Translate

lunes, 7 de noviembre de 2016

EL PENSANTE MANIATADO

     ¿QUE TAN LIBRE DE TI MISMO ERES PARA PENSAR?
   Hola amiga(o) pensante. Aquel que recomienda que lo malo no se piensa, promueve a que el que le obedezca su consejo pierda control del acto de pensar con respecto a ese asunto.
   El tema de la muerte, tabú y tantas cosas “malas” que no se deben pensar, son asuntos que muchos pensantes se inhiben de examinar o de reflexionar para producir su propio criterio. Por lo tanto, carecen de comprensión.
   Desde muy niños se les acondicionó a no tocar el tema con su PENSAR. Se siembran miedos, castigos, consecuencias graves por atreverse a pensar con libertad lo que quiera acerca del tema.
   Si en este momento se les ocurre examinar algún tema tabú que tengan, observarán que tienen una buena explicación para no pensar el tema con entera libertad observándolo de todos los ángulos posibles.
   Y si examina ese contundente argumento de porque no hacerlo, comprobará que no es propio. Comprobará que lo adquirió y que se comporta de acuerdo a criterios ajenos.
   La actividad pensativa es el medio para producir ideas valiosas, ideas de calidad, ideas revolucionarias e innovadoras. Y si se hace un balance, se puede comprobar que hay una deficiencia de producción de esas útiles ideas, y en cambio; se produce un alto porcentaje de ideas con contenido de efecto negativo o sin un contenido que sea de utilidad.
   No debiera ser así, si a la persona se le ha educado desde que nace para que no piense lo malo y muchas advertencias de cosas específicas que no se deben pensar.
  Pero yo les voy a decir cuál es el trasfondo de porque el temor, de porque si les dicen que “ES MALO” pensar en “X cosa”, de inmediato obedece.
   Todo pensante sabe que los pensamientos se materializan, o intuyen que los pensamientos se hacen realidad.
   Eres lo que piensas que eres y te sucede lo que consideras que te está sucediendo o te va a suceder.
   Así que cuando te dicen desde muy niño que no debes pensar en algo, no entiendes bien, pero asusta pensar eso porque se puede hacer realidad.
   Y ya de adulto con más experiencia y pruebas de que se es efecto de lo que se piensa, más miedo da arriesgarse, no vaya a ser que suceda lo que está pensando.
    Se acuerda de esa expresión de miedo que dicen; “trasmutado y cancelado”. La persona pensó, y se horroriza que se haga realidad.
    Pero lo malo que le iba a suceder y que nadie le explicó, es que iba perder confianza en su poder para controlar el acto de pensar con respecto a esos temas o asuntos “malos de pensar”.
    Nadie puede controlar aquello que no comprende.
   Haz la prueba, trata de conducir o controlar un carro sin comprender. Y para comprender algo se necesita comunicarse bien con eso, pensarlo exhaustivamente. No hay comprensión, no hay control.
   Esta es la regla que debes considerar al buscar las razones de porque pierdes el control del acto de pensar, de los pensamientos, emociones o de cualquier cosa en tu vida.
   Antes de hacer correcciones en la personalidad, conductas, actitudes, etc. primero hay que buscar comprender y para comprender debes observar, pensar, analizar desde todos los puntos de vista posible, con ayuda o sin ayuda, pero no hay otro camino. 
   ¿En cuántas cosas tiene un pensante creencias adquiridas que le impiden libertad? La respuesta la tiene cada pensante.
   Lo que si es cierto y se puede demostrar, que mientras más cosas le de miedo pensar, menos control tiene de su actividad pensativa, y más piensa lo que no quiere pensar, y de hecho le suceden esas cosas.
   La experiencia de saber que no se tiene pleno control del acto de pensar, es lo que hace sentir mucho más miedo de pensar ciertos pensamientos. “No vaya a ser que se hagan realidad”
    No controla sus pensamientos, por lo tanto, no controla sus emociones, se le dificulta mantener un pensar de contenido positivo; así que para no arriesgarse mejor huye o evade pensar en temas que huelen mal.
   Imaginen un médico o cirujano que no sea libre de sí mismo para desenvolverse entre enfermos de todo tipo de enfermedad, o pensar temas como: la muerte, el dolor, la sangre, las enfermedades mortales, los aspectos de un cuerpo por efectos de una terrible enfermedad, etc.
   Si lo imaginaron se podrán dar cuenta que de parte de ese medico la medicina no progresará jamás y él mismo se convierte en víctima de su propio temor a enfermarse.
   En conclusión; en todas esas cosas en las cuales no se tiene control, lo que hace falta es comprensión. No luches con tu hijo o con tu pareja por el control, reconoce que hace falta comprensión para que mejore la relación, pero para lograr comprender algo hay que estudiarlo, examinarlo… PENSARLO.
   No insistas en que ya comprendes, si a pesar de que crees comprender no tienes control. Ten por seguro que lo que sabes no es la verdad o no es suficiente.

    Ha sido un placer. Buen provecho con lo que comprendes y controlas. Nos vemos pensante.