Translate

viernes, 18 de noviembre de 2016

PINKY Y CEREBRO.

     LA ARRAIGADA CREENCIA DE QUE EL CEREBRO ES EL QUE PIENSA. CONTRADICCIONES
  Hola amiga(o) pensante. Todos aquellos que creen que el cerebro es el que piensa, se les puede llamar “cerebro” y no tienen por qué enojarse.
  Orgullosos deben sentirse de ser una inteligente masa encefálica, los está respaldando la cultura general y hasta el día de hoy la ciencia avanza por ese camino para hallar respuestas a todas las enfermedades producto de la “manera de pensar”. Tanto físicas como mentales.
   Los mismos expertos en el campo de la biología y la genética, creen que su cerebro es el que piensa, y se supone que no deben sufrir esta enorme contradicción que les voy a decir.
   Estos genios han demostrado que existe el ADN, memoria genética (mente genética) con los registros de experiencias ancestrales y los registros de la información registrada de esta vida particular.
   Y estos científicos demuestran que ese ADN o memoria genética está en el cerebro y está en todas las células del cuerpo donde esté presente el ADN, y toda esta información codificada se pasa a cada nueva célula que se reproduzca en cualquier parte del cuerpo.
   Lo que quiere decir que todo el cuerpo “piensa” y no solo lo hace el cerebro.
   Muchos de esos biólogos y genetistas cambiaron del enfoque que tenían de que por herencia, (memoria en los genes) se traían todas las enfermedades tanto físicas como mentales y al descifrar el código genético, ¡pum! solucionadas todas las enfermedades.
   Lo hicieron, descifraron el código genético, y muchos de ellos buscaron otro camino que llaman Epigenética. (Infórmate de sus investigaciones, vuelve la hipótesis que el factor PENSAMIENTO influye también en la reprogramación de la memoria genética)
  ¿Cuáles son las consecuencias de creer que quien produce los pensamientos es el CEREBRO?
   A las personas siempre se les presentan dificultades con su cuerpo físico y con su mente que deben solucionar con urgencia por que su vida está en peligro, o pueden vivir enfermos por un largo tiempo.
   No puedo mencionar al PENSANTE, ya que si se cree que quien piensa es el cerebro, para mí no tiene sentido.
   Como no tiene sentido creer que el cerebro es el PENSANTE  y a la vez creer que es un espíritu inmortal que piensa. O es una cosa, o es la otra, o ninguna de las dos.
   Como les decía, las personas nunca dejan de tener problemas físicos y mentales, o tienen que estar atentos para evitar enfermarse. Así que tienen que acudir a expertos mentales (cerebrales) y a expertos en cuerpos (cerebrales), para que les guíen o les den tratamientos.
   Miren las estadísticas. ¿Cuántos pacientes con desórdenes cerebrales (mentales) están sanando por completo y cuantas clases de enfermedades existen que hasta la fecha no tienen cura?
   Expertos que se llaman pensadores, pero creyendo y sintiendo que  piensan con el cerebro. En ambos casos, sea el cuerpo enfermo o la mente enferma, según ellos hay que usar el mismo cerebro enfermo para sanarse.
   “La manera de pensar” es determinante en casi todos los desórdenes físicos y en todos los problemas mentales o comportamientos aberrados (teoría respaldada por la ciencia de la mente y la genética).  
    Con este enfoque de un cerebro pensante, el mismo CEREBRO tiene que sanar el cuerpo del cual forma parte, de los problemas que el mismo ha creado por  su manera de pensar, y debe curar su locura si la tiene, cambiando esa manera de pensar, con su misma “manera loca de pensar”.
    Si el cerebro es el que piensa, entonces quien está loco es el cerebro; si el cerebro es el que piensa y es un incompetente o un depresivo, estresado o loco de remate, entonces usted mi amigo, preparase para morir o sufrir su locura por el resto de la vida. Ya que la ciencia sigue dando traspié con el genoma humano y con el cerebro y no sabe cuánto tiempo le llevará esclarecer este enredo.
   Pero nadie está dispuesto a dejar que eso pase sin hacer nada al respecto, ahí me incluyo yo. Las personas quieren ayudar y ayudarse a sí mismo a resolver esas terribles situaciones que parecen no tener solución.
    Aparte de los problemas presentes las personas están buscando métodos para crecimiento y mejoramiento personal en todos los ámbitos de lo que concibe su existencia.
   Inclusive, por ese espíritu que se cree ser, o tener y que no piensa, ya que para él, quien piensa es su cerebro, las personas trabajan duro toda la vida para salvarlo del infierno cuando muera.
   Existen cinco grandes religiones que aglutinan casi toda la población del planeta y coinciden que se trasciende como espíritu después de la muerte, unos reencarnan, otros resucitan, pero todos siguen vivos, y en estas religiones hay muchos profesionales que creen que el cerebro es el que produce LOS PENSAMIENTOS.
   Amiga(o) mío, aquí lo que se ve es un enredo, un retorcido manojo de consideraciones o creencias contrarias y contradictorias, se cree ser un “espíritu” que no muere y el que muere es el “cerebro” que se pudre y se lo comen los gusanos; sin embargo, ese espíritu, si va al cielo, o a su encuentro con el Dios en el que cree, allá experimenta emociones positivas, siente paz, piensa y está consciente, etc, pero si va al infierno sufre crueles torturas, siendo dolor y piensa en todos sus pecados o errores cometidos.
   Hay que definirse, o se es un cerebro pensante o un espíritu pensante o ninguno delos dos. Resuelve cualquier contradicción que tengas, y si concluyes que eres un cerebro pensante o un espíritu pensante, por lo menos tienes certeza en el punto de vista que asumas.
    Lo único que le puedo decir a los que se ratifiquen como cerebros pensantes, que hasta la fecha con esta creencia se ha visto pocos resultados. La medicina mental y física solo consiguen aliviar SÍNTOMAS en la mayoría de las enfermedades. 
     Hay muchas cosas que decir del tema, pero hoy me gustaría que reflexiones la contradicción de creer que piensas con el cerebro y a la vez no te sientes ser una masa encefálica.
    Lo que si te digo es, que desde la nueva posición que asumas sin tener esas contradicciones, puedes contar con que eres más eficiente con tus ideas, con el uso de la “intención” para lograr influir de manera positiva en tu salud en general y producir ideas de calidad.
    Ha sido un grato placer, y buen provecho con la certeza lograda al deshacer las contradicciones. Lo lamentamos por “Pinky” cuando se entere que su amigo “Cerebro” no piensa.   Nos vemos pensante.

      Nota: “Pinky y Cerebro”, son dos personajes de las tiras cómicas, cuyo objetivo es conquistar el mundo.