Translate

sábado, 4 de febrero de 2017

EL NIÑO QUE NO TUVO INFANCIA

 MICRO-RELATO
   Le decía el alumno a su guía espiritual, “no tuve infancia, no tuve tiempo de soñar y divertirme como cualquier niño. Las circunstancias me obligaron a solo ocuparme de buscar los medios para sobrevivir y me perdí de vivir la ilusión y la fantasía que veo en los rostros felices de los niños. El resentimiento y la amargura de esos años perdidos, de no vivir esas etapas, es mi lamento diario. Todo lo que he logrado con tanto esfuerzo no llena ese vacío en mi corazón; ¿qué hago? Le respondió el maestro. “Ya no puedes hacer nada con lo perdido; lo perdido, perdido está, pero veo que no has perdido el corazón, es el mismo que tuviste de niño, y aun puede identificar y añorar los inmaculados sentimientos que llenan la imaginación de un niño. Ahora quien lo tiene castigado eres tú; libéralo, déjalo ser, y veras el niño que llevas dentro saltar de alegría”.

Autor: Emilio Fernandez