Translate

jueves, 28 de diciembre de 2017

ENGREÍDO

            POEMA
Miren como esas mujeres
se jalan las greñas por mí.
Es que soy lo mejor, soy irresistible,
disfruto verlas peleándose para
ver quién se queda con este humilde
fruto, que la naturaleza se esmeró
en hacer su cuerpo a la perfección
y dotarlo de envidiada inteligencia.
La competencia entre las féminas
pica y se extiende, ya que, mujer
que le clavo la mirada o ella me ve,
así yo no la vea, tiene que agacharse
para subirse la prenda íntima que se
quita última cuando quiere consumar
el amor, porque se le cae.
Estoy sobrado, no tengo competencia.
Estoy acostumbrado a ver los ojos
de furia de pseudo galanes que hacen
el ridículo intentando desenganchar
la presa de mi anzuelo. Peces que se
niegan a morder carnadas comunes,
que no le ofrecen la exquisitez como la
de este chocolate para las diosas
que soy yo.
Heme aquí, imaginando tonterías
como un mismísimo idiota
que no puede con el peso
de los fracasos amorosos
en el amor, y no le ha quedado
otra opción que repasar relamidos
labios y exprimidos corazones
que ya no les quedan ni una gota
de amor porque ellas siguen suspirando
por quienes les hicieron sentir
 de verdad, las pendejadas que yo
he estado inventando, y que tu…
por poquito te las crees. Ja, ja, ja…
(Feliz día de los inocentes)

Autor: Emilio Fernández