Translate

viernes, 24 de febrero de 2017

IDEAS BRILLANTES Y DE CALIDAD

    SIEMPRE PUEDES SER MEJOR DE LO QUE ERES
  Hola amiga(o) pensante. ¿Ya has evaluado tus condiciones de pensador? (¿no? lee el antepenúltimo artículo). Si no has observado cómo están tus condiciones, no tienes en tus planes ser y estar mejor en tu vida.
   La forma usual de interpretar lo que es ser un buen pensador, es de acuerdo a las ideas brillantes que un pensante produzca.
 Se considera una idea brillante, una idea cuya materialización maraville al mundo y represente para el creador, reconocimiento, fama, y fortuna.
  Aquellos pensantes que hasta la fecha su producción de ideas brillantes es nula, casi nula o apenas sobresalen del montón, se sienten defraudados, se juzgan por las “IDEAS” que han producido, pero no saben de qué manera, o que tienen que hacer para volverse talentosos, genios o inteligente.
  Con esta manera de evaluar lo que es ser un buen pensador, los pensantes que no han recibido reconocimiento, fama y fortuna por sus ideas, o viven frustrados o se resignan a creer que la genialidad es un golpe de azar de la naturaleza u otro poder divino que le da la exclusividad a alguien.
   Un pensante que no pueda mantener su mundo interior y su cuerpo en armonía, no importa cuántas ideas que revolucionen el mundo social produzca, es para mí un pésimo pensador.
   Existen muchos pensantes que no pueden entender como un personaje famoso, con todo el dinero para vivir sin ninguna clase de apremio, su vida personal sea un infierno, o que deba recurrir a el alcohol, drogas o padezca conductas que llevan su salud física y mental a la ruina.
   Por eso no es extraño que algunos afirmen que la genialidad está asociada a la locura. Es decir que si quieres ser un genio, tienes que tener tu toque de “locura”.
   Ahora, si los pensantes consideran que la falta de control y libertad del acto de pensar, es causa de que baje la producción de ideas de calidad para su salud física y mental, se pone en una posición de poder enfrentar el problema.
   Eres quien crees que eres, eres como eres porque eso es lo que crees de ti.
   Estas ideas son creencias que ya están instaladas en tu mente en el área consciente o inconsciente, y están activas o se activan cuando el sistema automático de la mente, perciba que es el momento adecuado.
  Hay muchas creencias crónicas, ideas que ha echado raíces a tal punto, que pareciera que si las quitas se derrumba todo tu mundo.
   No existe un comportamiento del cual no tengas una creencia o idea que te diga que esa es la manera de ser. Pueda que no te guste alguna particularidad de tu personalidad, pero no las cambias si no cambias las ideas básicas que están sin tu control, obligándote actuar de esa manera.
   ¿Y por qué no tienes el control?  Debido a que en algún momento de tu pasado cuando produjiste estás ideas, no tenías control del acto de pensar.
   Hay muchas situaciones donde se pierde el control, y no todas son igual para toda persona.
    El dolor, las enfermedades, accidentes, estar bajo efectos de drogas, estados emocionales bajos, como ira, miedo, aflicción, etc,  se pierde el control de la actividad pensativa y los pensamientos que allí se producen por lo general son de mala calidad.
   Un pensamiento de mala calidad es, un pensamiento que más es lo que te perjudica que lo que te beneficia. Muchas ideas parecen buenas soluciones a corto plazo, o para salir de la emergencia, pero a largo plazo el costo que hay que pagar es muy alto.
    Un pensante cuyo auto-determinismo es débil, tiende a ser manipulado con más facilidad, y se le puede inducir a que piense o haga acuerdo con “creencias” de otros, que luego se convierten en sus creencias y no hay manera de que pueda reflexionar el asunto. Algunos comentan; “no hay manera de hacerlos entrar en razón”.
   Entonces amiga(o), si ya sabes que al probar “pensar nada” no hubo manera de mantener la atención en el ACTO de pensar mientras parecía que tenías la mente “en blanco”, tu control tiene fallas, necesita ser fortalecido para poder asumir el mando de tus creencias.
    Tu personalidad es un compendio de ideas o creencias que tú has decretado, que tú has concebido por iniciativa propia o por haber sido inducido de alguna manera por alguien o por las circunstancias.
   Un dato que se insiste en recomendar a los emprendedores es salir de su zona de confort, bueno amiga(o), la personalidad es la que determina la fijación o no de la zona de confort.
   Se hace costumbre o hábito los comportamientos o manera de ser, luego dejar de ser de una manera o cambiar a otra no se hace fácil. Pero si le entras por ganar control del acto de pensar te haces más dueño de ti, y rompes cualquier barrera.
    Ha sido un grato placer compartir.  Buen provecho con esas ideas enrumbadas a tu mejoramiento personal.    Nos vemos pensante.