Translate

lunes, 20 de febrero de 2017

CREENCIAS CRÓNICAS

¿CREES O NO CREES QUE PUEDES PROGRAMAR LA MEMORIA GENÉTICA?. 
   Hola amiga(o) pensante. Todo el problema de un pensante, es con el mismo, como piensa así es. No cree que se puede, y él no lo puede hacer, y si otro lo hace, entra en misterio o supone respuestas que no nieguen por completo su manera de pensar o creencia.
   Ser de mente abierta, es una expresión mal dicha. Las mentes están abiertas al pensante, y ellas solo aprueban lo que el pensante considere.
   Eres tú quien tiene que ser libre de ti mismo para pensar acerca de cualquier cosa. Las creencias crónicas, todas son prejuicios que actúan como barreras para la reflexión, para la observación, etc.
   En el grado que las creencias sean las que te tengan, en lugar de tu ser el que las tienes siendo libre, en ese grado el tiempo hace un fósil de ti.
   Una sociedad retrograda, es una sociedad dominada por creencias inamovibles. Pierde las posibilidades de progreso, y se va quedando poco a poco sin futuro.
   Esto puede estarle pasando a un individuo, y no es raro que la sociedad esté produciendo gran cantidad de pensantes crónicos en sus creencias. Desde los no pueden creer nada porque están convencidos que son manipulaciones, hasta el otro extremo que tienden a creer todo.
   En el mundo social no hay libertad sin barreras, las barreras son partes de las condiciones, así como la libertad. Pueda que te guste, pero no debes ir desnudo a tu trabajo.
   En cambio en el mundo propio, tú pagas y te das el vuelto. Eres autónomo, toda la libertad que te permitas, ASÍ SERÁ.
   ¿Desde cuándo no examinas esa vieja creencia de que algo no es como dicen algunos? ¿Desde cuándo no vuelves a examinar de manera objetiva esa idea de que algo es así, o no es así? Etc.
    Un pensante debe tener la suficiente libertad para revaluar cualquier idea o pensamiento cuando lo desee, pero sin engaños. ¿Qué quiero decir con esto? Que si examinas la creencia sin quitarte los lentes de esa creencia, la veras como la vienes considerando, una verdad indiscutible.
   El término absoluto, indica que es imposible de obtener,  considerar absolutas algunas ideas no es saludable para la cordura. Es impráctico para la vida operar con verdades absolutas.
   En todo caso, los pensantes le atribuyen el estado de absoluto a Dios, (todo lo sabe, está en todas partes, etc), entonces, no tiene sentido que otras cosas distintas a Dios sean absolutas.
   La duda, o dudar, no es el término conveniente para tener la disposición como pensante de examinar cualquier cosa, en nuestro caso específico, las creencias. No se trata de dudar, se trata de libertad.
   Entonces, ¿crees que es posible que se pueda influir con el pensar en la programación del genoma? Si no lo crees, permítete investigar y reflexionar el asunto, te puedes estar perdiendo de empezar ya, a producir cambios que aumenten tu resistencia a enfermedades, o neutralizar los factores hereditarios que puedan causar que se desarrolle una enfermedad mortal, etc.
   No se trata de hacer una cirugía mayor a tu cuerpo, donde ni que fueras cirujano lo puedes hacer. Tu cuerpo lee lo que piensas, tus pensamientos son señales, mensajes que activan una reacción de esa memoria genética como respuesta.
   El estado de salud de tu cuerpo en este momento, es la respuesta que está dando, de todas señales que recibe y entre ellas están tus pensamientos.
   Lo que ingresa al cuerpo, lo que percibe del interior y del exterior, todas son señales, y esta memoria genética está permanentemente haciendo cambios en sus códigos. La reprogramación ocurre aunque el pensante se niegue hasta “pensar”.
   Ya el tema de la alimentación, de los nutrientes necesarios que favorecen la salud física está resuelto. Y aun existiendo el conocimiento, es casi imposible para la mayoría de las personas mantener una dieta pura, sin aditivos que aunque se consideren inofensivos, son señales que producen alguna respuesta extraña del genoma.
   La actividad física es saludable pero, hasta qué punto evita enfermedades como el cáncer.
   De los fármacos, ya hay una legión de eminencias científicas que no se aguantan más, y se han quitado la bata blanca para decir sus verdades al mundo.
   Si no cuentas contigo, en verdad no se en quien vas a confiar para tener una mejor calidad de vida, con una salud física que no interfiera en tus quehaceres diarios, y sobre todo; “nadie quiere morir antes de llegar a viejo centenario”.
   Cuando algo no está bien en tu cuerpo es que le prestas atención. El resto del tiempo, lo ves en el espejo, pero es para que  cuidar su apariencia, muy importante en esta sociedad.

   Ha sido un grato placer comunicarme contigo.  Buen provecho con la flexibilidad de tus creencias.  Nos vemos pensante.