Translate

viernes, 17 de junio de 2016

VIDAS PASADAS; PARTE 2

     LO QUE DEBES CONSIDERAR ANTES DE AVENTURARTE

     Hola amiga(o) pensante. Reflexiona en esto. En esencia, “eres quien eres”. Ayer (fuiste), hoy (eres) y mañana (serás), “quien en esencia eres”.
     No importa quién hayas sido en el pasado o estés siendo ahora, en esencia sigues siendo el mismo.
    EL MISMO PENSANTE; haciendo lo que sabe hacer “pensar” para SER, (identidad adoptada), HACER (acción, trabajo, etc), y TENER (logro de metas, objetivos, posesión, etc.)
     Por supuesto que el estado espiritual en que te encuentres en este momento es resultado de todo tu pensar pasado, incluyendo el pensamiento que has concluido hace unos minutos.
     A veces el clavo en el zapato que te hace cojear se enterró en esta vida, y andas dando vuelta a años luz por tu línea temporal, suponiendo que la raíz tiene que estar muy lejos en el tiempo.
     Lo que si no cabe la menor duda, es que se adoptan distintos roles o papeles para el desenvolvimiento en la vida.
    Y durante la vida la personalidad o identidad temporal, está sufriendo modificaciones. Mientras “pienses” nunca serás el mismo de antes, pero en esencia siempre eres el mismo.
    Quizás más consciente o menos, pero eres tú, el mismo que sobrevivirá a la muerte de este último cuerpo. 
     El actor cambiando de personaje de acuerdo a la trama de la obra que representa. Ese actor por más que deje de ser quien es para desempeñar su papel con gran realismo, no deja de ser en esencia, el que es.
     Aquel o aquella, quien se fue en una vida pasada, es solo un recuerdo, fue una experiencia para el actor que ahora se encuentra en esta vida, tratando de entenderse, de saber de sí mismo, de su esencia, por los personajes que adoptó.
     Ese enfoque no es muy útil, para un buen ejemplo tienes la vida de Robín William, por los personajes de sus películas, nunca te podías imaginar que en su esencia fuera un pensante con graves problemas y que no supiera que hacer para no llegar a esa fatal decisión.
    El pensante está aquí y ahora sufriendo las consecuencias de su pensar pasado. Eso es lo que importa.
    El descontrol de la actividad pensativa que tiene hoy la adquirió en el pasado, pero su descontrol ocurre ahora, y si no hace algo al respecto, mañana de seguro amanecerá con el mismo descontrol o quizás mucho peor.
   Tu estado o condiciones como pensante en este momento es lo que hay que evaluar, es lo que hay que considerar para proceder hacer las reparaciones o las mejoras que se tengan que hacer.
   Recuerda lo que hablamos de la ATENCIÓN, sin el control de este, todo lo que haces sin la suficiente concentración, está propenso a salir mal para ti y para otros.
    La comprensión es fundamental para el control, lo que quiere decir que si hay descontrol en algún aspecto de la personalidad y no se puede corregir, hay que buscar comprender, y aquí es donde a veces es necesario ir al pasado para lograr la comprensión y resolver.
    De ahí la necesidad del pensante de conocerse a sí mismo, quiere comprensión para recuperar el control y con el control su poder. Quiere saber de dónde viene, a donde va y que hace aquí, este conocimiento o consciencia le va a permitir llevar una mejor vida.  
   La recuperación del control y la consciencia de sí mismo requiere también que se desentierren las raíces que se extienden al pasado. Este es el fundamento loable que motiva a todo pensante a querer saber de sus vidas pasadas.
    Y es aquí donde te ofrezco unos puntos de vistas, que si estás de acuerdo, te puedes evitar desperdiciar tiempo de trabajo, e ir en línea recta al objetivo. Sin tantos rodeos que muchas veces consumen todo el tiempo de esta vida y no se tiene progreso.
    Ya te lo he dicho de muchas maneras, y al parecer estás de acuerdo, estás construido de pensamientos.
   Quien eres ahora y como eres, con virtudes y errores, es el resultado de todas las consideraciones o “manera de pensar” que sustentas en este momento.
    Bien sea que estés consciente de esos pensamientos o no, o que de su ejecución se encargue la mente y no puedas evitarlo. Todos fueron hechos en el pasado, la mente está programada con ellos y está ocupada las 24 horas del día cumpliendo sus funciones.
   Todo el descontrol, toda la inconsciencia que se pueda tener, es producto de estos pensamientos, de tus pensamientos.  
    Si tú logras “reconocer” los pensamientos que están afectando de manera negativa, entenderás de inmediato el porqué de tu conducta, y con ese entendimiento recuperaras el control y pondrás los pensamientos que te convengan ahora.
    Todos esos pensamientos pasados fueron convenientes en su momento, fue la conclusión a la que llegaste y basado en ellos decretaste lo que sentiste que te convenía. Solo que ahora sientes que no te conviene “esa manera de pensar”.
    Esta es la razón y el objetivo que se debe tener cuando se va, o se evoca el pasado.
    Al examinar las circunstancias o los pormenores de los hechos ayuda a encontrar las consideraciones del momento, las conclusiones a las que se  llegaron y los decretos que se tomaron y que todavía están vigentes, afectando la vida del pensante.
    Los pensamientos hechos en el pasado no están en el pasado, están en el presente y muchas veces es necesario revisar detalles de los hechos pasados para que el pensante se observe a sí mismo en las circunstancias en la que hizo el decreto.
    Como punto final por ahora, con este tema de vidas pasadas; observaste que el acto de pensar es el mismo que ejecutaste en vidas pasadas y que tu descontrol si no los has recuperado lo sigues teniendo.
     Y has observado que en el cerebro no puede estar tu registro de vidas pasadas, ya que este cerebro es nuevo. Lo que quiere decir que la mente de hoy, es la misma que traes a través de muchas vidas. (Reflexiona estos puntos).
    La garantía de tu poder, la eficacia con tus decretos y el dominio de todo pensamiento pensado, depende del control del acto de pensar y depende del control sobre la mente.

    Ha sido un gran placer, que tengas buen provecho con tu acto de pensar.   Nos vemos pensante.    Esto sigue.