Translate

domingo, 21 de mayo de 2017

LA ESTOCADA

                 POEMA
¡Volviste! Ya estaba resignado,
mi corazón había perdido toda
esperanza, quedó latiendo con
monotonía para fluir la sangre,
mi alma se arrinconó donde no
le pegara la luz del mundo, y yo
le puse una tranca de acero a las
puertas del amor. Pero volviste,
te vi entrar a la casa y el corazón
dio un salto de alegría, mi alma salió
del oscuro rincón y destrabe la puertas
del amor para recibirte de nuevo.
Me apresuré al creer que venias
a recuperar nuestro amor, y el corazón
cubierto con las banderillas que le
clavaste para torturarlo, se puso
de pie a latir emocionado, pero no sabía
que regresaste a darle la estocada mortal,
ya que volviste para recoger tus enseres.

Autor: Emilio Fernández