Translate

miércoles, 24 de agosto de 2016

EL PEDIGÜEÑO


                        POEMA
¡El que no llora no le prestan atención!
Donde te veía te lo pedía, me dijiste
tantas veces que no, que por momentos
sentí que todo era en vano, lo que no podía
entender, era que tus aparentes molestias
por mi pedidera desaparecían rápido, y
no evadías mi presencia. La primera vez
que me lo diste, pensé que lo hiciste para
quitarte ese estorbo de encima, pero mi
confiado corazón al final tuvo razón, no
solo me diste ese beso que tanto te rogué
ahora parecemos que tenemos ventosas
en los labios, ya que vivimos más tiempo
besándonos que hablando, vivimos con
la mente enmudecida dejándonos llevar
por las finas corrientes de ensueños y
fantasías, que el éxtasis de besuquearnos
tanto nos deja sin luz ni respiración pero
muriendo de amor con el sabor del paladar.

Autor: Emilio Fernandez