Translate

lunes, 15 de mayo de 2017

SUEÑOS Y PENSANTES

SUPERVIVENCIA O MUERTE DEL INMORTAL
  Hola amiga(o) pensante. Los sueños son inmortales como lo eres tú, el tiempo confunde y parecieran que mueren, y cuando reviven se sienten como si vivieran por primera vez.
  Tanto el soñador como el sueño son uno en sí mismo, cuando él cree que muere, mueren sus sueños y cuando cree que sus sueños mueren, él se muere.
  Una vida así, la llevan muchos pensantes, cuyos únicos sueños son las necesidades que le induce su entorno. Llegó a una nueva vida y no ha despertado de su aparente muerte.
  El estado de inconsciencia del pensante es muerte en los términos que exige la supervivencia. Una supervivencia impuesta por la dependencia de un organismo físico.
  Todo el caos y sufrimiento de la humanidad, es promovida por la inconsciencia. La indiferencia y esa actitud de; “no me importa” tiene un asidero, allá en el fondo de todos sus argumentos humanos, sabe que no sufre esta mortalidad.
   Para un ser de inmortalidad física, la supervivencia es una burla que lo mantiene menoscabado y sometido a limitaciones. La adaptación e identificación con el cuerpo le ha hecho olvidar y descuidar su propia naturaleza.
 Encontrar la confianza en sí mismo, que tanto necesita, le es casi imposible estando dentro de las limitaciones y fragilidad de un cuerpo físico.
  La poca confianza en su poder lo logra con recursos materiales que pueda adquirir para proteger el cuerpo y destruir el cuerpo de otros.
 Esta clase de juego humano, con pensantes inconscientes ha perdido calidad. La calidad de vida y las satisfacciones que se provee el pensante a través de la ejecución de sus sueños se ha perdido, y la apatía y el aburrimiento llevan a los pensantes a actos irracionales.
  Para despertar de la inconsciencia hay que comenzar a separar al pensante del cuerpo y la mente. Pero primero comienza con el cuerpo, es mucho más real para ti, experimentar lo que siente el cuerpo.
  Mientras el pensante se sienta y este identificado con el cuerpo, despertará cualquier cosa y creerá que ha despertado. Nadie le niega la felicidad que experimente, es libre de disfrutar hasta el dolor si así lo desea.
 Los sueños de un pensante no son cualquier clase de sueños, son la razón de su existencia. Despierta amigo(a).

  Ha sido un grato placer. Buen provecho con tus sueños.  Nos vemos pensante.