Translate

miércoles, 15 de noviembre de 2017

ATARDECER DE UNA GOLONDRINA

                 POEMA
Golondrina que revoloteas al atardecer
para hallar un lugar donde dormir y
descansar de los golpes de la vida.
Aquí estoy, con los brazos abiertos,
con todo el espacio de mi pecho,
disponible solo para ti.
Protegeré tu sueño, te abrigaré
de las lluvias y cuidaré que despiertes
con una amplia sonrisa de dicha.
Placer que querrás vivir cada orto
por el resto de tu vida.
No revolotees más, la vida es corta
y pesarosa cuando pasa la primavera.
Desde aquí te he estado mirando,
observo tu cansancio y desanimo,
la esperanza se va frustrando,
el ocaso está a punto de extinguirse
y las tinieblas espantan el valor,
señal para atraer depredadores
de agotadas golondrinas que no
han encontrado un lugar seguro,
donde se le trate con amor.
La tenue luz que se asoma por el
horizonte es producto de mis ruegos
al sol para que te diera oportunidad,
pero el tiempo y la energía se acaban
y los corazones sufren infartos,
imprevistos que troncan las esperanzas.
Ven a mi amor y haz de mi tu nido
para el resto de nuestras vidas.

Autor: Emilio Fernández