Translate

viernes, 23 de septiembre de 2016

DESARROLLO PERSONAL

PARA DESARROLLARTE TIENES QUE DESENROLLARTE
    Hola amiga(o) pensante. El desarrollo personal no se logra solamente con adquirir conocimiento o aprender nuevas técnicas para el trabajo. Las condiciones en que se encuentre el pensante determinan el éxito que se pueda tener con lo que se haya aprendido.
    En primer lugar está su auto-control, en vista de que procede de acuerdo a como este pensando, no puede tener ese control si no mantiene un nivel de calidad de sus pensamientos a la altura de las circunstancias.
    El pensante es un operador de sus propios pensamientos, si descuida ese ROL, el desorden mental le resta eficiencia y trabaja en una eterna lucha para mantenerse consciente, atento, concentrado y relajado mientras se inspira.
    El auto-control es un estado o condición que se adquiere al ser efecto del contenido de lo que se esté pensando.
    En otra palabras; al producir pensamientos negativos, eres un operador negativo, eres un pensador negativo y no podrás parar de pensar negativo mientras estés convertido o sintiéndote como los contenidos o significados de los pensamientos que estás produciendo.
   En medio de esta pérdida de control del acto de pensar, es que muchos pensantes quieren ponerse a pensar “POSITIVO”.
   No es así mi amigo. Antes, debes recobrar el auto-control y para lograr eso, enfócate en el “acto de pensar”, no luches con los pensamientos que te vas a llenar de fracasos y vas a invalidar tu poder.
    Esto es hablando del auto-control en primer lugar para el propósito de hacer realidad el desarrollo personal.
   Nada se desarrolla bien, si no están dada las condiciones necesarias para que esto ocurra sin inconveniente. Siembra unas semillas en un terreno no acondicionado para tal fin, y observa.
    Condición fundamental básica; tú como pensante debes ejercer tu rol sin problemas con el control del acto de pensar.
  ¿Y tus condiciones mentales, cómo están? ¿Normal?, si está “normal” no habrá un buen desarrollo personal.
    Que se llama tener una mente en condiciones normales, por lo general es el mínimo estado tolerable para sobrevivir sin que lo encierren en un manicomio, lo metan a la cárcel, termine en el cementerio o se enferme tanto que no pueda trabajar.
    ¿Sabías que las condiciones ambientales se aceptan como “normales” de acuerdo a lo proporción de enfermos o muertos a corto plazo con respecto a los que sobreviven sin que los síntomas de la contaminación le impidan funcionar por un tiempo más largo?
    Seguro que si lo sabes, pero eso también lo acostumbra hacer el pensante en su persona. Se vuelve una persona “normal”.
    Con una personalidad normal se siente bien, está sobreviviendo como lo hace la mayoría, por lo tanto es la mejor manera de sobrevivir. (Acuérdense que la teoría de la democracia, es que la mayoría decide, lo cual significa que es lo correcto, lo mejor. No importa cómo se logre esa mayoría de gente normal, esa decisión es la que vale)
   Es así que abundan los pensantes con mentes normales, mentes que operan en un gran porcentaje en automático, una mente que se apropia de los pensamientos que ÉL produce y opera con ellos hasta en contra de su voluntad.
   Una mente normal, tiene depósitos de recuerdos basura que contaminan toda nueva idea que el pensante quiera producir para desarrollar nuevas actitudes.
   Una mente normal tiene departamentos de pensamientos donde se manejan ciertos temas o asuntos que el pensante no tiene autoridad, ni siquiera para recordar que fue lo que pensó, y menos el cómo ni cuándo concibió esas ideas.
   Una mente normal le altera las funciones al organismo físico, y el pobre cuando no padece de una vaina, padece de otra.
   En conclusión mi querida amiga(o), si no pones orden en tu mente, no tendrás orden en tu cuerpo y no importa cuántos diplomas, títulos y aprendizajes hagas, en la práctica no te vas a desarrollar.
   Con un cuerpo enfermo, o que te sorprenda con una grave enfermedad, no vas a ninguna parte feliz.
   Usando un pequeño porcentaje de control sobre tu mente, no vas a ser productivo como quisieras.
    Y para concluir estás tú, el más importante desde mi punto de vista, pero yo no decido por ti. Solo te digo que aquel que trate de construir una casa nueva, más grande y espaciosa, sobre los viejos cimientos, no le va a resistir un ligero temblor.

   Ha sido un grato placer, que tengas buen provecho al “de-sen-ro-llar-te”    Nos vemos pensante.