Translate

viernes, 27 de abril de 2018

¿DIFICULTADES PARA VOLVER A TU ESENCIA?


EL PODER QUE TIENE UN PENSANTE SOBRE SÍ MISMO
ES SU PRINCIPAL OBSTACULO.
  Hola amiga(o) pensante. No te puedes quejar con el resultado de haberte convertido en quien eres y cómo eres. Esa es tu obra, resultado de tu pensar, has hecho uso de tu poder y nadie pudo evitarlo.
  Inclusive, si te has convertido a una nueva creencia religiosa y estás feliz con los resultados. A parte de “dios”, debes darte las gracias a ti mismo y reconocer tu poder de decisión.
  Sin esa decisión tuya, no ocurre ningún milagro en tu personalidad, y en ti como pensante. Tú te conviertes en aquello que crees, en aquellos que piensas o consideras verdad.
  No crees en algo y las razones que te das para no creer son tus verdades y en base a ellas te comportas.
  Tienes el poder de pensar y generar ideas que puedes creerlas o no, y ambas te producen efectos. Es decir, tienes actitudes por las que crees y actitudes por las que no crees.
   Por ejemplo; no crees en vidas pasadas y puedes pasar horas exponiendo tus ideas de porque no crees. Así que tú, junto a los que, si creen, llenan bibliotecas acerca del tema y la pasan bien o mal cada quien con sus verdades.
   Los que liderizan el sistema que impera en este planeta, esos sí que están claros del poder que tiene todo pensante sobre sí mismo. Si a algo le temen, es que sean libres generando ideas, o produciendo ideas por iniciativa propia.
  Así que se las han ingeniados desde hace miles de años para inducirlos a considerar cualquier otra cosa menos que tienen ese poder.
  Las constituciones y las normas internacionales exigen la libertad de pensamiento, se está tratando de resolver un problema que no existe. Nadie te puede impedir que pienses lo que tú quieras. Nadie te puede impedir que pienses y seas efecto de tus pensamientos.
  Otro asunto son los acuerdos con otros pensantes acerca de la forma que van a relacionarse. Estos acuerdos se convierten en normas, en derechos y deberes. 
  Pero, ¿sabes cuáles son las razones que mueven a los pensantes a luchar por su derecho a pensar las ideas que quieran?... te diré: Se le ha hecho creer que se les puede impedir o prohibir que piensen.
   Se les confunde con el objetivo de la educación para que crean que se educan para aprender a pensar”. Nadie les aclara que el “acto de pensar” es una cosa exclusiva de cada pensante, y los datos o información, son para que los use en su pensar y se actualicen y funcionen mejor en su desenvolvimiento en la sociedad.  
  De mil maneras encubiertas se le ha hecho creer a los pensantes que no tienen poder sobre sí mismo.
   Quizás hay malos entendidos o datos que no se ajustan a la verdad en lo que al poder de un pensante se refiere. Te mencionaré algunos puntos para que los analices.
  Por ejemplo; la idea de que el cerebro es el que piensa. No hay manera de sacar a los eruditos de esta idea. Es como afirmar que los procesadores de datos, el proceso de descodificar o transmutar señales, es un proceso de pensar, y de este proceso surge el ser.
  Existe otra creencia mortal para el pensante, la idea de que todo lo que se logra o se pueda lograr es gracias al “poder mental” o al “poder del cerebro”. Estos datos validados por tanto tiempo por todo tipo de autoridades, dejan al PENSANTE aun lado.
  De hecho, existen innumerables programas para desarrollar el poder mental y no toman en cuenta al pensante. El pobre es nadie sin una poderosa mente.
  Son pocos los pensantes que se ven o se sienten a sí mismo, como los amos del poder, por encima de su mente o cerebro.
   Estoy seguro que cualquier pensante que reconozca el poder que tiene sobre sí mismo y que nadie en el mundo puede quitarle, su despertar como ser espiritual avanzará a pasos agigantados.
   Cuando se habla de poder, el pensante inconsciente de sí mismo, el tipo de poder que aspira es el dominio que pueda tener sobre los demás, todos aquellos estatus que lo material en la sociedad le concede, o poder es hacer cosas increíbles o imposible para otros, etc.
   Lo que si puedes lograr una vez que vuelvas a tu esencia, es programar habilidades para lograr con menos dificultades los objetivos que te propongas.
  A eso me referí cuando te hablé de habilitar y rehabilitar. Pero antes debes reconocer quien tiene el poder en tu mundo para que te habilites y compruebes si es cierto.
  Las pruebas son fáciles; por ejemplo, que tanta paz y tranquilidad logras mantener; cuanto tiempo te lleva salir de una emoción negativa; estas durmiendo bien, algún desorden mental, conductas que no puedes controlar, etc.
  Si no haces nada por habilitarte y asumir el poder de manera consciente, lo vas a seguir utilizando de manera inconsciente como lo has hecho hasta ahora, y te vas hacer daño o vas a vivir una vida con muchas frustraciones.
  Seguiremos mostrando el camino. Ha sido un placer amiga(o). Buen provecho con tu poder. Nos vemos pensante.