Translate

viernes, 22 de julio de 2016

LA CONDICIÓN DE NADA, ESTADO IDEAL


    DILE ADIÓS A LAS INCAPACIDADES
   Hola amiga(o) pensante. Hay quienes dicen; “cualquier cosa es mejor que nada”. Otros imaginan La Nada como un algo malo que desaparecerá todo.
   Si examinas estas consideraciones te puedes dar cuenta que La Nada, o la condición de Nada no es deseable.
   Es tanto el apego del espíritu a las condiciones de localización y de posesión de este universo físico, que prefiere SER lo que sea o como sea, que No-Ser. Prefiere tener cualquier cosa que No-Tener.
    Esta es la razón por la que se conforma con tan poca cosa, esta es la razón de su escases creativa, esta es la razón para adoptar maneras de ser de todas esas que llamamos locuras o carentes de valores que promuevan una mejor calidad de vida.
     La posesión y el desprendimiento se observa erróneamente, como han querido hacer entender pensantes malos intencionados defendiendo sus propios intereses.
    Unos te exigen que te deshagas de tus propiedades para que demuestres que eres desprendido y otros que ser rico es malo. Y el resto de la sociedad que no está de acuerdo con ellos te juzga tu CAPACIDAD de posesión por la riqueza o bienes materiales que poseas.
     La posesión y el desprendimiento es cuestión de “CAPACIDAD PARA…”   Es decir, si te sientes capaz de conseguir una pareja, puedes dormir tranquilo sin tener una. Así, que si no la tienes, no significa que eres un incapaz.
   
    Si te sientes capaz de SER, no son las etiquetas, los títulos, los estereotipos o paradigmas que la sociedad califica de bueno o malo, de bonito o feo que te van a permitir ser. Con ellos o sin ellos duermes tranquila(o).
    Igual sucede con el “HACER”, todo es cuestión de experimentar  la capacidad para… no importa en que se basa la sociedad para emitir sus juicios.
    Para poder Ser, debes ser capaz de No-ser, para poder Hacer, debes ser capaz de No-hacer, y para poder Tener, debes ser capaz de No-tener, y viceversa,
    Por tal motivo, la capacidad de posesión es determinante para la capacidad de desprendimiento. No todo lo que tienes, lo tienes; o no todo lo que posees, lo posees.
    En otras palabras; si no te “puedes soltar de algo” o si te sueltas y estas sufriendo, se debe a que “no tenías la capacidad de tenerlo”, estabas agarrado, aferrado, dependiente, etc.
    Pareciera que los pensantes en todo el planeta padecen de escases de posesión, y es todo lo contrario, están abarrotados de posesiones, pura basura, puro sufrimiento, pero son sus posesiones y no se pueden desprender de ellas.
   En conclusión, si no puedes dejar de tener lo que tienes, si no puedes dejar de hacer lo que haces y si no puedes dejar de ser quien eres o como eres, no tienes la CAPACIDAD. No eres un pensante libre de tus propias ideas.
    El despertar espiritual no es más que recobrar la CAPACIDAD perdida para asumir responsabilidad de todo lo que has “pensado” en tu estadía en este universo físico. (Responsabilidad va de la mano con el control y la comprensión).
    En otras palabras, todo lo que eres, posees o haces es resultado de lo que has “pensado”, estés consciente, en control o no de esos pensamientos.
     Para encaminar la solución a esa incapacidad, la condición de Nada es la condición ideal, permite al pensante experimentar el no-ser, no-hacer y no-tener. A quitarse el basurero de encima aunque sea por unos instantes.
   El pensante ya está obsesivo, compulsivo y ansioso por ser, hacer y tener. Tan en mal estado está, que se está degradando con fuertes sufrimientos y ya no puede detenerse. Le cuesta hasta reconocer lo errado que están sus ideas.
     Con la práctica de La Idea de Nada, el pensante vuelve a su esencia, se reconcilia, y se activan sus capacidades, su disposición para ser, hacer y tener aumenta exponencialmente y no se permite vivir una vida con más sufrimiento que satisfacción.
    El maestro Lao Tse, dice en su libro, Tao Te king: “Solo la Nada penetra en donde no hay espacio. Por eso conozco las ventajas del No-Hacer. Pocas cosas bajo el cielo son tan instructivas como las lecciones del Silencio, o tan beneficiosas como los frutos del No-Hacer”.
    Como puedes ver, en ti mismo está la solución, el lunes continuamos para recordarte como ejercitarte “Haciendo Nada” y lo que puedes hacer con la Capacidad que empieces a recuperar.
     Ha sido un grato placer compartir amiga(o). Que tengas buen provecho con LA NADA.   Nos vemos pensante.