Translate

viernes, 5 de agosto de 2016

CONCENTRACIÓN Y CONTROL

PASOS PARA LOGRAR LOS BENEFICIOS DEL CONTROL DE LA ATENCIÓN Y DEL ACTO DE PENSAR.
     Hola amiga(o) pensante. Los beneficios del control de la atención y del acto de pensar son incalculables.
    Sin el control de la atención no puedes concentrarte en aquello que deseas o que necesitas hacerlo. De paso estás expuesto a que te fijes a pensar en asuntos que puedes reconocer o no, que te hacen daño.
    Sin atención no hay realidad subjetiva, y el grado o intensidad de esa realidad que se experimenta depende de la atención que se le esté prestando.
    Más fija la atención en la pérdida, más duele; en el dolor de muelas, más insoportable es. De hecho, si por algún motivo sucede algo diferente que te capte la atención, en ese breve momento no sientes el dolor.
    Si necesitas alivio, calma interior y dedicarte hacer las cosas cómodamente concentrado, no puedes dejar la atención a la deriva.
    En el “acto de pensar” está la vida, de acuerdo al contenido de los pensamientos que produzcas, así va a ser tu existencia. Por lo tanto el control es fundamental.
     Como puedes ver, todo depende de ti. Nada de lo que hagas para ayudarte, bien sea para detener alguna mala condición o conducta; o para emprender programas de mejoramiento o educativos, darán resultado, si es que logras avanzar o mantenerte en la consecución de los objetivos trazados.
   El ejercicio Haciendo Nada, se fundamenta en pensar La Nada. Una idea sin contenido, o con contenido neutro. Ya bastante hemos hablado de ella en post anteriores.
    Pero aquí te doy otros ejemplos.  Los colores luz (como el arcoíris) son infinitos, un espectro de colores visibles que se usan en la realidad objetiva, sin embargo, su fuente es la neutralidad de la luz.
   La luz es como la neutralidad de La Nada, no tiene color pero de ella se originan todos los colores.
   De La Nada se originan todos los Algos. De la idea de Nada se originan todas las “ideas” significativas o con contenido. Desde la más simple o con poco valor, hasta la más compleja y valiosa que el pensante pueda producir.
    Por un lado tienes La Nada y por otro “los Algos”.  Infinitos algos, como infinitos colores que se pueden obtener a partir del No-color de la luz.
    Solo si puedes hacer algo de realidad con la idea de Nada, puedes hacer el ejercicio para recuperar el control de la atención y al mismo tiempo del acto de pensar.
   En el mismo ejemplo con la luz podemos visualizar otro aspecto muy importante. Se habla de la descomposición de la luz, algo altera su pureza, como el uso de un prisma y se producen los colores.
    De La Nada podemos decir que algo altera su pureza y se producen pensamientos con contenidos.
    Así como no puedes ver ningún color en la luz, en La Nada no vas a ver o percibir una idea o pensamiento. Así que no te extrañes que tengas la idea de Nada y sientas la cabeza vacía, como si no estuvieras pensando.
    Pero así como la luz en su pureza (no-color) engloba todos los beneficios de cualquiera de los colores que de ella se derive, así La Nada engloba todos los beneficios que pueda tener cualquier idea que de ella se derive.
   De hecho, vas a experimentar tendencia hacia la quietud, hacia el silencio, hacia el no pensar, hacia la tranquilidad, la relajación, etc. en la medida que te ejercites con la idea de Nada.
   Poco a poco entrarás en el estado ideal (así lo he llamado), a un elevado nivel de concentración y control que te liberará de las cargas negativas y del estrés acumulado.
   Y recuperarás el control de ti mismo, al recuperar el control de la atención y del acto de pensar.
     Reflexiona de nuevo La Nada usando estos ejemplos, y nos vemos el lunes.

     Ha sido un grato placer. Buen provecho con la luz de la Nada.  Nos vemos pensante.