Translate

domingo, 20 de noviembre de 2016

LLANÁNDOME DE SUSPIROS

                 POEMA
Eres un poema de ternura cuando
estas dormida. Me levanto con el
sigilo de un gato estando de cacería
y me dedico a contemplarte sin
producir el menor ruido; como si  
presintieras que te observo, te
retuerces y cambias a otra posición
que me enamora y me seduce para
admirarte aún más. Suspiro profundo
con la satisfacción de saber que esa
encantadora mujer es mía, y se siente
a gusto en complacerme y complacerse
conmigo. Después de ese hondo suspiro
de felicidad se me empieza a erizar
la piel y me provoca romper el
encantamiento que sufro en el alma y
mi corazón para darle gusto al cuerpo.
Tentado estoy de despertarte con
suaves besos que te exciten dentro
de tu sueño y me dejes entrar en el
para darnos un baño de lujuria hasta
que abras los ojos y te sorprendas de
que soy el mismo con el que estabas
soñando, y si así no fuera, en los sueños
se llenan los vacíos de la moralidad y
el respecto sin cometer ningún delito
cómo en el mundo real, pero el poema
de ternura que está en mi cama y a mi
disposición, no me canso de leerlo y
releerlo para seguir llenándome de
suspiros de infinita felicidad, que con
los deseos de la carne no los puedo suspirar.

Autor: Emilio Fernandez