Translate

jueves, 30 de junio de 2016

VAMOS COMERNOS DE AMOR

              POEMA
Retozando entre la sabana
con adormilada flojera
despierto con el calor de
tu cuerpo, y busco con
mis manos los encendedores
de pasión que energicen
las bombillas de la mente
y haga despertar la lujuria
que me causas cuando te
veo, son ganas de comerte
con la voracidad de un
cocodrilo batiendo la presa
contra el agua para arrancar
los pedazos que va a ingerir.
Esas son mis ganas, pero disfruto
tu anaconda arremetida que me
convierte en la presa envuelta
en tus anillos para tragarme por
completo. No importa que estés
soñando o que tan profundo sea
tu sueño, emerges como tiburón
blanco de las profundidades a
increíble velocidad y fuerza para
capturar el apetecible bocado
que osó llamar tu atención.
Acabemos de una vez con nuestras
vidas como lo hacemos todas las
noches, pero en el amor mañanero
resucitemos como zombis para
comernos de amor.

Autor: Emilio Fernández

miércoles, 29 de junio de 2016

LA LIBERTAD PARA PENSAR NO SE DISCUTE

 DESCUBRE DE QUIEN TIENES QUE DEFENDER TU LIBERTAD

   Hola amiga(o) pensante. Cuidado, puedes generar un mal entendido en los niños y no muy niños al hablar de libertad de pensar o de pensamiento.
   No existe nada ni nadie que le impida a un pensante pensar, y pensar lo que le dé la gana.
   En el mundo propio las condiciones las pone el propio pensante. Si alguna lucha tiene por su libertad para pensar o para pensar ciertos y determinados pensamientos, es consigo mismo.
   Otra cosa es libertad de expresión, esto si está reglamentado y no podrás decir o hacer lo que te dé la gana, donde te dé la gana y a quien te dé la gana.
   De niño, hasta adolescentes y más edad, los llamados de atención de los adultos, se interpretan como si quisieran que uno no pensara “porque lo hace mal”, o “no se sabe pensar”, o “quieren pensar por uno”.
    La impresión es igual que sentir que están decidiendo por uno, acerca de lo que le debe gustar o no.
   “NO SABER PENSAR”, ¿has tenido alguna vez la impresión que eso era lo que te querían decir cuando te corrigieron o llamaron la atención?
    Quizás por suerte no, pero un elevado porcentaje de niños o jóvenes, esa es la impresión que reciben, y la reacción no es muy amigable contra quien juzga su acto de pensar y les parece que lo que quieren es pensar por ellos.
    Observa; se evalúa y se corrige lo pensado hecho acción. Es decir, cuando se expresa o se ejecuta la acción decidida, pero el pensante es tan sensible con su “acto de pensar” que por lo general ya está en actitud defensiva.
    Este sistema necesita pensantes manipulables y dependientes, y el método suave y sin dolor es hacerles creer que se les puede condicionar lo que pueden pensar, o evitar que “PIENSEN” determinadas cosas.
    Cuando hablo del sistema, me refiero al proceder de la mayoría de los integrantes de esta humanidad. Los padres, los familiares, en el colegio, en la calle, con las parejas, etc. Por todas partes se detecta el uso de este “ignorado” mal entendido de “hacerle sentir a la persona que no sabe pensar”.
     Hasta se dice de manera directa “no piensas bien”, “no sabes pensar”, “tienes que aprender a pensar” “deja de pensar esas cosas”, etc.
     Cuando le dicen a alguien que su manera de pensar es incorrecta, o que no es la mejor, ella está sintiendo que le dices que “no sabe pensar”.
     Claro, esa no es la intención, pero nadie se ocupa de aclarar que el “ACTO DE PENSAR” O EL “PENSAR” es un acto que  no hace falta defenderlo de nadie, excepto de uno mismo.
    Es posible que muchos adultos estén todavía luchando y defendiéndose para que no les impidan pensar y esa es la razón de su mal carácter crónico.
    De hecho, mucho del odio entre las personas es un odio sin fundamento real, pero producto del “mal entendido” de que se le puede impedir a uno que piense.
    Un mal entendido; es una conclusión “verdadera” a la que ha llegado el pensante y basado en esa verdad, es su actitud o su manera de proceder.
    No está demás reflexionar este dato, te puedo garantizar que de niño por la experiencia vivida se llegan a conclusiones a veces muy alejadas de la verdad, y esas verdades son eso “una verdad”. Si no se reconsideran, se llega a viejo con esa misma “verdad”.
    Cuando dicen “mono no se ve su rabo”, estás verdades son unos de esos rabos. Son verdades, son correctas, son lógicas y se mira a través de ellas, “no se ven”.
     Los países crean sus constituciones, y en unión con otras naciones crean reglas y normas para establecer derechos y deberes comunes. En ellas se reglamenta la libertad de expresión, no se toca el acto de pensar
     La mayor parte del disgusto o molestia que experimenta una persona cuando se le corrige, no es tanto que no soporta estar equivocado, su mayor dolor es que cree recibir la puñalada en lo único que puede hacer completamente libre, “el acto de pensar”.
    El pensante que se siente agraviado, por lo general culpa la manera en que se le llamó la atención. Que yo sepa son poquísimos los padres que tratan a sus hijos con despotismos, o tratándolos, de hacerlos sentir mal.
    Es tan delicado el punto, que algunas personas a pesar de tener la responsabilidad de un personal de trabajo o de la familia se inhiben de llamar la atención o de corregir los errores a otros por temor a la reacción “ya conocida” de la persona.
    A esas personas reactivas, violentas, o que callan pero se llenan de odio, la solución es aclararle el punto.
    Explíquele que él es un pensador libre, que ni usted ni nadie le puede impedir que piense y que no piense lo que desee. No existe ningún peligro de que alguien pueda entrar en su cabeza y pensar por él.
     Otra cosa son las reglas del juego, con usted y con quien sea, existen condiciones para las acciones o el contenido de la comunicación.
    Y son estás cosas las que se corrigen, se juzgan y hasta se penaliza a quien las incumpla.
    Profesores, maestros, educadores en general, no insistan en que están enseñando a pensar a sus alumnos, ellos ya saben pensar y lo saben tan bien, que si no se sienten a gusto se van a pensar a otro lado.
     Lo menos que se le chequea a un alumno, es si puede pensar con los datos que se le han dado. ¡Claro! orientarlos a que ejerciten el acto de pensar no está en el programa de estudio.
     Si el joven no puede pensar con los datos que se le están dando, no los podrá poner en práctica, pero si los recuerda al pie de la letra, lo premian.
    El cómo se logra que piense con los datos que le están dando, se resuelve cuando esto entre en el objetivo de la educación. 
    Un buen pensador se hace a sí mismo, y lo hace pensando por iniciativa propia, lo hace pensando por gusto.
    Un buen pensador no sale de la fábrica del sistema educativo, de hecho la mayoría de los emprendedores que están deslumbrando el mundo con sus ideas coinciden en que se salieron de la manada de corderos del sistema educativo.
   Cuidado amiga(o), la solución no es huir del sistema educativo, es solo un cambio de actitud, y para ese cambio de actitud debemos validar el poder absoluto de pensar que se tiene.
    Cada vez que reflexionas, analizas, observas, inquieres, investigas, te haces preguntas, estudias o lees para pensar con la información, etc. Te estás ejercitando como pensador.
    No dejes que pase un día sin dedicarte un tiempito a pensar en algo que te guste, y si lo haces con la clara intención de estar ejercitando el acto de pensar te volverás tu propio maestro en el arte de pensar.
    Pero no solo dejaras de ser un pensador superficial, vas a estar recuperando tu “poder con los pensamientos”, y con ello vas a cambiar  tu mundo interior. Que no me cabe la menor duda que lo harás para bien, para sentirte como lo deseas.
   Tienes el poder de cambiar tu vida, de mantenerte en el cauce de tus sueños y relamerte de gusto. ¿A quién esperas para volverte un gran pensador?
    Ha sido un grato placer querida amiga(o). Que tengas buen provecho con el dulce almíbar que estás cocinando con tu libertad de pensar. 

    Nos vemos pensante. 

martes, 28 de junio de 2016

EFECTO COLATERAL DE UN BESO

                  POEMA
No sé cómo arrancarme ese beso,
lo culpo de este malogrado corazón
que ya no respira como lo hacía antes
y no encuentro las maneras de
reanimarlo con ideas, a menos que quieras
revivirlo o matarlo a besos como ese
de efecto colateral tan devastador que
me diste. Despiadada; ¿qué labios son esos?
¿Qué tenía esa lengua inoculadora que
desmayó mi corazón? Estoy que me asfixio
de la sorpresiva incomprensión de
lo que me está pasando, no me veas
con esos malévolos ojos de hiena
hambrienta, te relames de gusto y tú
sádica mirada me da escalofríos,
quiero correr y las piernas no me responden,
pero si respondieran estoy seguro que
mi corazón sacará fuerza de donde
no tiene y gritará que no corra.
El efecto colateral de ese beso
es mortal y para seguir sufriendo
prefiero la muerte de ipso facto.
Mata  a este corazón a besos como
ese arrobador y despiadado que me
diste de entrada, y tiñe de amor mí
pecho con el almíbar que destilen
tus acalorados poros estrujándose
contra los agonizantes latidos de un
corazón abrumado de tanto placer.
Y todo… por ese endemoniado beso
que me diste de entrada para probarte.

Autor: Emilio Fernandez

lunes, 27 de junio de 2016

COMO VIVIR MAS TIEMPO

ENTÉRATE DE LO QUE DEBES HACER
    Hola amiga(o) pensante. ¿Quién no desea vivir una larga vida? La ciencia está aportando respuestas y lo hace todo el que pueda dar posibles soluciones o maneras de lograr tan anhelado objetivo.
    Te voy a plantear un enfoque completamente distinto a lo que ya conoces, puedo dármela de arrogante y decir que es una solución “cuántica”.
     Con esto logro llamar la atención, pero tú no vas a entender nada, ya que en el mundo cuántico apenas estamos asomando las narices.
     Así que hablemos “claro y raspao” como dicen en mi pueblo.
    Para vivir más tiempo necesitas crear o proyectar tu propio espacio-tiempo. Sin espacio no hay movimiento y sin movimiento no se produce la apariencia de que el tiempo transcurre.
    Espera amiga(o) no te cierres, esta es la pregunta; ¿Qué es eso de crear tu propio espacio-tiempo?
    Hasta este momento sabes que el espacio físico existe y el tiempo transcurre sin tu intervención. Tú no tienes nada que ver, y yo te pido que hagas espacio y tiempo.
    Tratemos de explicar cómo se crea el propio espacio-tiempo, pero tú te comprometes a hacer las pruebas que te indique, eres libre de no hacerlo, pero si no lo haces no puedes desmentirme.
     Primera prueba; trata de levantarte de la silla sin pensar o tener un propósito……
     ¿Ya lo hiciste? Entonces experimentaste que no te puedes levantar.
     Si no hay un propósito, meta u objetivo no hay espacio-tiempo donde moverte.
    Hagamos la prueba de otra manera; siéntate en una silla donde estés cómodo para ponerte de pie……
    Okey, ahora ponte de pie; no camines, solo de pie. Ahora dedícale unos segundos, algo de atención algún objeto que tengas al frente…….
    Okey…ahora trata de sentarte sin ver para atrás para ubicar la silla.
     Si has hecho la prueba, observaste que no te puedes mover sin visualizar el OBJETIVO. Necesitas ver a dónde vas para poderte mover con seguridad.
     En esta prueba, puedes antes de sentarte, recordar la silla y adquirir algo de realidad subjetiva para hacerlo, pero puedes comprobar la manera insegura de hacerlo. De hecho llevas las manos hacia atrás para tratar de tocar la silla antes.
     Aunque el espacio físico siempre estuvo ahí y el tiempo no se ha detenido, cada pensante necesita crear su propio espacio-tiempo futuro.
     Cada vez que te pones o piensas un objetivo, estás creando tu espacio donde moverte.
     De no hacerlo tú, los otros pensantes lo van a determinar por ti, y no hay peor desgracia que ser un títere de los demás o de la interacción obligada.
     La manera de crear el espacio-tiempo propio, es poniéndose metas, objetivos o propósitos, bien sea estando consciente o no del fenómeno subjetivo que estás causando.
     Ahora observa esto: Existen muchos pensantes que la mayor parte de los ciclos de su vida los ejecutan por hábitos, necesidades, compromisos, etc. Carecen de intenciones u objetivos concebidos en libertad, es decir, porque les nace o le gusta lo que hace. No están consciente de este fenómeno, así que cuando se agote la causa que se los motiva o los impulsa a moverse, comienzan a morir.
    No hay edad física que determine el tiempo de vida y la calidad de vida de un pensante. Por lo general al dejar de depender de los padres o ser mayores de edad, su vida va a depender de sus metas, objetivos o sueños que se trace y pueda mantener activos.
     Esta carencia de metas se hace evidente en muchos de los jubilados, (cesantes por ley), aquello que lo motivaba o lo obligaba a crear espacio-tiempo futuro todos los días, o a regresar después de unas vacaciones con una razón de hacerlo, ya no está.  
     En la cultura china, (por lo menos hasta hace poco), a medida que se envejece se le da importancia y utilidad al acto de pensar, al pensamiento. Se supone que con la edad te haces mejor pensador y los jóvenes aprenden de ti el arte de pensar de una manera sabia.
    Aquí en América, lo que se observa es lo contrario. Hay que buscar la manera de motivar y distraer a los mayores como niños, como si dejaron de pensar, o que la regla es que en la medida que envejeces pierdes las facultad de PENSAR.  
     Los mayores no se vuelven buenos pensadores a pesar de llevar tantos años de vida pensando, pero tampoco pierden la facultad de pensar.
    Pero no es solo una conclusión errónea, suponer que al envejecer se pierde la facultad de pensar al punto que se les trata como niños, porque eso es lo que parecen.
     Los hechos lo que demuestran en estos casos que los pensantes fueron tan malos pensadores o tan dependiente del ambiente para pensar, que al ir el cuerpo envejeciendo quedaron atrapados en el cascaron físico sin saber qué hacer.
    Óyeme, no estoy hablando por hablar, mi cuerpo tiene 66 años y me da pena ver la mayoría de mis contemporáneos necesitando que los motiven para animarse a vivir y andan todo el tiempo achacosos.
    Mi tiempo-espacio lo aprovecho y lo disfruto al máximo, como cuando tenía 15 años. (Si, con la debacle que se sufre en este país y la merma física), pero no ha decaído mi ánimo, mi voluntad, y me sucede todo lo contrario, me he vuelto un mejor pensador.
    Como te decía, no sé qué ocurre ahora en la nueva cultura china, pero antes si querías ver personas de largas vidas y con un pensar claro, estaban en esa cultura.
    Esto que te voy a decir te lo mencionado cuando hablamos de metas, el hecho de estar trabajando, activo en tu sueño, o en lo que te gusta, es el método de crear tu espacio-tiempo presente y futuro.
    Estos objetivos elevan tu vitalidad y tu entusiasmo, y no solo tiene sentido el estar vivo, estás creando espacio-tiempo futuro para vivir.
    La actitud ante las dificultades cotidianas de un soñador activo o apasionado en lo que hace para alcanzar sus objetivos, está por encima de los problemas comunes, esos donde la gente “normal” se hace “problemas de los problemas”, o se hace un rollo como se dice por aquí.
    Las dificultades que tiene un pensante para recuperarse de una ligera o grave enfermedad, tiene que ver mucho con su manera de estar llevando la vida.
     Si es un pensador dependiente o producto del roce o impacto con el entorno, carece de espacio-tiempo propio, Es decir no tiene espacio donde generar las energías que necesita para vencer las dificultades.
    Existen muchos otros pensantes que están dedicados de lleno a sus metas, pero están inconscientes de su poder (pensamiento), y los problemas físicos y del entorno en el que se desenvuelven los atropella.
    No saben que pueden darle salud al cuerpo, no saben que pueden desactivar de la mente viejos patrones de conductas que interfieren en su estabilidad y control como pensante. Situaciones que le hacen conducir dentro de su meta con graves deficiencias y en constante peligro de muerte.
     Existen otros pensantes que se desenvuelven como robots, automatizados al sistema, las pautas la dicta el mecanismo global que les rige las vidas.
    Estos pensantes saben cuándo reír, cuando llorar, cuando ser felices o infelices. Y cuando necesitan reparación física o mental, el sistema tiene expertos que intentarán alargarle la vida.
    Pon atención amigo, los pensantes de alguna manera, aunque no estén consciente, saben que para seguir viviendo, tienen que ponerse objetivos.
    Esto lo demuestran cuando la muerte es eminente, cuando se les anuncia que le queda poco tiempo de vida, se apresuran a buscar objetivos, oye sus preocupaciones.
    Comienzan por hacer un repaso de todas las cosas que tienen que hacer, los compromisos y responsabilidades que dependen de él. Ahora necesita tiempo para tantas cosas pendientes.
     Quizás comience con hacer el testamento, pero después que lo haga, se da cuenta que necesita hacer otras cosas, ¿quién va a cuidar sus mascotas como lo hace ella?
    Necesita curarse o levantarse de la cama para cuidar los nietos, o para no dejar solo a la pareja, etc.
    Tiempo-espacio, espacio-tiempo, ese es la solicitud, esa es la emergencia, y hasta los grandes maestros lo saben, la mejor obra es la que se está por hacer, el siguiente objetivo es el importante ahora. Tiempo-espacio futuro.
    Los años del cuerpo no es lo importante, lo productivo del tiempo de vida es la satisfacción que se lleva el pensante, por eso aquel que está consciente no descansa de proponerse objetivos de su agrado.
    Con la vejes el cuerpo pesa, pero no es el principal impedimento para un pensante creativo, de un pensador consciente de su poder.
    Voy a explicarte algo que quizás no has observado; existen personas que logran sobresalir, o ser famosos por lo que se ha llamado, “talento”.
    Me refiero a casos que la actividad en la cual destaca es gracias a la condición física. Por ejemplo un boxeador, una modelo, la voz de un cantante, o un atleta de cualquier especialidad.
    No me refiero a todos, unos son más pensadores que otros, pero en general dependen del físico. Buenos en el deporte, pero malos como ciudadanos, sus ejemplos de vida demuestran su mal estado psíquico, o como pensante.
    Las metas o sueños pueden estar alineadas a las condiciones físicas, pero la vida o los sueños no pueden depender del cuerpo.
    Existen buenos ejemplos; modelos, cantantes exitosos que se hacen compositores, productores, empresarios. Boxeadores que se sienten libres para dedicarse a lo que le gusta, o atletas que llevan sus metas paralelas a su carrera deportiva.
    En conclusión querida amiga(o); no cuentes con el espacio y el tiempo del universo físico para vivir. Ese lo usas, pero no es tu espacio-tiempo.
    Si quieres vivir, o darte vida, haz tu propio espacio para moverte. Proponte una meta, enamórate de ella, éntrale con pasión y vivirás cada segundo tan intenso que cuando te tengas que ir, la carga que te llevas es de felicidad.
    Y no te preocupes, el creador te avisará cuando te vas, pero mientras tanto asegúrate que está haciendo lo tuyo, lo que te corresponde hacer con el poder que se te ha concedido.

    Ha sido un grato placer compartir contigo. Buen provecho con el espacio-tiempo que tienes por delante y la larga y fructífera vida que te vas a dar.  Nos vemos pensante.

domingo, 26 de junio de 2016

SONRISA DE AMOR

                       POEMA
Sonrisa de amor voladora, extiende tus alas
y llévale mi mensaje de amor a esa preciosa
mujer que cada vez que la veo la tierra a mis
pies se derrite y pierdo estabilidad; mi corazón
se ofusca y no hay manera de tranquilizarlo.
Vuela sonrisa cautivadora y enzarza su alma,
implícala en los eventos de mi vida, que forme
parte de la realidad de mi mundo y yo me
convierta en el motivo de sus sueños. Cuento
contigo para crearle espacio a este amor que
retoña y pueda crecer con todo el esplendor
del mejor amor del mundo. Vuela sonrisa de
amor ante sus ojos, suelta mi aroma al aire
que respira, trina con tu canto halagador
para que su alma se deleite con los anuncios
de un corazón ensimismado, desconcentrado
e inquieto, esperando las respuestas al mensaje
de amor que se te ha encargado llevar a la
chica más preciosa y maravillosa del mundo.
Vuela hasta ella sonrisa de amor, y regresa
trayendo de la mano su afirmativa sonrisa con
la sensación de los aleteos que se produzcan
en su estómago por la presencia de mi amor.
Vuela, vuela de prisa sonrisa de amor, que aquí
te espero con la ansiedad asomada en mis
pupilas, y mi corazón, con el corazón en las manos.

Autor: Emilio Fernández 

sábado, 25 de junio de 2016

AMOR IDEAL

                       POEMA
A los ojos de nuestro amor somos perfectos.
Somos el amor ideal que no le hace falta que
le hagan cosquillas para reír, ni morisquetas
al corazón para estar de buen humor.
Estamos idealizados por el influjo del amor,
todo lo que haces, lo que dices, me gusta,
y hasta lo que no haces ni dices, me causa
simpatía. La alegría, es la nota que resalta
en nuestro idilio, cuya intensidad no decae
ante la necesidad física del sexo. Convertimos
el tiempo de nuestra convivencia en alegre
carrusel de entretenimiento, que satisface
las exigencias indispensable en una pareja
para ser feliz. De no experimentar contigo
este amor, jamás hubiera creído y mucho
menos conocido la magia del amor. Cuando
iba yo a imaginar que una conversación
antes de dormirnos, me produciría un orgasmo
espiritual, y que iba a satisfacer hasta las
hormonas más lujuriosas y pervertidas de
mi cuerpo. El amor idealizado con gusto
no pica, no mortifica, y no quita el hábito de
soñar y fantasear despierto con el amor Ideal.

Autor: Emilio Fernández

NO ME IMAGINO LA VIDA SIN TI

              POEMA
Toda una vida estando juntos
entre el amor y la costumbre
fundiendo nuestras almas
en un adorable sueño común.
Así se ha consolidado lo eterno
de nuestros mundos para trascender
entre los pormenores cotidianos
dejando que la importancia de los
hechos imprima con su propio
peso los párrafos de nuestra historia.
Quien me recuerda te recuerda
quien me llama menciona tu
nombre porque no hay manera
de hablar de mí sin hablar de ti.
No le temo al desamor conociendo
tu amor, conociendo mi amor,
le temo al tren del tiempo que
nos lleva, ya que pocas veces hace
parada para descender juntos de
la vida. Le temo al tiempo que
desgasta el lector de la memoria
y deja volar los sentimientos
al aire sin remitente ni el nombre
a quien van dirigidos. He imaginado
tanto nuestro amor, que no sé como
imaginar la vida sin ti.

Autor: Emilio Fernández 

viernes, 24 de junio de 2016

UN TRUCO QUE AL FINAL TERMINA MAL

    DARLE USO “POSITIVO” A LAS ENFERMEDADES O SITUACIONES NEGATIVAS.

  Hola amiga(o) pensante. No me vas a creer, pero ocurre, los padecimientos, dolores, malestares o situaciones difíciles, a veces se usan como solución o una buena excusa.
    No se trata de aprender lecciones de las situaciones difíciles vividas o de los errores cometidos, en los casos que me voy a referir, es el uso que se le da “positivo” a la situación mientras se está padeciendo.
   Desde muy niño se tiene la oportunidad de ver con beneplácito como la mala situación que se padece sirve para lograr un objetivo, a no hacer algo o recibir algún beneficio que no se obtendría de otra manera.  
   Gracias a estar enfermo, no se va al colegió, los padres le prestan mucha atención, se le complace en sus caprichos, no lo mandan hacer tareas domésticas, etc.
    No se trata de comenzar a fingir un malestar y luego una vez que funcione, se sigue “pensando” y usando hasta que se crea una conducta o estado real.
   En el caso al cual me refiero, “se tiene la buena suerte” de tener la “mala suerte” de estar enfermo, de padecer o pasar por una situación difícil.
   No te rías amiga(o), pero trata de recordar si esa mala condición te ha servido de una muy buena excusa para no hacer algo. Tú piensas, “pero si es la verdad, no miento”.
    Claro que es la verdad, pero por allá muy adentro de ti, hay un gustico de haber estado enfermo ya que eso no dejó dudas y sobre todo nadie se enteró que no tenías ganas o no querías “asistir a esa reunión”, “acompañar al pesado ese”, o “ir ese viernes al trabajo”, etc.
    Cuantos reposos (vacaciones), y hasta lograr que la empresa o el estado los incapacite para cobrar sin trabajar. Yo lo he visto, ¿y tú?
    Si en este momento tienes una limitación, condición, padeces de algo físico o tienes una mala situación, reflexiona el asunto. Trata de ver si le has dado un uso “positivo” y si lo hay, revisa todas las veces que lo has hecho.
   ¿Para qué vas hacer eso? Te explico: te has creado un problema de intenciones, no quieres estar enfermo o estar pasando por esa situación, pero le encontraste algo bueno o positivo al hecho.
    Inadvertidamente estás programando la mente para que mantenga la mala condición, y recuerda; ella está para resolver problemas y si tú le dices que el dolor sirve para resolver asuntos, o que por estar sin trabajo tu pareja te hace el cariño que no te muestra de otra manera, ella se encargará de mantener vivo el dolor o a que nunca consigas trabajo.
  La fuerza de adhesión más fuerte de un pensante con las cosas, la crea cuando le sirve para algo “beneficioso”.
   Los casos de adicción (ya te lo he mencionado) como el alcohol, las drogas, o vicios en general, sucede que los pensantes que de corazón se quieren retirar, su mayor impedimento es el uso “positivo” que le encontró al asunto.
   Llámese placer o lograr que su personalidad se comporte de una manera que no lo puede hacer estando sobrio o sin efecto de la droga; eso es un uso “positivo” y la mente se encargará de que siempre esté drogado como solución.
   Si el pensante ahora quiere poner retroceso, la mente lo obliga a sufrir intensas ansiedades o malestares para obligarlo a que solucione con el método ya establecido, estando drogado que es lo que ya tiene programado como solución al problema.
   Pero no vamos a enfocarnos en esos casos crónicos, hablemos de gente “normales” que de vez en cuando se enferma o le suceden cosas malas. Gente como tú y yo que estamos empeñados en ser mejores de lo que somos.
   Este mal uso “positivo” de lo malo, a veces causa que se viva o se retarde la solución del problema, y no estamos para perder el tiempo, “haciéndonos trampas”.
   Con este método te estás volviendo un experto en materializar tus decretos, pero de manera no racional, no consciente del efecto negativo de este proceder.
   Para entenderlo tienes que examinar todo lo que has hecho con tu malestar o padecimiento hasta que lo entiendes y ¡AH! Qué alivio saber lo tonto que soy.
   Eso puede estar pasando en estos momentos, no esperes que se arraigue el problema, mira que a veces desaparece por un tiempo y vuelve a repetirse. Soluciónalo de una vez, quizás a eso se debe que cueste tanto solucionar la dolencia.
    Cuando la mente se hace cargo completamente del asunto, a veces logras con esfuerzo tener mejoras, alivios y parece que te has curado, pero pasado un tiempo por algún motivo que la mente identifique, reactiva la dolencia o condición.
    Esto lo hace la mente en las narices del pensante, y no “Ve” lo que sucede, de hacerlo no permitiría la extraña lógica de la mente, que al identificar como igual distintas situaciones, usa el mismo método ya acordado y decretado por el pensante para que proceda.
   Es el pensante que le da el visto bueno a los decretos que se incorporan a la mente como método seguro para resolver ciertos asuntos.
   Las llamadas “maneras de ser”, por lo general ya son hábitos, costumbres, arraigadas y funcionando en automático en la mente.
   Y tú lo sabes, para cambiar una “manera de ser”, tienes que cambiar la “manera de pensar”.
   Pero ojo mi amiga(o), antes de que el pensante cambie la “manera de pensar”, debe cambiar los pensamientos que ya están instalados en la mente y de los cuales no se ha ocupado en mucho tiempo.
    Son dos cosas completamente distintas; una es desprogramar la mente tomando consciencia de los decretos hechos, y la otra hacer los nuevos decretos y mantenerlos hasta que la mente los incorpore a sus programas operativos.
   No cometas el error de intentar imponerte nuevas maneras de pensar, o pensamientos llamados positivos sin verificar si llega a la mente como una contraorden dada por el mismo general al mando que dice; “Ataquen… no ataquen”; “ataquen… no ataquen”; “miedo…valor”.
   Si quieres ver una mente completamente fuera de control, haz la prueba de imponerte (con esfuerzo, autoridad) para no hacer, o hacer algo, que ya has considerado y comprobado mil veces que no puedes hacer. (Obliga a un claustrofóbico a entrar en un ascensor)  
   Toda dificultad tiene su gradiente para hacer el abordaje y no crearse problemas, a veces se ignora este principio y otras veces se falla en encontrar el gradiente adecuado para escalar el monte Everest, la montaña más alta del planeta.
   En todo lo que hacemos hay arte, incluyendo “el acto de pensar”.

Ha sido un placer, que tengas buen provecho con tu arte de pensar.  Nos vemos pensante.

miércoles, 22 de junio de 2016

EL PASADO DE ESTA VIDA

     ACTUALIZA TU PERSONALIDAD AHORA

   Hola amiga(o) pensante. El objetivo de examinar el registro de la vida pasada, es hacerse consciente de los pensamientos o decretos que siguen activos impidiendo o causando efectos no deseados.
    Estos efectos negativos o positivos son los llamados efectos psíquicos. Es la realidad subjetiva que cada pensante ha formulado de acuerdo a su percepción de los hechos que ha vivido.
  Desde el prenatal hasta el día de hoy se tiene un registro en la mente de todas las conclusiones y decisiones a las que se ha llegado, pero no se tiene acceso a ellos sin revivir las circunstancias en que se produjeron.
   Los primeros años de vida son una cantera de pensamientos hechos con algún grado de descontrol del acto de pensar, y algún grado de desconocimiento o falta de información.
   Los pensantes por lo general entran a un nuevo ciclo de vida, a entender las reglas y aprender cómo se está jugando el juego en esta nueva realidad.
    Esta nueva vida es desconocida y la va a desarrollar en un campo de juego desconocido, con jugadores y condiciones que hace doscientos años no existían, con un cuerpo desarrollándose y en un estado espiritual muy particular.
    En esta etapa inicial de esta vida casi todos los pensamientos son primordiales; las primeras conclusiones a la que se llega de niño, se convierten en las bases de sucesivas consideraciones fundamentales para la personalidad.
    El hecho de que el pensante haya vivido muchas vidas pasadas, no le da el conocimiento de cómo es ahora la realidad. Así como no sabe cómo será la realidad dentro de 300 años.
    Comprensión y conocimiento del ambiente en la que el pensante se desenvuelve son fundamentales, esa es la prisa que tienen los niños por comprender, por saber, para poder ser con garantía de éxito.
    El entendimiento le va a permitir al pensante construir su personalidad. Así comienza en esta vida a edificarse, pero tiene que hacerlo sobre la marcha.
   Casi no hay tiempo para hacer revisiones en los cimientos, por lo general se recurre al método de “probar”, los errores se reconocen más por el dolor que se recibe, que por el examen y comprensión del procedimiento decretado.
   Observa, muchos envejecen y es poco el tiempo que dedican a la reflexión profunda de su pasado reciente para actualizar o adecuar su personalidad a la realidad presente, y sin embargo no están satisfechos o quieren ser mejores.
   La excusa de “no tener tiempo” o no poder, es la indolencia ganando terreno para luego lamentarse a última hora, o cuando rectificar es una vertical imposible de subir. 
   Lo único que necesita un pensante en sus inicios de esta vida, que sus conclusiones y decisiones le permita lograr un objetivo. Si amanece vivo o sobrevive con su “manera de pensar” que le dicta como proceder, es suficiente para aceptar su aplicación.
    Ejemplos: El niño; “me pegaron pero… logre el objetivo” por lo tanto sus consideraciones acerca de esa manera de ser funcionan y “no importa que mamá me pegue, no me va a matar”.
    El niño armó un espectáculo de rabia y llanto, y le funcionó; manera de pensar aprobada.  
   Dijo mentiras, se salvó de un castigo; después de unas cuantas veces de uso lo deja instalado en el funcionamiento automático de la mente, ahora es un mentiroso compulsivo.  
   Durante el camino hay quienes hacen reflexiones, y reconsideran los pensamientos fundamentales para mejorar la personalidad y el despertar como pensante, pero no todos los pensamientos básicos están al alcance o bajo el control del pensante.  
    El peso que vas a sentir de los hechos de esta vida, depende del estado en que te hayan dejado los hechos del pasado.
     Los hechos de esta vida te están diciendo en que condición te encontrabas cuando llegaste a esta vida.
     Tu condición como pensante es la que está siendo objeto de observación, y eso sucede aquí y ahora. No importa cuán valiente fuiste en una vida pasada, el valor que muestras en este momento es el que hay que considerar.
    No vas a una vida pasada a recuperar tu valentía, si vas, es para entender o hacer consciencia de las conclusiones y decretos que mantienes todavía como base de apoyo a tu personalidad y manera de ser presente.
   La rehabilitación del pensante como pensador es el objetivo que se debe buscar, el entrenamiento, ejercicios o prácticas dirigidas al acto de pensar, le va a permitir ser eficiente para deshacer viejos patrones de comportamiento y actualizar su personalidad.
    Recuerda el acto de pensar se ejercita pensando, mediante un acto de pensar planificado, con objetivos claros.
    Estas pensando desde que naciste, de seguro tienes hábitos que no son los mejores y no los ves debido a que has estado pensando y no le has prestado mucha atención a COMO LO HACES.
    Revisa para ver si no has ido llegando sin darte cuenta a la conclusión de que no eres un buen pensador, o que no tienes poder con tus pensamientos, o pierdes con facilidad el control del acto de pensar.
     Si quieres sanar tu cuerpo, si quieres cambiar tu vida a mejor, si deseas hacer fluir tu poder espiritual, vuélvete un pensante consciente del acto de pensar y recupera el control perdido.
    Ya he compartido en entradas anteriores el método usado por mí para lograrlo.

    Ha sido un grato placer compartir. Que tengas buen provecho con tus reflexiones de esta vida.   Nos vemos pensante.

martes, 21 de junio de 2016

TE AMO MUCHISIMO

                 POEMA

¿Qué tienes amor mío? Me aflige
ver esa cara de tristeza. Ven aquí
y siéntese en mis piernas que le
voy a consolar con mis besos y
vamos a conversar para saber
el origen de su aflicción. Dejar de
ver tu apacible rostro es tan notable
como si se me apagara el sol a medio día,
o como si me quedara sin oxígeno.
Quiero saber si es por causa de mí amor
lo que te ocurre. Si así fuera, ten por
seguro, que aquí, dentro de este pecho,
va haber una reunión de emergencia
para encontrar el responsable que te
causó esa inusual emoción que te quita
el brillo y opaca tu encanto. Te anticipo,
que todo aquí dentro de mí está tranquilo;
esta conciencia es tan fiel contigo que
si algo mal se hubiese hecho, ya estuviera yo
de rodillas ante ti obligado a confesar
el delito y pidiéndote perdón. Si el motivo
es ajeno a nuestro amor, la tristeza entre
dos es menos triste y mis besos salvadores
rescatarán tus ojos de las tumultuosas lágrimas
que ahogan tus pupilas y oprimen tu pecho.
Cuentas con mi amor para las buenas
y la malas, lo que te afecta me afecta,
lo que te importa me importa, te deseo lo mejor
y vivo para ti. Te amo muchísimo amor mio.

Autor: Emilio Fernández

lunes, 20 de junio de 2016

VIDAS PASADAS; PARTE 3

      NO TODO ES COLOR DE ROSA

    Hola amiga(o) pensante. Se puede ir bajando de esa nube aquella persona que cree que evocar vidas pasadas es pasar un rato placentero, disfrutando las maravillas de quien se fue en esa vida.
   En el viaje a vidas pasadas el pensante tiene que tener un grado elevado de certeza acerca de su esencia, esto se traduce a control y consciencia de sí mismo.
   Si aún está en la etapa de comprobar si es verdad que es o no un espíritu, no está en condiciones de aprender las lecciones que tiene que aprender de sus experiencias pasadas.
   Toma en cuenta esto; para ir a una vida pasada hay que pasar por la muerte del cuerpo, y este hecho inevitable, muy pocas veces ocurre estando en una placida espera para dejar el cuerpo físico.
   Y si en este momento presente el solo hecho de pensar en la muerte, ya es traumático para el pensante, evadirá la realidad pasada con tal de no pasar otra vez por el mismo sufrimiento.
   Ocurre con cualquier enfermedad, el pensante de inmediato ve la muerte como una amenaza y dependiendo de su estado espiritual o control, generará pensamientos que le ayudaran o le complicaran la situación por la que está pasando.
    Si se tiene un temor descontrolado a la muerte, al dolor, o al sufrimiento, te advierto que eso es lo primero que te vas a encontrar al evocar una vida pasada.
    La mente a donde te va a llevar primero es a donde tuviste problemas, a hechos no resueltos, los momentos de felicidad, de paz y armonía no te están creando problemas presentes.
   Si yo te pido que recuerdes una momento de felicidad, vas a tardar más en encontrarlo que si te pido que recuerdes un mal momento vivido. Haz la prueba.
   Cuando estás pasando por un mal rato el tiempo se ralentiza, se percibe lento. En cambio los momentos felices vuelan.
    Es solo un fenómeno de percepción subjetiva, y tiene importancia para las cosas “reales” que persisten para el pensante. Es decir, los hechos de vida pasadas que resaltarán más y que son los primeros que te encontrarás, son aquellos donde el tiempo parece que no pasaba nunca, y de hecho aún no ha concluido el incidente.
    No se ha cerrado el ciclo de forma subjetiva. Es decir, el hecho real concluyó, pero el pensante tiene que interiormente cerrar su ciclo.
    Tus condiciones de control presente como pensante son determinantes para lo que puedas hacer en tu beneficio con la información del pasado.
   El hecho de que un pensante ni cuenta se dé, cuando piensa él, o es la mente la que lo está poniendo a ver lo que ella quiere, no podrá diferenciar si lo que recuerda lo está imaginando o es un hecho real que vivió.
    Aquel que lo esté ayudando o guiando, debe conocerse muy bien a sí mismo y haber solucionado los problemas que ahora está tratando de ayudar a resolver a otro. Alguien que no sabe escribir no puede enseñar a otro a que escriba.
    La altura o el descontrol que tuvo el pensante para encarar sus problemas en vidas pasadas forma parte del contenido del recuerdo, y si en el presente el pensante se encuentra igual o en peores condiciones al  revivir un hecho de una vida pasada, lo que puede ganar es que después de la sesión pase unos días sintiéndose mal o aumente el efecto negativo que recibe.
    Así como se puede “olvidar” un hecho doloroso de esta vida, y pensar que ya no está afectando porque se “olvidó” o se le niega la importancia, también se ha hecho en vidas pasadas, y con las mismas vidas pasadas.
    Y en parte, esta es una de las razones para no recordar las vidas pasadas. Se olvidó con intención, y con esa consideración creemos que “nos deshacemos de todo lo malo que en ella hubo”.
   No hay una vida donde no haya habido momentos de dolor o sufrimiento, la solución que está a la mano es buscar las maneras de no recordarse más de todo el asunto y empezar de nuevo.
   Te pongo un ejemplo que ocurre: duras 15 años casada(o) y llega el divorcio, es muy difícil recordar los momentos felices sin recordar los malos. Así que la solución más práctica es olvidarse por completo de esa persona y de toda la relación “para empezar de nuevo”
   Claro, de vez en cuando se recuerdan cosas, pero ya el pensante tiene una barrera de protección para que no le toque el hecho.
    Entonces, un pensante que solo quiere ver una vida pasada para matar la curiosidad, sin ningún plan enfocado en su despertar espiritual, lo que puede es activar con más fuerza los efectos que pudiese estar recibiendo de esos viejos decretos.
    Surgen las interrogantes; ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo?
    En primer lugar tus condiciones actuales como pensante, esto determinará cuanto poder tienes sobre tu mente, es allí donde están almacenadas la información.
   Y las condiciones del pensante son el resultado del control que tenga del acto de pensar. Con mal control, produce pensamientos de baja calidad que le hacen ser débil.
  Los mismos recuerdos de vidas pasadas te van a mostrar el estado en que te encontrabas cuando ocurrieron, eso es parte de lo que vas a experimentar, así que tendrás que volver a pasar por momentos difíciles.
   Revives le muerte del ser querido, y revivirás el dolor y el estado de descontrol o de inconsciencia en que te encontrabas. Y si lo revives (si es que puedes) estando en peores condiciones, tu caso empeora y no resuelves nada.
   El experimentar un alivio al recordar un hecho pasado no es suficiente para concluir que está resuelta la situación. Y a una vida pasada no se va a buscar alivios, mientras queden las raíces, la causa está viva y volverá a crecer.
   Si quieres empezar a quitarte peso, comienza con esta vida, es posible que tengas una pésima relación de pareja que te genera descontrol. Cada discusión, cada molestia, son momentos en que el control del acto de pensar está siendo sometido a prueba.
  Revisa con quien, con qué y en que situaciones tiendes a perder el control y resuelve.
   El control de las emociones y el comportamiento o modo de proceder no se corrige sin cambiar los pensamientos (“manera de pensar”) y estos pensamientos no se cambian sin el control del acto de producirlos, y tú eres el único que puedes hacerlo.
   La rehabilitación como pensante, o como operador del acto de pensar, es garantía de éxito para reflexionar, analizar y remover viejos recuerdos.
   Y si quieres comenzar con el pasado, empieza a desenredar la madeja desde la punta del hilo que tienes en la mano, (esta vida), de un nudo pasarás al siguiente y luego al otro, y así llegarás al primer nudo en la línea de tiempo.
   El pensante tiene muchos enredos cuyos nudos empezaron en esta vida y los puede recordar sin dudar de que haya sido él, el que vivió esa situación.
   Además puede trabajar con poca ayuda de otro, o ninguna. El tema del pasado sigue.

   Por ahora ha sido un placer, que tengas buen provecho con tu rehabilitación.  Nos vemos pensante.