Translate

viernes, 30 de septiembre de 2016

DECISIONES FATALES

          ESTAR EN EL SITIO EQUIVOCADO EN EL MOMENTO EQUIVOCADO
   Hola amiga(o) pensante. Las mejores y peores decisiones que puede tomar un pensante, no depende solo de la inteligencia.
   Ya debes estar fastidiado de que te recomienden que: “nunca tomes una decisión importante cuando estés en malas condiciones anímicas o emocionales”. (Enojo, rabia, aflicción, tristeza, confusión, cualquier grado de depresión o estrés, etc.)
    Como siempre yo voy a la causa o a los fundamentos y te recuerdo: “nunca decidas emprender una acción cuando no estés en control del acto de pensar”.
     La palabra que uso es nunca, si ese nunca de verdad se pudiera cumplir, fuera garantía de seguridad, pero hay veces que hay que romper las reglas.
    Los efectos de perder el control del acto de pensar, son estados anímicos y emocionales negativos (pensar negativo). Se reduce la capacidad de reflexión, el análisis y la lógica se caen más abajo de la cintura y la acción que se decida emprender por muy insignificante que parezca, se llena de riesgos.
   En otras palabras; “las probabilidades” de que estés en el sitio equivocado en el momento equivocado son mayores, o de estar en una acción que no te favorece.
   No es ley universal, pero las “probabilidades” de que te pase algo, o las cosas te salgan mal aumentan. Es un asunto de probabilidades, las estadísticas lo demuestran así.
   Mucha gente está consciente que el alcohol o las drogas son malas consejeras para tomar “decisiones”. Las peores tragedias y acciones de la gente bajo los efectos de cualquier droga están llenas de imprudencias.
    Pero que es lo que le pasa a una persona bajo los efectos del alcohol o drogada; (médica o de la calle) “QUE NO ESTÁ EN CONTROL DEL ACTO DE PENSAR”.
   Pareciera que pierde la inteligencia, pero lo que ha perdido es el poder razonar, y “pareciera que no ve los riesgos que antes veía”.
   Amiga(o), cuando usted pierda el control del acto de pensar por la causa que sea, si puede, no se mueva muy lejos del sitio de donde está hasta que se calme o retome el control de la actividad pensativa. (Si está tomado o drogado, deje que otro conduzca el vehículo)
   Acción como salir a la calle a “distraerse” porque en la casa lo sacaron de sus casillas, ya se está exponiendo”. Usted va andar en la calle “METIDO DENTRO DE SU CABEZA” pensando, pensando, pensando.
   No solamente anda con muy poca atención de su entorno, está caminando con un decreto de salir a distraerse “a ver qué pasa”, escapar o alejarse del lugar donde la hicieron rabiar.
   El mundo a su alrededor es una película de acontecimientos que sobrevienen cada fracción de micro-segundos, y de todos esos millones o casi infinitos hechos que se suceden, usted está localizado en uno solo, donde es protagonista o participa en el rodaje de esa película de acción.
   Las decisiones de acción, cualquiera que usted haga consciente o inconsciente determinan la “LOCALIZACIÓN” exacta en el momento exacto en que su “cuerpo” va  a estar o se va a encontrar en un sitio.
    Ese momento único y exacto es la diferencia de una experiencia entre un pensante y otro, o puede ser la diferencia entre una fatalidad y la vida.
     A un imprudente no hay santo o ángel de la guarda que lo proteja. Yo te diría que: decisión que tomes cuando no tengas control del acto de pensar, pones en emergencia a todos tus santos y ángeles a los que te encomiendas.
   Las probabilidades de que algo salga mal aumentan y se reduce el éxito o la seguridad de la vida.
    La vida es un tomar decisiones y la mejor garantía de éxito, o para evitar errores y tragedias, no hay como estar en control del acto de pensar, y cuando se pierda, saber qué hacer para recuperarse lo antes posible para poder accionar.

    Ha sido un grato placer. Buen provecho con tus decisiones.    Nos vemos pensante.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

AMOR EN EL HORNO

             POEMA
Prefiero tenerte y perderte
que perderte sin tenerte.
Prefiero lidiar con el dolor
que sentir el vacío donde
mi corazón creó un espacio
exclusivo para tu reinado, y
que no hayas tomado posesión.
No es suficiente con decir
que somos novios, no ha
llegado el momento en que
tu digas, “es mi hombre, y
yo su mujer”. No ha ocurrido
el pacto definitivo que indique
que somos el amor que se
estaba buscando, para dejar de
mirar a los lados haciendo
comparaciones, y midiendo
la intensidad de los sentimientos
para estar seguro del amor.
Por los menos, me costa
que mi amor ya está horneado
lo suficiente, y si el tuyo no
lo estuviera, el tiempo de espera
me producirá graves quemaduras
de ansiedad y ampollas de fuertes
dudas, de que al final no te decidas
a vivir como pareja conmigo.
Prefiero tenerte y perderte, que
perderte sin tenerte.

Autor: Emilio Fernández

martes, 27 de septiembre de 2016

SIN PARACAIDAS

              POEMA
Déjame tú, yo no tengo el valor
de romper contigo, he vivido
a la sombra de este amor y no
soporto el encandilamiento de
de la vida ni los estertores
de mi corazón muriendo. Ya se
que no podemos vivir juntos,
pero una cosa es saber que lo
conveniente es separarnos y
otra vivir la realidad de ese
momento. Lánzame al vacío
cuando menos lo espere, una
vez que venga cayendo, no
me quedará otra opción que
sufrir lo que tenga que sufrir.
En algún momento tocaré
tierra y tantearé en mi alma y mi
corazón para constatar la gravedad
de la heridas. Tú también te
notas indecisa al igual que yo,
mas por temor a lo que nos
espera, que a la posibilidad de
que el amor aún no se haya
apagado por completo, y la
fuerza del viento producido
por la separación lo encienda
de nuevo y no haya tiempo de
rectificar. No podemos saltar
juntos sin paracaídas, teniendo
el mismo temor, nos abrazaríamos
en el aire para apoyarnos y la
necesidad de sobrevivir se confundirá
con un  nuevo pacto de amor, pero de miedo.

Autor:   Emilio Fernández

lunes, 26 de septiembre de 2016

LA TÁCTICA DE HACERTE SENTIR CULPABLE

SE MERECE QUE LE PONGAN LOS CUERNOS.
     Hola amiga(o) pensante. Hacerte sentir culpable, es una de las tácticas absurdas que siguen en existencia, debido a que todavía se producen víctimas.
     No hay alguien que sepa más de su inocencia, que aquel a quien se le acusa del delito.
    En las relaciones de pareja y en la convivencia general, siempre hay alguien que quiere aplicar la absurda táctica de lograr que el otro o la otra, llore o se comporte como un energúmeno.
   ¿Cuál es la razón de convertirse en víctima si sabe que es inocente? Si también sabe cuál es la intención del que está manipulando.
    No se trata de un delito penado por la justicia nacional y le espera la cárcel si se la haya culpable, se trata de la pareja o del otro pensante que solo quiere aplastarte como una cucaracha.
    Aquel pensante que es víctima de esta manipulación y desea dejar el ridículo papel de ser el que termine llorando o pataleando, entrénese, ejercítese, con el control del “acto de pensar”.
   No permita que ese o esa infeliz se vaya riendo, no le dé el gusto de repetir la misma escena. De seguir con esa actuación va a terminar creyendo que necesita un loquero o que se merece que le traten a las patadas por su mal comportamiento.
   Observa este detalle adicional; las víctimas usualmente no mueren ni llegan al pozo de la depresión y la infelicidad, “inocentes”.
   No, no hay “víctima” que no esgrime su venganza de alguna manera. Siempre encuentra una forma de desquitarse, y a veces a suponer, que con lo que hace o deja de hacer, se está vengando.
    La victima que antes era incapaz de hacer o dejar de hacer algo en contra de esa persona, ahora le deja la ropa mal planchada, y se le olvida recordarle que es la hora del medicamento, o quien sabe que se le ocurre para darle su merecido a quien no puede enfrentar con la comunicación franca, de frente, cara a cara.
    Sin darse cuenta, la víctima transgrede sus códigos o principios con los que se venía rigiendo, y ahora la consciencia le reclama; “estás haciendo mal” “no debiste hacer eso” y el pensante para calmar las voces internas rebusca y saca a relucir todos los motivos que le hicieron merecedor del “castigo que le dio”.
   Por lo tanto, bien merecido que le haya puesto los cuernos.
   De víctima de una manipulación de otro, pasó a ser víctima de sí misma. Y de qué manera, transgrediendo sus principios.
   El pensante que llega a estos extremos, el mismo le ha puesto la tapa a su tumba. Como pensante se degrada, y su salud física y mental se va por el desagüe.
    Carecía de control del acto de pensar, ahora ha agravado su condición.
    ¿Y sabes porque? Ahora no tiene paz, ni comodidad en su propio mundo, no puede tenerla hasta que no se confronte y asuma responsabilidad por el estado al que ha llegado.
    Los culpables para el mundo interior de un pensante, no tienen relevancia, no son importante para producir los cambios positivos deseados.
    Oírles repetir cientos de veces las culpas de los demás por hallarse en el estado mental en que se encuentran, es perder el tiempo.
    Uno mismo debe admitir que nada soluciona con echar culpas, mucho menos con jugar a las venganzas.
    “La solución está en ti”, y yo no soy de los que te da un lindo consejo filosófico sin nada practico para solucionar el problema.
    La causa de volverse víctima es perder la compostura, perder la serenidad y reaccionar, y se pierde esta actitud, CUANDO PIERDES EL CONTROL DEL ACTO DE PENSAR.
    Pierdes el control del acto de pensar y te matan tus propios pensamientos, te aniquilan tus propias ideas, y tu mente juega contigo como si fueras un títere.

    Ha sido un grato placer. Que tengas buen provecho con el dato.  Nos vemos pensante.

domingo, 25 de septiembre de 2016

NOVELA


TU AUSENCIA

                 POEMA
Después de tanto amor y encanto,
que no podía vivir sin tu presencia,
siento un gran alivio con tu ausencia.
Mis desesperados anhelos de que
regresaras pronto, desaparecieron.
Sin tu compañía puedo mirar con atención
los colores, las sombras y las luces que
reflejan las cosas a mi alrededor, puedo
ver de nuevo las auras luminosas de otros
rostros femeninos y reír con las curiosidades
espontaneas de la vida en la naturaleza.
Tu ausencia me está mostrando que tú
presencia desentona, rompe el ritmo
de la composición de un amor que se ha
estado derritiendo, y los sentimientos
escurriéndose por la comisura de los labios
produciendo resequedad en la boca.
Los colores de nuestras emanaciones
sentimentales se tornaron grises y se
perdió la transparencia en la delicada
armonía de dos corazones enlazados
para danzar en pareja por las pistas
de los sueños con la pasión desborda
en una entrega total. Ha ocurrido lo que
creía imposible, seguir vivo y enamorado
de la vida con tu ausencia.

Autor: Emilio Fernandez

sábado, 24 de septiembre de 2016

REVERBERACIÓN DE AMOR

                     POEMA
Esto que me está pasando en estos
momentos me pasa a veces. Te amo
de día y de noche, mi amor ni siquiera
pestañea, eres el complemento que
redondea la felicidad en mi vida, pero
en este momento, me sale una llamarada
de amor que me provoca abrazarte,
besarte, mimarte, apachurrarte contra
mi cuerpo, pero con la delicadeza de quien
hace una cirugía en el corazón. Te veo
linda, encantadora, dulce, sublime,
inmaculada, que siento la dicha como
un cometa dejando su estela de felicidad
por el firmamento. Sentir esta reverberación
explosiva de amor es un éxtasis donde
se reúnen todos los elementos del amor,
y no hay un alma que viva esta experiencia,
que no se llene de orgullo y fortuna, por
tener a su lado y disfrutar el gran
amor de su vida.

Autor: Emilio Fernández

viernes, 23 de septiembre de 2016

DESARROLLO PERSONAL

PARA DESARROLLARTE TIENES QUE DESENROLLARTE
    Hola amiga(o) pensante. El desarrollo personal no se logra solamente con adquirir conocimiento o aprender nuevas técnicas para el trabajo. Las condiciones en que se encuentre el pensante determinan el éxito que se pueda tener con lo que se haya aprendido.
    En primer lugar está su auto-control, en vista de que procede de acuerdo a como este pensando, no puede tener ese control si no mantiene un nivel de calidad de sus pensamientos a la altura de las circunstancias.
    El pensante es un operador de sus propios pensamientos, si descuida ese ROL, el desorden mental le resta eficiencia y trabaja en una eterna lucha para mantenerse consciente, atento, concentrado y relajado mientras se inspira.
    El auto-control es un estado o condición que se adquiere al ser efecto del contenido de lo que se esté pensando.
    En otra palabras; al producir pensamientos negativos, eres un operador negativo, eres un pensador negativo y no podrás parar de pensar negativo mientras estés convertido o sintiéndote como los contenidos o significados de los pensamientos que estás produciendo.
   En medio de esta pérdida de control del acto de pensar, es que muchos pensantes quieren ponerse a pensar “POSITIVO”.
   No es así mi amigo. Antes, debes recobrar el auto-control y para lograr eso, enfócate en el “acto de pensar”, no luches con los pensamientos que te vas a llenar de fracasos y vas a invalidar tu poder.
    Esto es hablando del auto-control en primer lugar para el propósito de hacer realidad el desarrollo personal.
   Nada se desarrolla bien, si no están dada las condiciones necesarias para que esto ocurra sin inconveniente. Siembra unas semillas en un terreno no acondicionado para tal fin, y observa.
    Condición fundamental básica; tú como pensante debes ejercer tu rol sin problemas con el control del acto de pensar.
  ¿Y tus condiciones mentales, cómo están? ¿Normal?, si está “normal” no habrá un buen desarrollo personal.
    Que se llama tener una mente en condiciones normales, por lo general es el mínimo estado tolerable para sobrevivir sin que lo encierren en un manicomio, lo metan a la cárcel, termine en el cementerio o se enferme tanto que no pueda trabajar.
    ¿Sabías que las condiciones ambientales se aceptan como “normales” de acuerdo a lo proporción de enfermos o muertos a corto plazo con respecto a los que sobreviven sin que los síntomas de la contaminación le impidan funcionar por un tiempo más largo?
    Seguro que si lo sabes, pero eso también lo acostumbra hacer el pensante en su persona. Se vuelve una persona “normal”.
    Con una personalidad normal se siente bien, está sobreviviendo como lo hace la mayoría, por lo tanto es la mejor manera de sobrevivir. (Acuérdense que la teoría de la democracia, es que la mayoría decide, lo cual significa que es lo correcto, lo mejor. No importa cómo se logre esa mayoría de gente normal, esa decisión es la que vale)
   Es así que abundan los pensantes con mentes normales, mentes que operan en un gran porcentaje en automático, una mente que se apropia de los pensamientos que ÉL produce y opera con ellos hasta en contra de su voluntad.
   Una mente normal, tiene depósitos de recuerdos basura que contaminan toda nueva idea que el pensante quiera producir para desarrollar nuevas actitudes.
   Una mente normal tiene departamentos de pensamientos donde se manejan ciertos temas o asuntos que el pensante no tiene autoridad, ni siquiera para recordar que fue lo que pensó, y menos el cómo ni cuándo concibió esas ideas.
   Una mente normal le altera las funciones al organismo físico, y el pobre cuando no padece de una vaina, padece de otra.
   En conclusión mi querida amiga(o), si no pones orden en tu mente, no tendrás orden en tu cuerpo y no importa cuántos diplomas, títulos y aprendizajes hagas, en la práctica no te vas a desarrollar.
   Con un cuerpo enfermo, o que te sorprenda con una grave enfermedad, no vas a ninguna parte feliz.
   Usando un pequeño porcentaje de control sobre tu mente, no vas a ser productivo como quisieras.
    Y para concluir estás tú, el más importante desde mi punto de vista, pero yo no decido por ti. Solo te digo que aquel que trate de construir una casa nueva, más grande y espaciosa, sobre los viejos cimientos, no le va a resistir un ligero temblor.

   Ha sido un grato placer, que tengas buen provecho al “de-sen-ro-llar-te”    Nos vemos pensante.

jueves, 22 de septiembre de 2016

EL DILEMA CON TU AMOR

                     POEMA
¿Qué esperas de ese hombre? Esa fue
la pregunta que te hicieron, te quedaste
callada, es entendible que ellos desean
para ti un esposo que tenga bienes y fortuna,
un hombre que te de una vida de lujo y que
no te falte nada material. No les interesa
saber si te amo, o si por ese amor soy capaz
de darte hasta la última gota de mi sangre,
para salvar tu vida. A ellos no les interesan
tus sentimientos, puedes vivir sin amor,
quizás como lo hacen ellos, pero llenándolos
de orgullo al describir la grandeza de su
honorable yerno. Se nota que te aman al
desearte lo que para ellos es lo mejor,
pero el amor no se calla cuando lo desprecian,
no te oí decir como lo hubiera deseado,
“lo amo y el me ama”. No puedo saber si lo
pensaste y no les respondiste por respeto,
o tu corazón sintió un vacío cuando
trató de apoyarse en un efímero amor, y
se negó a responder por que no había
amor que defender. Ese es mi dilema.

Autor: Emilio Fernández

martes, 20 de septiembre de 2016

UN CORAZÓN ASUSTADO

                     POEMA
Me quede sin amor ¿y ahora qué hago?
Cálmate corazón no desesperes, amores
van y vienen, si es amor verdadero, un
disgusto lo que hace es dar un baño de
muerte al amor que parece que nunca se
le va secar el malestar, pero ella vuelve,
dejémosla que pase el agite de las olas
de furor y volvamos a probar si las
emanaciones de cariño se han recuperado.
Estas asustado tanto como yo lo estoy,
ella es la letra de nuestra canción preferida,
melodía de nuestro eterno danzar y el ritmo
que marca la pauta de tus amorosos latidos.
Ella es la fragancia en el refugio donde sueño
pasajes de nuestra historia de amor, la princesa
del final feliz de novela como este, cuando la
rescate del ogro de la rabia que torpemente le
hice pasar. Y no veo el momento en que se enfríen
los ánimos, para bajar a sus pies, mirarla con ojos
suplicante, y pedirle que me perdone.

Autor: Emilio Fernández

lunes, 19 de septiembre de 2016

UN CASO MUY EXTRAÑO

     NO PUEDE SANAR SU CUERPO CON LOS PENSAMIENTOS, PERO SI PUEDE ENFERMARLO.
    Hola amiga(o) pensante. ¿No te parece curioso que los pensantes puedan enfermar su cuerpo con los pensamientos y que no puedan curarlo?
    La única manera que no se pueda sanar el cuerpo de los efectos de los pensamientos, es que sea falso que lo enferman o alteran su funcionalidad normal con la “manera de pensar”.
    Si crees lo primero no veo porque dudar lo otro, si estás de acuerdo en ambas cosas, debieras preguntarte; ¿Cómo es que no puedo sanar mi cuerpo o lograr que se restablezcan sus funciones normales?
    La mayoría de los pensantes viven causándole problemas a su cuerpo con sus pensamientos, luego quieren que el brujo, el experto en pensamientos, o los médicos hagan magia.
    Desean que los curen de sus males, pero ellos; “bien gracias”, ¿Cuánto le debo?
    No hacen nada por ellos, pero si entienden que es su “manera de pensar”, la que lo está predisponiendo a vivir en un solo sufrimiento físico, y vivir muy preocupados, “porque no se quieren morir”.
    Sueñan con llegar a viejitos, durar muchos años con salud, para disfrutar los nietos, tataranietos y chorreras de muchachos. Pero… no tienen el suficiente interés para entender como le hacen para lograr afectar de manera negativa el cuerpo, y usar el mismo procedimiento para revertir la condición creada.
    Y más importante aún, saber, cómo “no” seguir cometiendo ese castigo contra su cuerpo, porque de que le duele, le duele. No es cuento o que se lo está imaginando, lo que siente el cuerpo lo siente él, ¡y vaya que sufre una barbaridad!
    Pero qué incongruencia. Saben que es su “manera de pensar” la que debe corregir, pero es tan difícil pensar, que no pueden parar de hacerlo todo el día.
     Si puedes pensar sin parar las veinticuatro horas del día, entonces, no hay problemas con “poder pensar”. La falla debe estar en la manera que lo estás haciendo.
    Pero esta “manera de pensar” no se refiere al tipo de pensamiento, de si es bueno o malo lo que piensas; o de si es negativo o positivo. Esta manera de pensar se refiere a cómo estás ejecutando “EL ACTO DE PENSAR”.
    Enfermas el cuerpo cuando no tienes CONTROL del acto de pensar.
    Haz visto alguna vez, algo fuera de control, a ver; recuerda a alguien o algo que se haya salido de control. Dime si lo que ves es orden, armonía o resultados positivos.
    Lo que se observa son efectos negativos de dolor y muerte. Algo o alguien que esté fuera de control, se puede decir, que está ocurriendo un accidente, y que puede terminar en una tragedia lamentable.
   Quizás alguien se excuse diciendo que controla “más o menos” el acto de pensar, pero este “más o menos” no es suficiente. De hecho la mediocridad es justamente hacer eso, o ser de esa manera en todas las cosas que se hacen en la vida.
    Aquellos con buena memoria, miren a ver desde que nacieron, para ver cuando comenzaron a pensar de manera descontrolada.
   Momentos de furia, miedo, o cuando no podían parar de pensar en algo que no querían seguir pensando.
   Es la suma de todos esos momentos de descontrol que los convirtieron en pensadores “compulsivos”, y que ahora les cueste tanto asumir el control, con pleno dominio de lo que quieren pensar.
    Es cuestión de entrenamiento, ejercicio o práctica con el acto de pensar, lo que permite reestablecer el control.
   No tienes que levantar pesas, ni subir escalones, no es un ejercicio físico, es lo mismo que haces todo el día, “PENSAR”.
   Pero no como lo has venido haciendo, hazlo con consciencia y el claro objetivo de ganar control. Si no tienes un método de ejercitarte, busca por allá arriba que he hablado de “Haciendo Nada”. Ejercicio para recobrar el control perdido del acto de pensar.

     Ha sido un grato placer, que tengas buen provecho con tu control recuperado.    Nos vemos pensante.

domingo, 18 de septiembre de 2016

ENCARGO A CUPIDO

             POEMA
Estoy por hacerte un poema,
pero aun no me he decidido,
espero por el encargo, que ayer
le hice a cupido. Le suplique
encarecido a ese ángel de amor
que atendiera mi pedido
flechándote el corazón.
Te busco ver que me veas,
para captar la señal, cuando
las chispas de amor por mí,
empiecen a destellar. Será
el momento feliz más importante
en mi vida, y podre inspirarme
en ti sin recato sin medidas,
dedicándole mis versos a la
mujer prometida. Sueño con
ese momento, la ansiedad me
está matando, si cupido no responde
verán mis versos sangrando,
llevando solo tristeza y un
amor decepcionado.

Autor: Emilio Fernández

sábado, 17 de septiembre de 2016

DESPUÉS DEL DIVORCIO

                              POEMA
Después del divorcio sufrí una extraña sensación,
no sabía si reír o llorar de la emoción. Emoción
desconocida de cruzados sentimientos, sintiendo
la libertad y a la vez un sufrimiento, de perder
un viejo sueño que una vez me daba aliento.
Para volver a la vida con mi condición de soltero
tuve que tomarme un tiempo para salir del enredo,
extrañaba muchas cosas, y del hábito prisionero.
No sabía a donde ir que me sintiera contento, por
un momento pensé que me hacía falta ella, y al
tratar de recordarla volví a sentir las querellas
que atormentaban mi alma, las que apagaron las
velas de aquel amor tan bonito, aquel que extasiaba
mi alma y volaba a las estrellas. Del amor no queda
nada y de la amistad tampoco, nuestras huellas
se cayeron por el fango, por el lodo. Siguen sucios
los recuerdos que ella tiene de mí, y los que yo
tengo de ellas los mantengo en remojo, para ver si se le
quitan los insultos y los enojos, ningún amor se merece
cargarlo como un despojo.
Autor: Emilio Fernández

  

viernes, 16 de septiembre de 2016

PARA DEJAR DE HACER, DEBES DEJAR DE SER

     ¿POR QUÉ CUESTA TANTO DEJAR LOS MALOS HÁBITOS?
    Hola amiga(o) pensante. Dejar de hacer lo que se está haciendo mal, es la solución que salta a la vista, tanto para el que lo hace como para los observadores.
    La solución se ve sencilla, por lo que hasta los profesionales de la medicina te lo recomiendan de inmediato: “deje de comer grasa” “deje de ser sedentario y camine”, “deje de fumar” “deje de pensar negativo” “abandone esos malos hábitos”, etc.
    Luego llega la persona a casa y les dice a todos sus familiares, el doctor me recomendó “esto y esto”. Y todos confían que como es el afectado, el que está padeciendo, el que está poniendo su vida en peligro; va a empezar de inmediato a “dejar de hacer lo que está haciendo mal”.
    ¡Sorpresa! No, no es sorpresa, vemos eso todos los días. El querido familiar o amigo no muestra ningún interés en dejar de SER como ha venido siendo.
    Le gusta tanto SER como es, que la muerte le está haciendo señas, pero prefiere enfrentarla que dejar sus maravillosos pensamientos de los que se siente tan orgulloso.
   Esa manera de pensar fueron conclusiones de sus mejores momentos de inspiración, sus obras maestras con las que marcará la historia de su vida.
    ¿Sabes dónde está la raíz de esa “aparente” negatividad para dejar el mal hábito? Que la persona le gusta su manera de pensar, quizás quiera cambiar el hábito o lo que hace mal, pero sin cambiar su manera de pensar y por ende su manera de SER.
    Es cierto que los pensantes cuando están pasando por ciertas situaciones críticas, tratan de buscar alivio en otras acciones. Como por ejemplo “le da por comer”, “beber licor”, le provoca dormir, etc.
     Se excede en estas acciones para amortiguar los efectos de la crisis que vive. Ella lo sabe y lo saben a su alrededor, que esa solución le va a traer más dificultades que las que tiene.
    Pero la solución le da su recompensa, le da una ganancia, tiene algo positivo que ella necesita y prefiere morir con esta solución que experimentar de nuevo los efectos de la crisis no resuelta.
    El pensante se ha hecho un doble nudo de pensamientos o de decisiones, no puede dejar el vicio (solución), si no confronta el mal que está tratando de tapar.
     La persona prefiere los efectos secundarios, muchos de ellos mortales, de los tratamientos para la depresión, estrés, o pastillas para los malestares físicos por las angustias y preocupaciones, que confrontar sus pensamientos.
    Y como te decía, él o ella ama su manera de pensar, ama sus pensamientos. Su actitudes o manera de ser, es la forma que se conoce y como se ha dado a conocer todo este tiempo.
    Así es que se identifica y lo identifican, si cambia, no lo van a reconocer. Y como el mal inunda la mente de muchos pensantes, quienes le rodean quiere que cambie, “pero que siga siendo el mismo de antes”. ¡Que vaina!
    Hace unos cuantos años le dije a uno de mis hijos mayores; “el Emilio que tú conoces lo voy a desaparecer”. No me entendió y aun creo que no lo ha hecho.
    En ese entonces estaba haciendo una revolución interna, sacando de raíz mis maravillosas conclusiones y decisiones que hicieron ese Emilio con el que me di a conocer todos esos años.
    Es curioso oír cosas como; “no es el mismo de antes”, “deben ser los años que le están pegando”, y bla,bla,bla.
    Así que mí querido pensante, si quiere evolucionar a la velocidad de un cohete: renovase, actualícese, pero para ello debe estar dispuesto a dejar de SER.
    Y debe estar dispuesto a incomodar a quienes se sentían muy cómodos con el viejo traje que usabas para relacionarse con ellos.
    Usted decide. Ha sido un grato placer. Que tengas buen provecho, como decidas SER.         Nos vemos pensante.


miércoles, 14 de septiembre de 2016

NO ME IMPORTA EL QUE DIRÁN

                    POEMA
No me importa el qué dirán aquellos
entrometidos, me importa lo que tú
pienses, contigo es con quien yo vivo.
No me voy a constipar para dar gustos
ajenos, mientras yo me sienta cómodo
y tú mantengas el vuelo, en el aire
nos amamos, desataremos los truenos.
Iluminaremos el cielo con rayos y con
centellas, brillaremos como estrellas
en el oscuro firmamento, de aquellos
entrometidos envidiosos descontentos,
y no habrá poder en el mundo que apague
lo que yo siento. Solo Dios que es el
maestro de lo que es sentir amor, nos
puede dar una lección para purificar
sentimientos, nos hizo libre como el viento
para amar y ser amado, y yo contigo a mi
lado me siento un hombre completo.

Autor: Emilio Fernandez

martes, 13 de septiembre de 2016

“DE LA BOCA PARA FUERA”

                POEMA
Esta vez sí es verdad, te lo juro.
No me vuelvo a enamorar… ¿Viste
la nueva vecina? Que buena está,
por una mujer así voy a pie hasta
la Conchinchina. A veces le pegunto
 a Dios, ¿por qué hizo la mujeres tan
bonitas? La vida sin una de ellas, aquí,
recostadita a mi lado, mirándome con
ojos de escuincle pedigüeño, no me
parece justo. Y volviendo al tema, te
decía; no me vuelvo a enamorar, las
mujeres se aprovechan del amor que
uno les pone con tanto entusiasmo y
entonces usan a uno de muchacho de
mandado, como si fuera su esclavo…
Voltea poco a poco, viene un monumento
de mujer, este si es el jonrón más largo
que ha dado Dios en toda su historia.
Voy a ver si agarro esa bola en el aire,
después te sigo contando, tu tranquilo,
confía en mí, yo no me vuelvo a enamorar.

Autor: Emilio Fernandez

lunes, 12 de septiembre de 2016

UNA REALIDAD SORPRENDENTE

        ¿FORMAS TÚ PARTE DE ELLA?
     Hola amiga(o) pensante. Los efectos psíquicos, en otras palabras, los efectos de los pensamientos, son toda esa realidad que estás viviendo.
    Tú sabes más que nadie como te sientes contigo mismo y en qué condiciones tienes tu mente y tu cuerpo. No hace falta que nadie te lo diga
   En el campo de la salud, el porcentaje de enfermedades y trastornos físicos es conocido. Este porcentaje cubre casi toda la gama de enfermedades conocidas.
   Pero como si eso no fuera suficiente, la persona que sufre una enfermedad o pasa por traumatismos físicos productos de accidentes, está predispuesto a severos efectos  psicológicos que agravan la condición y dificultan la recuperación.
   La asistencia psicológica forma parte de los tratamientos, en vista de que los pensantes no son capaces de mantener una actitud que no menoscabe su condición y ayude a mantener un clima interior que favorezca su recuperación
    Se cura el cuerpo y la persona puede llegar a vivir el resto de su vida con las secuelas psicológicas casando estragos en su actividad pensativa y afectando su calidad de vida.
    Para caer o arruinar la vida no se necesita hacer casi nada, una sola “decisión” (idea) lo manda al hospital o al cementerio.
   Por lo general las personas se interesan en sus casos, cuando ya han caído, cuando están gravemente enfermos, deprimidos o al borde de la locura.
     Durante todo ese largo tiempo que estuvo cayendo, se sintió “normal”, o se tomó una aspirina para el dolor de cabeza, o se dio unos baños con un menjurje que le preparó su brujo, pero no le dio más importancia, está muy ocupado con cantidades de actividades que si son determinante para su vida; como ver TV, chatear tonterías por horas, o quejarse de la situación hasta quedar sin saliva.
     Estas personas no se dan cuenta que pasan todo el día y parte de la noche pensando y pensando. Considerando y considerando. Recordando y recordando.
   Los pensantes hacen lo que saben hacer, pensar y pensar. Sus problemas y dificultades no son por “no pensar”, todo los contrario son por pensar y pensar demasiado.
    Se puede decir que piensan en exceso, producen una enorme cantidad de pensamientos diarios.
    De este hecho se puede sacar una conclusión sencilla; los pensantes tienen una alta producción de pensamientos de mala calidad y pensamientos vanos.
    De otra forma las vidas de los pensantes fueran en ascensor, subiendo y subiendo con el pasar de los días.
    Encuentras la causa y encuentras el problema y su solución. ¿Qué necesita un pensante y toda la humanidad para salir del atolladero o detener la eminente caída que lleva?
    Unos dicen que consciencia, yo no creo que sea solo falta de conciencia. Conciencia tienen, tanto como tú y yo, solo que no les da la gana de hacer algo al respecto.
    “Hay tantas cosas importantes” que estás nimiedades se pueden omitir o pasar por alto.
    Los pensantes no les gustan hacer ningún esfuerzo si pueden encontrar algún truco u otra forma menos exigente de sobrellevar sus asuntos.
    Corrígeme o considera lo contrario, pero la gente que más ayuda necesita, son los que menos les gusta sacrificar nada de su cómoda rutina o hábitos.
     Ellos actúan cuando ya llevan tres minutos bajo el agua sin poder respirar y la desesperación les obliga a mover los brazos para salir a flote y tomar aire. Diez minutos después siguen con su misma manera de ser y de actuar.
     Son capaces de entender que ya una vez se hundieron por no mover los brazos y las piernas, te lo cuentan como anécdotas, pero sus otras prioridades rutinarias no pueden abandonarlas por unos minutos para hacer ejercicios de brazos y piernas.
     La manera de pensar los está convirtiendo en personas infelices y enfermizas, pero no les provoca hacer nada por volverse mejores pensadores.
    Así veo un alto promedio de los pensantes que formamos esta humanidad. ¿Qué piensas tú?
     Ha sido un grato placer compartir lo que pienso. Que tengas buen provecho diciendo lo que piensas.  Nos vemos pensante.

  

domingo, 11 de septiembre de 2016

EL PRIMER Y ÚLTIMO BESO

                    POEMA
La conocí atendiendo atrás del mostrador
de una tienda. Bella estampa, bello trato.
Cruzamos las miradas usuales entre cliente
y encargada, pero surgió algo extraño que
no se pudo decir, pero nuestras almas supieron
interpretar. Me volví asiduo visitante de la
tienda, siempre con un presente para la
amable y cordial mujer que ya me tenía
en sus redes donde yo mismo había entrado
por mi propia voluntad. Ya cuando entraba
a la tienda, podía oír los comentarios y las
risas de sus amigas que le decían, “ahí viene
tu enamorado”. Ella palidecía y luego el
rubor le pintaba el rostro con el color de una
fresa. Le hice la primera cita, y ese domingo
la esperé en el parque con unos deliciosos
bombones de chocolate y la flor que más
se parecía a ella. El color amarillo de sus
pétalos armoniza con el colorido de su aura
con el brillo de su sonrisa y la candidez en
sus ojos. Allí viene ella, viene hacía mi
flotando como un ángel con su brazo derecho
extendido para hacer contacto con mí estirado
brazo izquierdo, en un esfuerzo de apresurar
el encuentro. Se asieron nuestros dedos, y en
cámara lenta nuestros rostros se fueron
acercando, y a escasos medio metro nos
desbocamos para iniciar el primer beso.
Ella se me colgó del cuello y me apretó
con toda la fuerza del amor que estaba
sintiendo y yo le devolví la furia amorosa
de mis deseos oyendo el trepidar de nuestros
ansiosos corazones. No sé cuánto tiempo
pasó, pero ese beso fue eterno y delicioso
mientras retuve le respiración para no perder
ni un detalle de lo que estaba experimentando.
Al fin aspiré y entre el aroma de su perfume
conocido, y el olor de un cuerpo deseado, salió
la fetidez nauseabunda del olor a cigarrillo.
La aparte de mi muy lento, para mirarla y
hacerle la pregunta hito, decisiva del gran
momento. ¿Fumas? Ella perdió el brillo de
pasión de su mirada, y casi en susurro avergonzada
me respondió que sí. Le dije; “mi amor no es
compatible con el olor a muerte, algún día
volveré por la tienda y si me sonríes, entenderé
que has elegido por aventurarnos en este amor
que vivir envuelta en el humo apestoso de
la muerte.

 Autor: Emilio Fernandez