Translate

lunes, 1 de agosto de 2016

LA CONCENTRACION Y LA ATENCIÓN


¿ESTÁS SEGURO QUE CONTROLAS TU ATENCIÓN? TE RETO, HAGAMOS UNA APUESTA.
    Hola amiga(o) pensante: Te voy a enseñar mi método para lograr la concentración “Haciendo Nada”, pero antes quiero llamarte la atención como lo hace todo el que quiere algo de ti.
    ¿Cuantas cosas te llaman la “atención? Esta pregunta la vas a responder tú después que leas este artículo.
    El mundo interior y allá afuera tienen una fuerte competencia por captar tu atención.
    Te tienen rodeado, existen todo tipo de intereses. Quizás te excuses diciendo que no compras nada, que no te gastas un centavo, o que tú escoges consciente lo que le dedicas atención, pero todo “TU” tiene un valor para los intereses de alguien.
    Los políticos quieren tu voto, o quieren que aparezcas como un número en una encuesta. En todas las redes te necesitan aunque sea para hacer volumen, un +1, un “me gusta”, etc. Parece insignificante, pero varios cientos o miles es un negocio rentable para alguien.
    No es que hay que estar en contra del progreso y la tecnología, pero sucede de manera subliminal, que los pensantes se dejan absolver y pierden el control de su ATENCIÓN.
    Luego la misma sociedad te necesita que estés en control, necesita que seas un pensante con determinismo propio, que seas menos dependiente, creativo, emprendedor, etc. y como carajo puede producirse ciudadanos más talentosos y eficientes, si desde que nace todos se lo quieren meter en su bolsillo.
    La madre de la contradicción es lo que caracteriza este Sistema. Pero no te pongas bravo con ella, con los políticos o empresarios o con cualquiera que use todas las novedosas técnicas psicológicas para “CAPTAR TU ATENCIÓN”.
    El problema no está allá afuera, el problema está en uno mismo. No puedes estar jugando futbol americano, sin el pertrecho para protegerte de los choques, los golpes y las caídas, no debieras agarrar con las manos peladas la olla de agua hirviendo.
    La sociedad actual, es nada sin tu atención, un segundo de tu atención vale oro.
    No tienes que ser un personaje relevante o famoso, allí donde estás en las redes, matando el aburrimiento, o tratando de distraerte para salir del desánimo o la depresión, estás haciendo prosperar a otros, cuánto dinero gana la industria farmacéutica y hasta las funerarias se llevan su tajada.
    Lo que quiero que te des cuenta de lo valioso que eres, no puede ser que lo seas para todo el mundo y tú todavía estés dudando de ti. No es posible que tengas que vivir en una constante lucha para mantener tu estima despegada del piso.
    Endereza la espalda que estás muy encorvado. Hábitos como ese hacen que no pueda ver de frente, y uno se pierde mirándose el ombligo en lugar de ver lo que pasa en el mundo en el que se desenvuelve.
    Tu poder de CONCENTRACIÓN, lo vives perdiendo a diario, cada vez que atiendes llamados que no tienen nada que aportarte o que no tengan que ver con tus intereses, objetivos, metas o propósitos, es desperdiciar atención y tiempo, es ceder el control.
    Debes saber lo que quieres, tus metas y objetivos se deben acostar contigo, pero no pueden quedarse durmiendo mientras tú, te levantas hacer las tareas diarias.
    Si hay alguna inseguridad con lo que quieres, (metas o sueños), hay problemas con “ser”. Si no eres, o no estás claro quien quieres “ser”, en el “hacer” para tener o alcanzar los objetivos no puedes tener ninguna seguridad.
   Observa esto: todo aquello que capta tu atención, logra hacer que te “concentre”.
    Haz la prueba, verifícalo que el dato te va a ser útil. “Todo aquello que capta tu atención logra hacer que te concentre”.
    Si esto es real para ti, hazte le pregunta; ¿Entonces, a que se debe la dificultad que tienes para concentrarte por voluntad propia?
    Yo te lo voy a decir: El hábito, has permitido demasiado que capten tu atención en cualquier cantidad de cosas que no te benefician en nada.
     Pero lo que si te va a servir al observar este fenómeno, y puedes saltar de alegría; “es que tienes el poder de concentrarte”, solo que hasta el día de hoy has permitido que jueguen con tu “ATENCIÓN” y has descuidado tu determinismo y voluntad.
    Espero que me hayas ganado la apuesta, y no seas un pez de los muchos que están atrapados en las redes, o que se encuentren luchando por recuperar el control de la “atención perdida”.
    De consuelo te digo, yo tuve que trabajar duro, hasta la automaticidad de la mente capta la atención de uno y lo pone a ver o pensar lo que a ella se le active por estímulos externos.
    “Haciendo Nada” ejercicios para recuperar el control de la atención y de la actividad pensativa, próxima entrada.
     Ha sido un placer amiga(o). Que tengas buen provecho con tu ATENCIÓN LIBRE.  Nos vemos pensante.