Translate

viernes, 30 de septiembre de 2016

DECISIONES FATALES

          ESTAR EN EL SITIO EQUIVOCADO EN EL MOMENTO EQUIVOCADO
   Hola amiga(o) pensante. Las mejores y peores decisiones que puede tomar un pensante, no depende solo de la inteligencia.
   Ya debes estar fastidiado de que te recomienden que: “nunca tomes una decisión importante cuando estés en malas condiciones anímicas o emocionales”. (Enojo, rabia, aflicción, tristeza, confusión, cualquier grado de depresión o estrés, etc.)
    Como siempre yo voy a la causa o a los fundamentos y te recuerdo: “nunca decidas emprender una acción cuando no estés en control del acto de pensar”.
     La palabra que uso es nunca, si ese nunca de verdad se pudiera cumplir, fuera garantía de seguridad, pero hay veces que hay que romper las reglas.
    Los efectos de perder el control del acto de pensar, son estados anímicos y emocionales negativos (pensar negativo). Se reduce la capacidad de reflexión, el análisis y la lógica se caen más abajo de la cintura y la acción que se decida emprender por muy insignificante que parezca, se llena de riesgos.
   En otras palabras; “las probabilidades” de que estés en el sitio equivocado en el momento equivocado son mayores, o de estar en una acción que no te favorece.
   No es ley universal, pero las “probabilidades” de que te pase algo, o las cosas te salgan mal aumentan. Es un asunto de probabilidades, las estadísticas lo demuestran así.
   Mucha gente está consciente que el alcohol o las drogas son malas consejeras para tomar “decisiones”. Las peores tragedias y acciones de la gente bajo los efectos de cualquier droga están llenas de imprudencias.
    Pero que es lo que le pasa a una persona bajo los efectos del alcohol o drogada; (médica o de la calle) “QUE NO ESTÁ EN CONTROL DEL ACTO DE PENSAR”.
   Pareciera que pierde la inteligencia, pero lo que ha perdido es el poder razonar, y “pareciera que no ve los riesgos que antes veía”.
   Amiga(o), cuando usted pierda el control del acto de pensar por la causa que sea, si puede, no se mueva muy lejos del sitio de donde está hasta que se calme o retome el control de la actividad pensativa. (Si está tomado o drogado, deje que otro conduzca el vehículo)
   Acción como salir a la calle a “distraerse” porque en la casa lo sacaron de sus casillas, ya se está exponiendo”. Usted va andar en la calle “METIDO DENTRO DE SU CABEZA” pensando, pensando, pensando.
   No solamente anda con muy poca atención de su entorno, está caminando con un decreto de salir a distraerse “a ver qué pasa”, escapar o alejarse del lugar donde la hicieron rabiar.
   El mundo a su alrededor es una película de acontecimientos que sobrevienen cada fracción de micro-segundos, y de todos esos millones o casi infinitos hechos que se suceden, usted está localizado en uno solo, donde es protagonista o participa en el rodaje de esa película de acción.
   Las decisiones de acción, cualquiera que usted haga consciente o inconsciente determinan la “LOCALIZACIÓN” exacta en el momento exacto en que su “cuerpo” va  a estar o se va a encontrar en un sitio.
    Ese momento único y exacto es la diferencia de una experiencia entre un pensante y otro, o puede ser la diferencia entre una fatalidad y la vida.
     A un imprudente no hay santo o ángel de la guarda que lo proteja. Yo te diría que: decisión que tomes cuando no tengas control del acto de pensar, pones en emergencia a todos tus santos y ángeles a los que te encomiendas.
   Las probabilidades de que algo salga mal aumentan y se reduce el éxito o la seguridad de la vida.
    La vida es un tomar decisiones y la mejor garantía de éxito, o para evitar errores y tragedias, no hay como estar en control del acto de pensar, y cuando se pierda, saber qué hacer para recuperarse lo antes posible para poder accionar.

    Ha sido un grato placer. Buen provecho con tus decisiones.    Nos vemos pensante.