Translate

miércoles, 15 de marzo de 2017

“HÁGASE SU VOLUNTAD”

 VICTIMAS Y VICTIMARIOS. ¿CUÁL ES TU POSICIÓN?
  Hola amiga(o) pensante. Causa y efecto, no hay un efecto sin una causa. En el mundo de cada pensante los hechos suceden como él lo considere o lo interprete.
  Si el pensante considera que lo que le sucede o le ha sucedido, la causa viene de una fuente exterior y no tuvo nada que ver, “hágase su voluntad”.
   Se cumple su decreto sin la intervención divina, y luego le pregunta en sus momentos de agonía a la divinidad en la que cree, “¿por qué le manda ese castigo?”.
   Y luego salen otros pensantes compasivos, a terminar de lanzarlo por el barranco, compadeciéndolos y justificando lo débil, pobre, ignorante o incapaz que es.
  Estos defensores de los “derechos humanos”, son expertos en demostrar cómo se nace para ser víctima impotente toda la vida. “Siempre la culpa la tiene alguien más” y trabajan para demostrar como el pobre no tuvo nada que ver.
   Hay frases célebres de gran profundidad filosóficas, acerca de la responsabilidad que cada quien tiene con lo que le sucede en la vida y sus padecimientos, pero solo se le rinden honores a las palabras, por decir una verdad de Perogrullo.
   No saber leer y escribir puede llamarse ignorancia de los conocimientos que la humanidad ha acumulado, pero nadie puede considerar a un pensante analfabeta, como un inútil irresponsable de sus actos.
   Nadie puede demostrar que carece por ese hecho de dignidad, de integridad, de responsabilidad por su vida y que de paso se considera siempre víctima, nunca causa de lo que le sucede.
   Sin embargo, si se puede demostrar lo contrario, hay muchos “educados, profesionales, sabihondos; que son unas sanguijuelas de la humanidad, y carecen de dignidad, integridad y responsabilidad. Cuando se supone que la educación “dignifica”, hace al hombre honorable.
   (Cuidado amiga(o), el conocimiento es una herramienta indispensable y hay que estar actualizando permanentemente, si no se quiere tener las mayores probabilidades de perder, en el juego de competencia social).
  Víctimas y victimarios están jugando un juego, que puede ser el último que se juegue en este planeta, o por lo menos durante unos miles de años.
   Por un lado las victima pierden el tiempo culpando y no hacen nada por volverse pensantes poderosos, y por el otro lado los victimarios tienen la consciencia tranquila, porque saben que las víctimas se lo merecen; “nadie los mando a ser tan...pendejos”
  Dentro de las pequeñas comunidades siempre despiertan algunos pensantes con sueños libertadores, sueños de justicia y de cambios radicales en el supresor sistema. Estos pequeños voceros crecen como líderes y algunos remontan la cuesta para llegar a las posiciones de ensueño, “poder, fama, fortuna, etc” y luego, ni sus propios padres reconocen a los personajes.
  Sus vecinos, amigos y familiares se sienten decepcionados y traicionados por estos nuevos políticos que salieron de entre ellos a imponer justicia. Y lo que más les duele, es que nació, y se crío viviendo las mismas necesidades, lo que les hacía suponer que, “ese”, si iba a comprender sus problemas.
  Los personajes salieron a mejorar el sistema y el sistema se los engullo, sin siquiera lavarlos y desinfectarlos. Ahora te sugiero algo, no sigas considerando que el tipo a la tipa se dejó corromper, el hecho es que nunca se ocupó de volverse un pensante plenamente auto-determinado.
  Un pensante auto-determinado sus principios son de gran calidad ética, sus decisiones siempre buscan causar el menor efecto negativo que pueda. Sus actos van acorde con la filosofía que predica, etc.
   El sistema somos todos, si quieres que el sistema cambie a mejor, no dejes la responsabilidad en unos cuantos que están sufriendo las consecuencias por alzar la voz.
  Todos podemos cambiarnos, todos podemos convertirnos en mejores pensantes, todos podemos ser “CAUSA” y reconocer que; aunque se sea efecto o víctima, fuimos “CAUSA” de ser efecto o víctima.
   Retoma el control de la actividad pensativa y libérate de ti mismo

  Ha sido un grato placer.  Buen provecho con tu causalidad.  Nos vemos pensante, dentro de diez días aproximadamente.