Translate

viernes, 26 de mayo de 2017

LA NADA PARA LA LIBERTAD

AUMENTA LA PRODUCCIÓN DE IDEAS Y DEJA DE SER  DEPENDIENTE
   Hola amiga(o) pensante. La Nada es una pertenencia del espíritu o del pensante. La Nada no se puede percibir con los sentidos, ni con aparatos, ni se puede comunicar a otros; pero aquel que observa La Nada, materializa sus pensamientos.
  No se puede decretar y esperar que se haga realidad lo que se piensa sin observar La Nada. Por ejemplo; si el pensante presiente, dice o afirma que hay algo, o que tiene algo, experimenta los efectos del algo que está pensando así no sepa “que es ese algo”. Y nadie más lo experimenta o lo puede sentir.
  Quizás dentro de una hora o diez años este pensante compruebe que “había Nada de ese algo” que pensó, que solo era su creencia,  pensamiento o imaginación, pero nadie le quita que durante ese tiempo que cría firmemente que había algo, experimentó los efectos de esa consideración. Sufrió los efectos y estos efectos o síntomas pudieron hasta ser visible para otros.
  Este pensante imaginó y dijo que había algo donde “había Nada”, el único que sufrió por ese algo fue él, solo él que lo pensó, y dejó de existir los efectos del algo cuando se dio cuenta de La Nada de un Algo que consideró. Sin la Nada el pensante no puede localizar algo o asumir que hay algo.
  Mientras no piense y observe dentro de la caja, no puede saber si el gato está vivo, muerto o existe.
  La realidad objetiva (el objeto, lo material) y la realidad subjetiva, (lo que piensa o cree el pensante) En el fondo de esas dos realidades no existe diferencia cuando nos referimos a un “observador”, a un pensante.
  No es posible la misma idea o pensamiento en dos pensantes. Cada idea es una creación diferente. La comunicación entre pensantes hizo posible “compartir ideas” o realidades, pero quitas la comunicación y el universo es tuyo, solo tuyo, es tu creación.
  No se tiene que buscar una definición que describa o explique cómo está hecha La Nada. Puedes complicarte la vida preguntando ¿qué hay antes del principio? Si encuentras algo, no te has respondido la pregunta. Debes seguir buscando ese algo antes del principio.
  Por eso, el hombre acostumbra a cerrar el ciclo diciendo sin querer o queriendo; vino se originó o fue hecho de La Nada.
  ¿De dónde te vino esa idea? De La Nada mi amigo. “¿Y se creó el universo? De La Nada”.
  Así puedes pasar la eternidad, hasta que concluyas que antes del principio “Hay Nada”. Si no lo consideras, no puedes desatarte el nudo del cuello. Existe porque lo estás considerando.
  ¿Y qué es la Nada?... Nada, es una idea perteneciente al observador, al pensante o espíritu. No consultes a la mente, ni busques en el diccionario, los conceptos que ellos te den se refieren a otro contexto.
  Un paréntesis. Me gusta jugar con esta incertidumbre. Te dejo una pregunta. (Es un juego para distraerse): ¿Si no existía tiempo, en absoluto, con qué tiempo se creó el universo?
  La Nada es principio y fin de toda aquello que persiste. (Y ojo, todo lo que persiste crea tiempo, el movimiento te da una apariencia que el tiempo transcurre, pero es la persistencia de algo que lo crea para el observador). Mira a tu alrededor, mira en tu mente, mira en tu mundo interior, solo hallarás aquello que persiste, o que dura. Deja de persistir, no existe, no hay tiempo, “hay Nada”.
   El pensante que no se puede mantener tranquilo considerando La Nada, lo material y sus significados lo domina, lo posee. La mente es un compendio de contenidos de significados adosados a un algo, y esos algos están hechos de energía, persisten, crean tiempo.
  Tanto pensar Nada, como pensar Algo, es la misma acción. Si se puede pensar algo, porque no se puede pensar Nada. Has la prueba y experimenta su efecto, observa el efecto y saca tus conclusiones.
   A veces me dicen; “pude poner la mente en blanco”. En verdad yo no sé poner la mente en blanco, ni la quiero poner en blanco. Me conviene que esté llena de datos.
   Cuando pienso “Nada” o pienso “Algo”, la mente deja de PROCESAR. No dejo que me interrumpa. Eso es lo que hace parecer que se tiene la cabeza vacía, la mente en blanco o no se está pensando cuando se piensa La Nada.
   Pensar Nada, es lo contrario de “no pensar”, a menos que se refiera a “no pensar, pensamientos con significados o un algo).
  Hay un truco para los que insisten en “no pensar” o “dejar de pensar”. Piensen la idea de “no pensar”. Igual están pensando La Nada, pero por lo menos no van en contra de su virtud y fuente de vida y poder que es producir pensamientos, pensar.
  ¿Qué beneficios tiene pensar La Nada? ¿Va a ganar algo con eso, o con poder pensar Nada va a resolver sus problemas?
   Loa beneficios ya los he dicho antes. Pero responder a estas preguntas, para los que necesitan ser motivados, prefiero que entienda y haga realidad la idea de Nada. No estoy vendiendo, para estar pulsando botones y despertar a quien quiere seguir durmiendo.
   De seguro estoy, que si hace realidad la idea, su vida como pensante va a ser diferente, para su bien. Me va a necesitar menos, esa es mi oculta intención, que se libere, que genere su propio entusiasmo, su propio ánimo, y no necesite un cargador como los móviles.

    Ha sido un placer.  Buen provecho pensando La Nada.  Nos vemos pensante.