Translate

viernes, 6 de abril de 2018

ACTUANDO COMO “ABOGADO DEL DIABLO”


     ARTÍCULO SOLO PARA PENSANTES CORAJUDOS.
   (“Abogado del diablo” Es una expresión, busca el diccionario antes de salir corriendo)
   Hola amiga(o) pensante. Lo que vas a leer son consideraciones y preguntas que me he hecho. Las respuestas las dejo a tu criterio.
  En el universo físico, todo lo que ahora llamamos causa de algo, es en si el efecto de otra u otras causas.
  Es decir, los efectos se transforman en causa de otros efectos y así sucederá hasta el infinito. Las mismas leyes físicas, como la gravedad, es resultado de otras causas.
  Mirando hacia el pasado para visualizar el principio del universo, se puede predecir la existencia de una causa primaria, cuya excepcional condición es que no es resultado de otra causa anterior. Acerca de esta causa la dejo a tu criterio
  Mi interés por estas hipótesis de causa y efecto del universo físico, es que permite comparar con el universo propio para ver si tienen alguna aplicación útil.
  Del universo propio si puedo dar fe, y considero que cada pensante puede comprobar en el universo propio lo que voy a decir.
  En mi universo soy causa y efecto de mis propios pensamientos, con ellos construyo mi propia realidad. Hasta los religiosos admiten; “que, si tú no crees, que es lo mismo que decir, si tu no lo piensas; no te ocurrirá el milagro que te prometen.
  En el universo propio no hay manera que sea efecto sin ser causa.
  La importancia, o la “consideración” acerca de los hechos que otros puedan causar y que “me afecten”. Es la realidad que voy a experimentar en mi mundo.
    Es decir, en mi mundo ocurre lo que yo considere, y como lo considere. Soy causa y soy efecto, pero si considero que no soy causa a pesar de que es imposible que no lo sea, la realidad que vivo, es que no lo soy.
  Pregunta. ¿Qué sucede con esos pensantes que consideran que toda la realidad que experimentan es obra de “una idea de un dios” que ni siquiera es su propia idea?
   Idea que han recogido y acordado con todos los adornos como la han diseñado otros pensantes.
   En el universo físico la verdad, es que no hay cantidades de ciclos. Los pensantes consideran que existen muchos ciclos en el universo físico, le ponen un principio y un fin de manera arbitraria a un movimiento y dicen que ha ocurrido un ciclo. (El día, la noche, el verano, invierno, un cuerpo niño, joven, etc.).
  El universo físico es un ciclo de acción inconcluso. La ciencia y los religiosos asumen la existencia de una causa primaria que dio pie a la aparición de lo que hoy llamamos universo físico.
  Todos los pensantes admiten que el movimiento que empezó no se ha detenido. Admiten que la energía se transforma, el cambio es permanente y visualizan que seguirá hasta el infinito. No ven el fin.
    Pregunta: Si en el ciclo del universo físico que no ha concluido. ¿Cómo es que, en el tiempo de la ocurrencia de este hecho, pensantes como tú o yo, nos encontramos viviendo nuestras propias experiencias?
   Un universo propio interactuando con otros universos propios, en un universo físico inconcluso.
   Pregunta. ¿Aplican las llamadas leyes del universo físico en el universo propio? Afecta la gravedad al pensante, o la tercera ley de Newton como tanto pregonan. (A cada acción siempre se opone una reacción igual).
   Hagámonos esta otra pregunta, (aquellos que creen en la espiritualidad y cosas como el plano espiritual). La tierra se desplaza a X velocidad alrededor de un sol que se desplaza a X velocidad en una galaxia que se desplaza a X velocidad…etc. es decir; en una fracción de segundo la tierra está a millones de kilómetros de distancia del punto considerado.
    Entonces, cuando el pensante abandona el cuerpo físico, que es lo que lo mantiene sometido a las leyes físicas, ¿Por qué se considera que ese espíritu o ese plano donde se haya, está fijo a la tierra, ya que para donde vaya la tierra van los espíritus?
  Si el espíritu es de una naturaleza distinta a la física, las leyes físicas no debieran afectarlo. Cosas como el espacio, el tiempo y la energía no debieran causarles los mismos problemas o limitaciones como le suceden a un cuerpo físico.
  Pregunto a quienes consideran vida inteligente extraterrestres y a la vez creen en la espiritualidad: ¿hay espíritus en estos cuerpos de origen extraterrestres?
  ¿Y si los poseen, que diferencia a estos espíritus de los espíritus terrestres?
  Considero que los pensantes terrestres que creen en un dios como lo describen en sus escrituras, no pueden considerar la existencia de seres extraterrestres. Van a tener serias dificultades para explicar tantas contradicciones.
  En mi opinión, la coherencia de los principios que mantiene un pensante en su mundo, determina la claridad de su conciencia. Conciencia de sí mismo y consciencia acerca de los demás universos propios y el universo físico.
  La mejor forma de revisar que tan coherente son los fundamentos en los que uno se sostiene, es haciéndose preguntas, inquirir sin piedad, al estilo de “abogado del diablo” (ver definición en un diccionario).
  Por lo general, los pensantes se dedican a cuidar y a no poner en riesgo sus creencias exponiéndose en terrenos que los vayan hacer patinar o a dudar.
   El miedo a la verdad es un miedo justificado. Es decir, la verdad destruye todo lo que aparente ser y no es. Algo así como le sucederá al universo físico y “al conocimiento” que los pensantes producen de él, cuando observen la verdad.
  Esto, si consideras que lo que ves del universo es una realidad aparente. Y si es aparente, el conocimiento que se obtiene de una mentira, sufrirá igual las consecuencias cuando asome la verdad.
 
  ¿Estás dispuesto echar a la basura o a derrumbar pilares y creencias que sirven de apoyo en tu mundo para que seas cómo eres, y a renovarte con nuevas ideas?
  Si no estuvieras dispuesto, no vas a avanzar por el camino que conduce a la verdad. Te aferrarías a tus más firmes creencias, verdades, conocimientos que no estarás dispuesto a soltar. 
  Pareciera que hay ideas fijas, pero no las hay. Lo que hay son pensantes que perdieron el valor, le temen a la verdad por su poder de destrucción y tienen miedo. Miedo de perder lo que creen que tienen, ya que lo que creen que tienen, le permiten ser y hacer. (en este universo).
    Estas son algunas de las tantas preguntas y opiniones. Si aguantaste leer hasta aquí, te felicito. Haz lo que consideres que tengas que hacer, sigue tu propia luz.
    Ha sido un grato placer. Buen provecho ejerciendo como “abogado del diablo”. Nos vemos pensante.