Translate

viernes, 1 de diciembre de 2017

¿CANSADO DE PENSAR Y POCA PRODUCTIVIDAD?

AQUÍ TIENES COMO ENCONTRAR EL ESTADO IDEAL
   Hola amiga(o) pensante. ¿Cansado de pensar? ¿O frustración por no producir pensamientos que se materialicen para beneficio de la salud física, mental, espiritual y sobre todo para producir las mejores actitudes para encarar las circunstancias diarias de la vida?
  Si percibes esa frustración, no continúes sin hacer algo al respecto, ya que la invalidación a la que te estás sometiendo arruinará por completo tu vida.
  La etiqueta de mal pensador, pensante poco inteligente o incapacidad para sanarse a sí mismo, se impregnará en la personalidad y serás un dependiente toda la vida.
  ¿Piensas muchas cosas y “no le ves el queso a la tostada”? Es decir, no ves los resultados que deseas, entonces mi querida amiga(o); PIENSE NADA.
  Insista en “pensar Nada”, piense sin contenidos, encuentre la neutralidad de “pensar Nada” y descanse.
  Descanse un poco, algunos usan la expresión; “poner la mente en blanco”. Usted la “pone en blanco”, debido a que no le genera contenido a su pensar.
   Y aquí es donde la mente se dispara a proponerle todo tipo de argumentos para que PIENSE EN ALGO.
   Pero ya usted está consciente que de tanto “pensar en algo” se está volviendo loco, se está auto-destruyendo, arruinando su salud y generando estados de ánimo que lo aplastan contra el piso.
   Tómese ese descanso “pensando Nada”. Pensar Nada, es pensar. Se requiere una exigencia de la atención en un enfoque, que casi nunca lo hacemos.
  El enfoque de la atención en la Nada de significado, produce consciencia por iniciativa propia. Tu como pensante te haces estar consciente, de una manera plenamente auto-determinada, sin incitadores externos.
  La consciencia que en este momento se tiene, casi toda es como reacción a los estímulos, señales o mensajes externos.
   El cuerpo físico es captador nato de percepciones que interpreta para su supervivencia y estos cómputos se convierten en “CONSCIENCIA” para el pensante. Por eso los magos e ilusionistas se burlan de nosotros y la vida es una suerte de obstáculos “invisibles”.
   Otro aspecto proveedor de consciencia, es toda la información recibida en la vida y registrada en la mente. Cosas como el conocimiento y la experiencia, proveen consciencia.
   La misma mente registra cualquier cantidad de información o percibe e interpreta señales fuera de la atención del pensante, por lo que le da una conciencia al pensante de la que está inconsciente.
   Repito: “le da una consciencia al pensante de la que está inconsciente”. Es decir, todas las conductas fuera del control del pensante, o las llamados enfermedades mentales, son todas, conciencia que la mente le hace llegar al pensante.
  Y el pensante se siente impotente de salir de esa inconsciencia con respecto a esa consciencia.
  El loco que se cree Napoleón Bonaparte, es toda la consciencia que tiene en ese momento. Está tan metido en esa consciencia por fuerza de la mente, que lo matan, y él insiste que es Napoleón. La única cosa de la que puede estar consciente.
  “Hacer Nada” como he llamado este ejercicio, no solo se ejercita el control del acto de pensar. Se beneficia el control de la atención y se crea consciencia de la manera natural para un ser espiritual.
  Es decir, el ser pensante debe ser capaz de generar su propia consciencia por propia iniciativa. Estando por completo en el papel de Causa.
   En las enseñanzas de Lao Tse en el “Tao te King”, dice: “Aquel que se da al estudio aumenta día a día. Aquel que se consagra al Tao disminuye día a día. Disminuye y sigue disminuyendo para llegar a no actuar más. Por el no actuar no hay nada que no se pueda hacer. Es por el “no hacer” que se gana el universo”.
  Todo el conocimiento que nos provee consciencia, es lo que se adquiere o se aprende en un mundo o en un universo que comprobado está, es una ilusión.
  El conocimiento de este algo (universo) que nos hace ser sabios e inteligente ante los demás, es producto de una realidad subjetiva, una realidad sustentada por pensamientos de quienes son la verdadera verdad. La verdad que están buscando fuera de ellos.
  El pensar la Nada o “Hacer Nada”, genera como efecto un estado muy especial para un pensante. Yo lo he denominado, el ESTADA IDEAL.
  Es un estado ideal, para a partir de ahí, dar rienda suelta al poder creativo de todo pensante.
  Antes de tomar una decisión, escribir un poema, o considerar una idea para solucionar un problema cualquiera, recomiendo al pensante asumir “EL ESTADO IDEAL”.
  En otras palabras; “haz Nada”, tomate unos segundos, y concibe la idea de Nada, y estando en el efecto de esa idea, decretas lo que quieres saber.
   Es decir, permaneces unos segundos “sabiendo”. Durante esos segundos no te pones a buscar ideas, sencillamente decides que SABES. (Acerca de lo que quieres saber)
  Pasados esos segundos, es que te vas a poner a escribir o pensar la idea (el contenido) que ya sabes.
   Al principio vas a desconfiar de ti, (el ego) ya que “la mente sigue en blanco”. Impresión producto de la costumbre de estar observando mientras se generan las ideas. Es decir, quieres ver para saber. Si no ves algo o el contenido de la idea, no crees que sabes.
  Pero tú eres la fuente y tienes todo el saber y respuestas que necesitas, no es prescindible ver para saber, ni usar palabras para grabarte lo que sabes.
  La confianza en ti se elevará como la espuma, ejercítate “Haciendo Nada”. Así comienzas el camino de la auto-realización y te mantienes progresando.
  La vida social se seguirá acelerando, percepción que se tiene por la cantidad de ciclos de acción en las que nos estamos involucrando y hace que no haya mucho tiempo disponible.
  Pero el pensante no puede dejar de atenderse, no puede o no debe dejarse a un lado, debido a que siempre existen prioridades o compromisos que atender.
  El “no tengo tiempo”, o “lo hago después”. Un después que no tiene fin, es indicativo de que el pensante se está abandonando.
  Después que aprendes a “Hacer Nada”, hasta el tiempo que pasas sentado en el retrete puedes crear el estado IDEAL para inspirarte, para generar entendimiento de los aspectos oscuros de tu personalidad, para entender situaciones que te generan malestares y no hayas respuestas, etc.
  No busques a alguien quien sepa más de ti que tú mismo. Date un voto de confianza, en ti encontrarás todas las respuestas que quieras.
   Y “Haciendo Nada”, es mi aporte, un medio sencillo de alcanzar el estado pleno de consciencia. (Mientras estemos en este universo siempre será temporal, por brevísimos segundos, pero suficiente para saciar toda la sed de sabiduría que se tenga)
  El gran maestro Lao Tse: remata con esto: “Solo la nada se inserta en lo que no tiene grietas. En lo cual yo reconozco la eficacia del no hacer.
   Por supuesto que tendrás trabajo que hacer, pero las ganancias reditúan con creses el tiempo de dedicación a uno mismo.
   Ha sido un grato placer. Buen provecho con tu estado ideal.  Nos vemos pensante.

  .