir viviendo, tienen que ponerse objetivos.
    Esto lo demuestran cuando la muerte es eminente, cuando se les anuncia que le queda poco tiempo de vida, se apresuran a buscar objetivos, oye sus preocupaciones.
    Comienzan por hacer un repaso de todas las cosas que tienen que hacer, los compromisos y responsabilidades que dependen de él. Ahora necesita tiempo para tantas cosas pendientes.
     Quizás comience con hacer el testamento, pero después que lo haga, se da cuenta que necesita hacer otras cosas, ¿quién va a cuidar sus mascotas como lo hace ella?
    Necesita curarse o levantarse de la cama para cuidar los nietos, o para no dejar solo a la pareja, etc.
    Tiempo-espacio, espacio-tiempo, ese es la solicitud, esa es la emergencia, y hasta los grandes maestros lo saben, la mejor obra es la que se está por hacer, el siguiente objetivo es el importante ahora. Tiempo-espacio futuro.
    Los años del cuerpo no es lo importante, lo productivo del tiempo de vida es la satisfacción que se lleva el pensante, por eso aquel que está consciente no descansa de proponerse objetivos de su agrado.
    Con la vejes el cuerpo pesa, pero no es el principal impedimento para un pensante creativo, de un pensador consciente de su poder.
    Voy a explicarte algo que quizás no has observado; existen personas que logran sobresalir, o ser famosos por lo que se ha llamado, “talento”.
    Me refiero a casos que la actividad en la cual destaca es gracias a la condición física. Por ejemplo un boxeador, una modelo, la voz de un cantante, o un atleta de cualquier especialidad.
    No me refiero a todos, unos son más pensadores que otros, pero en general dependen del físico. Buenos en el deporte, pero malos como ciudadanos, sus ejemplos de vida demuestran su mal estado psíquico, o como pensante.
    Las metas o sueños pueden estar alineadas a las condiciones físicas, pero la vida o los sueños no pueden depender del cuerpo.
    Existen buenos ejemplos; modelos, cantantes exitosos que se hacen compositores, productores, empresarios. Boxeadores que se sienten libres para dedicarse a lo que le gusta, o atletas que llevan sus metas paralelas a su carrera deportiva.
    En conclusión querida amiga(o); no cuentes con el espacio y el tiempo del universo físico para vivir. Ese lo usas, pero no es tu espacio-tiempo.
    Si quieres vivir, o darte vida, haz tu propio espacio para moverte. Proponte una meta, enamórate de ella, éntrale con pasión y vivirás cada segundo tan intenso que cuando te tengas que ir, la carga que te llevas es de felicidad.
    Y no te preocupes, el creador te avisará cuando te vas, pero mientras tanto asegúrate que está haciendo lo tuyo, lo que te corresponde hacer con el poder que se te ha concedido.

    Ha sido un grato placer compartir contigo. Buen provecho con el espacio-tiempo que tienes por delante y la larga y fructífera vida que te vas a dar.  Nos vemos pensante.