Translate

viernes, 17 de febrero de 2017

¿QUÉ TAN BUEN PENSADOR ERES?

APRENDE A EVALUAR TUS CONDICIÓNES DE PENSANTE.
    Hola amiga(o) pensante. Si quieres que algo suceda, debes hacer que se haga realidad. Si necesitas un punto de apoyo para mover el mundo (Arquímedes) no pierdas tiempo buscando a tu alrededor, te tienes a ti.
   El apoyo de una persona en sí mismo depende de las condiciones en que se encuentra.
  Muchos pensantes tienen el conocimiento, el deseo y el poder, pero no están en condiciones. ¿Qué hacer en estos casos?
   En las entradas anteriores tocamos el tema de la programación de la mente y la mente genética. Tu mente es aquella donde tienes registro de todas las experiencias vividas con sus consideraciones, decretos o postulados hechos durante toda la existencia.
  La mente genética, es lo que se visualiza como el genoma humano o ADN, cuyo registro acumula toda la experiencia evolutiva de esa especie.
  ¿Te interesa hacer algo por tu salud física o tu salud mental? ¿Deseas hacer mejoras en tu personalidad, o adquirir nuevas actitudes? ¿Quiere ser creativo o potencial tu creatividad?
   Si estás en algunos de esos deseos, hay que revisar las condiciones en que te encuentras como pensador en este momento. De nada te sirve la teoría o saber que eres dueño de un poder increíble, mientras mueres insatisfecho de ti. 
   No voy a seguir diciéndote que eres un genio, un poderoso psíquico y que eres dueño de un potencial inmensurable, si ya estás de acuerdo que es así.
   Manos a la obra para evaluar tus condiciones; “prueba pensar nada”, ¿cuantos segundos puedes permanecer atento al acto de pensar, pensando nada? (Nada es ninguna cosa, nada)
   Solo segundos, si aguantas un minuto sin que te desvíes a pensar en algo, tiene buen control del acto de pensar.
   He explicado esto varias veces, pero lo recuerdo; Pensar nada, no es igual que; “no pensar”, nadie puede lograr no pensar, siempre se está experimentando o sintiendo algo, y mientras haya consciencia hay actividad pensativa. Tratar de no pensar empeora el descontrol del pensar que se padece.
  “Piensas y existes”, “paras de pensar, no existes”. Los problemas en que se haya metido un pensante se deben a su pensar, pero igual todos los éxitos obtenidos son gracias a su pensar.
   Te pongo un ejemplo de control o dominio; Un conductor para lograr control de su vehículo, le mete los frenos hasta el tablero, lo detiene y se queda ahí parado con el freno hundido. ¿Crees tú que está mejorando su control?, ¿se está volviendo un mejor conductor?
   Obvio mi querido Watson, con el acto de pensar pasa lo mismo, metes los frenos y tratas de no pensar y empiezas a inflarte como un globo hasta que estallas.
  Por eso te pido que PIENSES nada, manteniendo la atención en el acto de pensar nada, unos pocos segundos.
  Hay técnicas donde pones la atención en la respiración, y se te explica la mejor manera parta deshacerte de los pensamientos hasta permanecer pensando nada. Los beneficios son increíbles, si quieres prueba meditar.
   La diferencia con Pensando Nada es que los objetivos difieren. Meditando vas buscando los efectos de la quietud, la paz y el equilibrio interior que se produce con este estado, como deshacerte del estrés, la intranquilidad, etc. En cambio Pensando Nada, el objetivo es recuperar el control del acto de pensar. Y te aseguro que mientras lo logras obtiene los mismos beneficios en tu mundo interior.  
   Entonces, es “pensando” que se soluciona cualquier dificultad, es “pensando” que vas a producir las ideas, es “pensando” que vas a tener cogniciones y te vas a volver una persona de conocimiento profundo.
   Con esta prueba de pensar nada, el pensante puede cerciorarse como están sus condiciones de operador del acto de pensar.
   El resto de las condiciones que tienen que ver con la personalidad, la salud física y mental, son productos de los pensamientos que produces PENSANDO.
   El comienzo para poner orden en el mundo propio está en la actividad pensativa.
   Te puede parecer algo absurdo estar Pensando Nada con la atención puesta en el acto de pensar. Las ganas son de ir a resolver esa actitud timorata que te impide ser eficiente.
    La dificultad aparenta ser la actitud timorata, y es con ella que se tiende a combatir, pero no mi amiga(o), esa actitud es efecto de unos pensamientos que se produjeron estando en una situación de descontrol, quien sabe en qué momento de tu pasado.
    El problema fue descontrol en aquel momento y sigue siendo descontrol en tiempo presente con respecto a esa actitud, ya que los pensamientos están activos, son parte del programa en tu mente y ella cumple su función con fidelidad.
   Haz la prueba si te interesa que en tu mundo cambien las cosas.

   Ha sido un grato placer. Buen provecho con los resultados de tu control.   Nos vemos pensante.