Translate

viernes, 9 de septiembre de 2016

GRACIAS A DIOS POR LA VIDA

 DE LO DEMÁS ME ENCARGO YO
    Hola amiga(o) pensante. Hablar de Dios, aunque parece que todos hablamos del mismo Dios, se pueden tener ideas diferentes. Yo quizás la tenga diferente a la tuya.
    En general sé asume que es una causa superior de nuestra existencia y como tal no hay forma de tener ninguna autoridad de conocer a plenitud esa Causa.
    El hecho es que estamos vivos, es un hecho demostrable, y se le da gracias a Dios por dar esa vida, pero considero que aparte de la vida, todo lo demás que se le pide no tiene sentido, no tiene ninguna utilidad para conservar esa vida que ha concedido.
    Comenzando por la salud física o mental, los bienes materiales y todo lo que se necesita para sobrevivir. Miremos alrededor y comprobaremos que aquel que no cuida su salud, no tiene buena salud, aquel que no cuida su pensar, no tiene cordura, aquel que no trabaja no come.
     Aquel que no sale a buscar el sustento de su familia, rogándole a Dios sin hacer nada, no lo va a conseguir.
     Lo importante es que sigues vivo y “puedes pensar”. Eso significa que Dios está contigo. O es que acaso tú Dios “necesita” que se lo agradezca o le pagues.
     Personas si conozco por demás, que si no le agradeces el favor o se lo pagas, se ofenden, te reclaman, te desacreditan, te abandonan y hasta se vengan de ti.
     Allí donde estás, estás leyendo y pensando, analizando y sacando tus propias conclusiones, quizás difiriendo de mis ideas. Conclusiones que formaran parte de la miles a las que has llegado en esta vida.
     Estos pensamientos producidos lo has hecho sin consultar con tu Dios. Estos pensamientos decisivos hechos durante toda esa vida que te ha dado Dios, son con los que te has estado desenvolviendo desde que naciste.
     Con estos pensamientos has sido y eres como eres en este momento. Toda esa experiencia pasada y presente la has causado tú, y causarás la que tengas en el futuro. (Mientras conserves la vida)
    En todo este tiempo de vida, no solo necesitaste estar vivo, necesitaste PODER PENSAR. El hombre, para sus dificultades, lo que necesita es mejorar su poder para pensar, ya “Dios” le concedió la vida y el privilegio de poder pensar.
    No basta con rogar y esperar milagros, sin acción para lograr el fin que se proponga, el pensante no va a llegar a ningún lado. La humanidad se seguirá hundiendo en sus propios errores, y la injusticia, la hambruna y destrucción del hábitat serán hechos inevitables.
     Aquel que quiera demostrar amor a su creador, pienso que la mejor forma, es cuidar la vida que le concedió. Y no hay mejor camino, manera o forma de hacerlo, que no sea volviéndonos mejores pensadores.
     Lo único que nos diferencia entre pensantes, son los contenidos de los pensamientos que producimos. Todos tenemos el mismo privilegio de pensar.
     La calidad de los pensamientos determina lo productivo y beneficioso de las acciones que llevemos a cabo. No se trata de suerte, ni de estar mejor o peor en trato con el creador.
      Por el resultado de nuestro proceder se evidencia la manera en que hemos estado pensando.
     Cuando los resultados son malos, no se necesita mucha “psicología” para darse cuenta que los pensamientos producidos no son de la calidad que esperábamos.
    El pensante decide que pensamientos produce, y si alguna dificultad tiene para determinar el contenido de sus ideas, está en la obligación de resolver, si quiere salir de las dificultades en las que se ha metido.
    Insisto en afirmar que, “en el control del acto de pensar” está la causa de nuestros problemas y dificultades, y por ende la forma de solucionar todos nuestros asuntos.
    La felicidad, la salud y el bienestar, es producto de lo que haces con la vida que se te ha concedido, tú decides.

     Ha sido un grato placer. Que tengas buen provecho con tus conclusiones y decisiones.   Nos vemos pensante.