Translate

domingo, 15 de abril de 2018

ABOGADA DE MI AMOR


                POEMA
Hasta en las cosas más sencillas
que discutimos en el hogar,
como buena abogada, siempre
logras tener la razón, y yo
el equivocado.
No he visto ni en películas,
a un jurista tan hábil para
argüir, nunca pierdes un caso,
y cuando no lo ganas, lo empatas.
Ni que te sorprenda infraganti
y guarde vídeos como evidencia
para mostrarte en cámara lenta
a ver si logro que admitas alguna
ves que te has equivocado,
he logrado que bajes la mirada
y me digas con voz muy quedo;
“lo lamento cariño, reconozco
que he metido las dos patas”.
Me moriré con las ganas, pero
me conformo con saber que
por dentro, las cucarachas se están
comiendo la basura que deja tu
arrogante ego al escarbar hasta
en el último rincón de tu mente
para argumentar de la forma tan
bonita, lógica, coherente e irrefutable
como lo haces, y dejarme casi
convencido, que soy culpable
o estoy por completo equivocado.
Lo bueno de este litigio entre tú y yo,
es que, perdiendo, es cuando gano,
porque minutos después de tu éxito,
me ronroneas en el oído, restregas
tu cuerpo con el mío, y como gatita
mimosa e inofensiva, te postras
para que reciba mi castigo por
mantener el amor a salvo, al no
hacer contrademandas, llevar
el caso hasta lo corte suprema de
justicia o caernos a gritos y bofetadas.
Eres la más hermosa abogada.
Abogada de mi amor.
  Autor: Emilio Fernández