Translate

viernes, 16 de marzo de 2018

PENSANTE AL NATURAL


   CONSCIENCIA DE SER QUIEN ERES EN VERDAD

    Hola amiga(o) pensante. Un actor no se debe quedar atrapado en un personaje o rol, por mucho éxito que le haya permitido lograr.
  De hecho, sucede, y no solo a los pensantes de profesión de actor para el cine o el teatro. Todos los pensantes somos en cierto modo actores en la vida.
  El pensante desempeña distintos roles, pero a diferencia de los actores, no tiene un director que le de las características o exigencias para el personaje a interpretar.
  Cada pensante escribe y dirige el diseño de su personalidad. En este proceso influyen distintos factores externos a parte de su propia iniciativa.
  El pensante cuya virtud innata es CREAR, por lo general termina convirtiéndose en sus creaciones, de tal manera que no puede identificar su esencia o estado natural como creador.
  Separarse de la personalidad para volver a tener un punto de vista externo, objetivo, con control y consciencia de lo que debe proveer a ese rol o manera de ser para lograr sus objetivos, o para no actuar en detrimento de su vida, le es imposible cuando está atrapado.
  La búsqueda desesperada de muchos pensantes a estados más elevados de consciencia, es la lucha por separarse de la realidad subjetiva que han creado.
  Una de las mayores dificultades que tiene el pensante para volver a su estado NATURAL, es el conocimiento.
  ¿Quién no desea tener mucho, mucho conocimiento? ¿Quién no sabe los beneficios que da el poseer todo el conocimiento que sea posible?
  La sabiduría engrandece al pensante ante sí mismo y ante los demás. Sin embargo, este añorado SABER, por ser tan valioso, casi nadie se quiere desprender de él.
  Con la personalidad el pensante es lo que sabe, vale cuanto sabe, pero se olvida que lo que sabe no es la verdad absoluta, se olvida que el conocimiento es información relativa acerca del juego en este universo, para ser usado con el propósito de resolver y encontrar soluciones que permitan un mejor desenvolvimiento.
  El conocimiento forma parte fundamental de la personalidad, y esto hace difícil separarse de la personalidad o de algún rol o actitud, sin separarse del conocimiento.
  Conocimiento no es solo lo que se aprende en la escuela o la experiencia que deja la vida. Conocimiento son también todas las consideraciones o ideas que el pensante produce y que se convierten en su manera de pensar y de ser.
  Las deducciones, conclusiones, suposiciones, creencias, etc. que produce el pensante las usa en su desenvolvimiento. En conjunto con lo aprendido, le da un estado de consciencia particular, propio, que lo distingue de los demás.
 Un estado de consciencia (útil o poco útil) que solo es aplicable en este plano físico.
 Les sucede a muchos pensantes, cuando están a punto de salir del juego (morir), es que se dan cuenta que ese conocimiento, o esa personalidad exitosa que es en lo físico, no es lo que se lleva.
  Otros valores que antes no eran relevantes, ahora entiende que, si lo eran, ya que son parte de su esencia. (Un ejemplo. Oye las palabras de Steve Job, magnate de los negocios informáticos, antes de morir).
  Esto les sucede a todos los pensantes atrapados en la personalidad que han creado. Solo que unos pocos tienen el valor para encarar y reconocer ante el mundo que en verdad fracasaron con ellos mismos a pesar de toda la fama y éxito material.
   El pensante al natural, quiere decir un pensante consciente de su verdadera esencia y que es capaz de abstraerse de la personalidad o ego, para PENSAR.
  Estar consciente de su verdadera esencia no significa, que el pensante tiene que tener un nombre celestial, saber en qué cielo nació o cualquier otra serie de datos con lo que pueda identificarse y decirle a los demás lo grandioso que es. Solo necesitas “saber que sabes”.
  Saber que sabes, es consciencia, sin palabras.
 El pensante al natural “SABE que sabe”, “ES el que es”, y se permite no saber mientras Es quien necesite SER, o le convenga ser para desenvolverse y lograr sus metas, sueños u objetivos.
  El camino para estar por encima del “ego”, o hacer cambios en la personalidad, deshacer efectos negativos causados por el pensamiento, es volver al estado de pensante al natural.
  Es desde este estado donde el pensante está en posición de reasumir el control de su actividad pensativa y hacer con sus pensamientos la realidad que le dé la gana, pero de manera responsable y consciente.
   Ha sido un grato placer. Buen provecho usando tu poder. Nos vemos pensante.