Translate

lunes, 28 de noviembre de 2016

RECORDAR Y OLVIDAR

CUANDO RECORDAR ES BUENO Y OLVIDAR ES MALO, O VICEVERSA.
     Hola amiga(o) pensante. Olvidar y recordar son acciones normales en la operatividad de la mente. El pensante no debe darle ninguna connotación de “bueno o malo” por la circunstancias que esté viviendo.
   El hecho de que esté pasando por una situación donde los recuerdos son dolorosos o le afectan de manera negativa, no significa que “olvidar” es la solución y que en ese momento “olvidar” es un problema ya que no puede dejar de recordar.
   O cuando sucede lo contrario, no ve problemas en “olvidar” pero si en “recordar” y siente la necesidad de NO “recordar” como solución ya que hay algo malo con estar recordando.
   Estos esfuerzos contradictorios estropean la normalidad o control del pensante en el acto de recordar y el acto de olvidar.
   Ambos son dos actos necesarios en el control de la mente, y por lo general los usamos de manera automática. Basta que fijemos la atención en otra cosa y ya lo que se tenía presente en la pantalla del monitor se archivó. Eso es recordar y olvidar, lo haces todo el tiempo sin prestarle ninguna atención.
    Si a ver vamos, recordar y olvidar son dos acciones necesarias en el control de la mente, ninguna de las dos es negativa.
    ¿Recuerdas que hablo mucho del “control del acto de pensar”? “Recordar” no es producir pensamientos o PENSAR, no me refiero a esta acción, el acto de pensar es en el que tú ejecutas para producir ideas o pensamientos.
    Recordar es traer a la memoria algo del pasado que ya está archivado en la mente. Aunque es costumbre decir que se está “pensando”, cuando en realidad lo que está es recordando.
     La memoria son registros, como todos los archivos de tu computadora, pero también se le entiende como lo que se está recordando en ese momento, “traer a la memoria”.
    Existen otras causas que alteran el buen funcionamiento de la memoria como: traumas, genéticos, drogas, hipnosis, etc. donde recordar y olvidar se ven afectados.
   El pensante que quiere olvidar y no puede, o no quiere recordar y le es imposible parar, ya él como pensante, como operador de la mente está fuera de control. Un borracho conduciendo.
   Las únicas manos que usa un pensante para controlar la mente, así como para todas las cosas que puede hacer, sentir y padecer, son sus pensamientos.
   Pensamientos que produce con su acto de pensar, y si falla en el control de este acto, su mente va a estar fuera de control, él va a estar fuera de control, ya que es resultado de “lo que piensa”.
   La actividad pensativa es un acto que puede ser para el sufrimiento o la felicidad, para el fracaso o el éxito, o para la vida o la muerte. Tú decides.

    Ha sido un grato placer. Buen provecho usando tus pensamientos para poner orden.     Nos vemos pensante.