Translate

lunes, 17 de abril de 2017

CONSCIENCIA PLENA

   ¿ERES CONSCIENCIA O TIENES CONSCIENCIA?
  Hola, amiga(o) pensante. Todo pensante es en esencia, consciencia plena. Consciencia que a duras pena puede usar, y está intentando por todos los medios volver a su estado natural.
  La adquisición de conocimiento fue el recurso usado para sustituir la aparente pérdida de consciencia. Mas aprende, más “consciente” cree que se vuelve.
  De la profundidad de algunas filosofías recomiendan el proceso de “desaprender”. Se debe dejar el conocimiento o consciencia adquirida para alcanzar el estado natural de ser.
  Volver al estado natural de ser, es en apariencia un proceso de pérdida, hecho que contradice el objetivo de sobrevivir que mueve la vida.
  El propósito aparenta cambiar de dirección, y se tiene la impresión de querer morir, sucumbir; dejar de existir sufriendo todos los efectos negativos que ese hecho muestra en la vida.
  La aparente contradicción es la barrera que le enfría el guarapo o le quita el valor a muchos de los que sueñan con alcanzar la libertad plena. Estos pensantes quieren ganar, pero no están dispuestos a perder.
 Sin embargo, otros muchos pensantes vencen sus falsos temores, y se arriesgan a perderlo todo, se arriesgan a desaparecer.
  Pero hay una segunda barrera, se quiere alcanzar plena consciencia para hacer uso del poder, para demostrar a otros la diferencia y todo lo que se puede lograr con ese estado de ser.
  Algunos pueden preguntar. ¿Entonces, que gracia tiene trabajar tanto para dejar de existir, si la lucha es por la paz, la salud, la prosperidad interior y exterior?
  La vida de un pensante es el resultado de sus pensamientos, consideraciones o ideas. Esta es la vida que se pierde, esta es la vida que está viviendo en este momento y que está hecha un desastre, tanto en su interior como en su relación con otros y el universo.
  Recuperarse para ser consciencia plena, no implica estar forzado a dejar de existir o abandonar “el juego de la vida”. Es en ese estado original que se dio comienzo a esta existencia y se sabe cómo causar para persistir en el espacio-tiempo.
  Solo que ahora el pensante vuelve a tomar el control de su destino. Es causa consciente de su actividad pensativa y los pensamientos que produce para experimentar sus efectos o para convertirse en lo que ha decidido, responden a su voluntad.
  Su mente a la que nunca abandona, no importa las vidas que viva, tendrá un contenido para operar, alineado a los objetivos o metas que el pensante ha trazado.
  La armonía solo es posible para un pensante “en causa consciente” de su existencia.
  Lo males y enfermedades que abarrotan el mundo, son la muestra de la vida que va a perder si emprende el camino de la auto liberación.

   Ha sido un grato placer. Que tengas buen provecho en tu andar hacia la consciencia plena.  Nos vemos pensante.