Translate

lunes, 11 de julio de 2016

LA NECESIDAD OBLIGA A PENSAR

PENSANTES MANIPULABLES Y DEPENDIENTES POR GUSTO.
    Hola amiga(o) pensante. Los pueblos que pasan por crisis interminables con tendencia a empeorar, desata la emergencia de PENSAR.
    Se reconoce la importancia de la actividad pensativa, y los pensantes desesperados buscan información o cualquier técnica que los enseñe a ser creativos, a tener iniciativa, a ser “emprendedores”, término que está de moda.
    Por otra parte, el pensante siempre está haciendo algo para la superación personal, o resolver situaciones conflictivas en sus relaciones con otros pensantes, o recuperar la salud física o mental.
   Es decir, el pensante no puede dejar de pensar, es la única manera de resolver sus asuntos, pero su supervivencia o calidad de vida sigue de mal en peor y con anuncios en la sociedad de que no hay solución a corto ni mediano plazo.
   Las crisis en la sociedad han sorprendido a la mayoría de los pensantes. Y los ha sorprendido con serias incapacidades para hacer uso eficiente de su actividad pensativa.
   Por lo general, el pensante está acostumbrado o tiene el hábito de que se le tiene que convencer para emprender un proyecto, un objetivo o un programa de auto-ayuda, etc.
   Tiene el hábito de que se le tiene que motivar, entusiasmar y convencer que le conviene emprender. Las conveniencias para su vida tienen que repetírselas y poner letreros fluorescentes para que se le grave en el cerebro.
   Esta actitud de no emprender ningún programa hasta que no se convenza, se convierte en “hasta que no me convenzan no emprendo”.
   Lleva tiempo este proceso de convencimiento, el pensante dice saber lo que quiere, pero necesita que lo convenzan, mantiene una lucha interna de dudas e indecisiones que los expertos le están sacando provecho económico a la cantidad de clientes que existen.
   Muy pocos se toman su tiempo para hacer un estudio y reflexionar acerca de la teoría o material que se les ofrece, prefieren testimonios de otros que los resultados de sus propios análisis.
   La prueba de que es una actitud generalizada, es que ha surgido cualquier cantidad de conocimiento de cómo lograr convencer a una persona para que compre o entre en un curso o programa, y ahora de moda, para que se convierta en un emprendedor.
    Quien no conoce este término “Markrting”; así lo llaman, técnicas de estímulos-respuestas, técnicas de botones reactivos de las conductas. Técnicas de manipulación, “positivas, o por tu bien”, pero manipulación al fin.
   El manejo del subconsciente para que la persona firme o tome la decisión funciona en la gran mayoría. Pero no te confundas, no es un subconsciente o un estado por debajo de la consciencia el que es manipulado.
   El pensante paga para que piensen por él, y como se sabe que no está pensando se le aprietan ciertas teclas o botones y él vive la ilusión de que “PENSÓ”.
    En esto no hay nada oculto, los expertos publican todas su técnicas y te invitan a usarlas para lograr clientes, o cualquier otro propósito que quieras obtener de los demás pensantes.
     Lo que quiero que observes es la actitud generalizada de dejar que se les motive, esperar que del exterior se le den las pautas para “PENSAR”, tomar decisiones, experimentar sentimientos y emociones solo respondiendo a los excitadores o motivadores externos.
     Inclusive, para que haya nuevos emprendedores se les tiene que dar cursos de motivación, que no es más que convencerlos para que se vuelvan emprendedores.
    Dadas las apremiantes circunstancias, existe la necesidad de hacerlo, pero la iniciativa se ha tomado como forma de negocio privado.
     Motivar se ha convertido en un negocio rentable, no es para menos, habiendo cualquier cantidad de pensantes paralizados. En actitud de espera que factores del ambiente lo estimulen, y lo inciten A PENSAR.
    Las consecuencias del abandono de la actividad pensativa se pagan caras. Muy caras, ya que incluyen la salud física y la cordura.
    Se puede justificar la inconsciencia, como falta de conocimiento, pero la ignorancia, la indolencia y la Inocencia también se pueden justificar.
    Cualquier razonamiento que las justifique por muy razonable que sea, no aporta solución a esta generalizada actitud de paralización o adormilamiento de los pensantes.
    Y no lo hace, porque conocimiento esparcido sobre la mesa los hay para todos los gustos y necesidades, y sin embargo la gran mayoría de la población espera que los convenzan y los motiven a pensar.
    La necesidad obliga a pensar. Esta es la filosofía de última hora, ante el eminente peligro de muerte, no queda otro remedio “QUE PENSAR”.
    Ya muchos le están dando gracias a la abominable crisis que sufre mi país (Venezuela), porque está obligando a los indolentes pensantes a “PENSAR”, a ser creativos.
    La población está forzada a ser creativa, a tener iniciativa propia, a convertirse en un emprendedor de la noche a la mañana; por su puesto que de los miles que lo intenten habrá unos cuatros sobrevivientes, con innumerables cicatrices, pero podrán cantar victoria.
    Pues, déjame decirte que este no es el método deseable, un pensante no debe depender de que sean las circunstancias o la intención de otros pensantes quienes logren convencerlo de que tiene “QUE PENSAR”.
    La actitud de victima sobreviviente se puede convertir en motivo de orgullo, pero no cura la indolencia acerca de la actividad pensativa, ni de la actitud indiferente como se vive pensando, o llevando a cabo el “acto de pensar”.
    Los que se han lanzado como emprendedores, o los que ya lo son por iniciativa propia o forzado por las circunstancias, bien harían con corregir el error de fondo o el grado de ignorancia que tienen acerca del acto de pensar y la importancia que tiene para sustentar la vida.
   Y no solo para sustentar una vida con un porcentaje mayor de satisfacción que de sufrimiento, el mundo está como está por ejecutar un acto de pensar irresponsable.
    No hay responsabilidad del acto de pensar si no hay comprensión o claridad de consciencia de este acto, o de cualquier otro asunto, y por supuesto que sin comprensión no se puede tener control de algo.
    El acto de pensar no se controla o hay deficiencia en su control por falta de comprensión, por falta de mantenerse consciente de un acto que se está ejecutando desde que se vino al mundo; así que no puedes hacerte responsable aunque lo estés deseando de todo corazón.
   Para cambiar las condiciones sociales, y las condiciones de cualquier pensante, la mejor forma de hacerlo, para que sean duradero los logros y se mantenga el progreso, es volver al principio. Es retomar la actividad pensativa como si fuera la primera vez que comenzamos a pensar.
    Se puede garantizar que un pensador se vuelve mejor pensante, pensando por iniciativa propia. Determinando el área, asunto o tema en el que se va a dedicar a pensar.
    Si ya lo estás haciendo, aparte del entusiasmo que experimentas con lo que estás haciendo o pensando, ponle entusiasmo en atender el acto de pensar.
    Esta es tu herramienta para producir ideas y quizás ya tienes muchos malos hábitos o problemas con su control en otras áreas de tu vida, que al final termina afectando tu meta o sueños.
    Cualquier persona como unidad de vida (cuerpo, mente y espíritu) se atiende de manera integral mediante el acto de pensar, usando ideas o pensamientos.
    Un pensante exitoso en una meta o sueño, por malos hábitos de su acto de pensar puede estar enfermando su cuerpo, o conduciéndolo a una muerte antes de tiempo.
    Una persona por mucho éxito que tenga, siempre sigue expuesta a los acontecimientos que engloban al mundo, lo que quiere decir que su única garantía de vida es el control que tenga de su actividad pensativa.
    Nadie puede entrar en el mundo interior de otro y pensar por él, no hay dinero, ni fama en el mundo que haga esto posible.
    Un pensante que se prepara para tomar el acto de pensar como debiera hacerlo, comienza a tener éxito a partir del momento en que se dedique a ese objetivo.
   Nunca volverá a ser el mismo de antes, su progreso es permanente, su ascenso a elevados estados de consciencia es continuo y estable.
  Todo su pensar es “profundo”, si pensar profundo se refieren a un pensante que llega a las respuestas que busca, sin mucha dificultad.
    No compres motivación, son como el combustible para los vehículos, vas a tener que llenar el tanque cada vez que lo consumas.
    Si ya eres un emprendedor libérate de ese efecto, el que haya pensantes que lo necesitan es síntoma negativo para la sociedad.
   Si algo tienes que comprar es; conocimiento, técnicas, herramientas, tecnología, etc. No puedes perder el tiempo pensando cómo hacer una computadora si tu meta es producir vestidos para novias felices.
     Qué bueno que cada pensante tiene sus propios sueños. Somos uno entre miles de millones de pensantes, así que tenemos el placer de disfrutar cualquier variedad de ideas materializadas.
   Nota: voy a publicar contenidos acerca de actividad pensativa, lunes y viernes. Estoy escribiendo para dar a conocer el proyecto de auto-ayuda en el que he estado trabajando.

    Por hoy ha sido un placer. Que tengas buen provecho disfrutando las obras de otros pensantes y sobre todo las tuyas.     Nos vemos pensante.