Translate

lunes, 23 de abril de 2018

RETOMANDO EL CAMINO A LA VERDAD

SI NO TE CONOCES, IMPOSIBLE QUE COMPRENDAS A UNA CAUSA SUPERIOR O “DIOS”.
   Hola amiga(o) pensante. El pensante es su verdad más inmediata, y se busca a sí mismo con gran empeño. Esto difiere de la búsqueda de Dios considerada como la verdad última.
  La lógica aplica en la secuencia de fenómenos que se producen unos de otros. Si el pensante se considera una creación de una causa superior, debe mantener esta secuencia en su búsqueda.
  El camino debe llevarlo en primer lugar hasta donde está él en su esencia o verdadera naturaleza. Para poder estar en la condición nativa, en quien verdaderamente es.
  Y luego de despertar, de hacerse consciente de si mismo, mirar el camino que considera, sigue a una consciencia superior.
  No puede dar rodeos, no puede estar creyéndose lo que no es, ignorando su esencia, y pretender que está en el camino a una causa o verdad última. Inclusive pretender que la han alcanzado, como dicen algunos.
  Lo he dicho y lo repito, considero para mí, la “existencia” (si se puede llamar existencia en los términos que razonamos) de una causa superior, o una verdad superior a mí, pero no creo en las “ideas” que los demás tienen de un Dios. Sin embargo, simpatizo con pensadores que dejan ver está verdad última, pero reconocen que no pueden decir nada acerca de ella sin alterar esa verdad.
  Como pensantes hemos creado la realidad existente, esta realidad se produce en condiciones de libre albedrio. No puedes renunciar a esa libre voluntad de pensar lo que quieras, porque es parte de tu naturaleza, si se quiere considerar ser obra del creador con más razón.
   La naturaleza causativa y creativa del pensante, es irrenunciable. Él construye su mundo y comparte sus realidades con otros pensantes.
  De pretender renunciar a su rol de causa en sí mismo, y del mundo que han creado con otros pensantes, como lo hacen muchos pensantes, que esperan que “dios” arregle el despelote que hemos creado y de paso que los salven de sus propios infiernos, este planeta sufrirá todos los apocalipsis que se puedan imaginar.
   Mientras los creyentes de sus ideas de “dios” esperan que baje a rescatarlos y a poner orden en el planeta, propician más oscurantismo que el que viene padeciendo la humanidad por acciones deliberadas para cuidar y defender intereses mezquinos.
  Muchos creyentes creen conocer la causa o la verdad (a “dios”), pero no se conocen ellos mismos, o las ideas que tienen son erróneas.
  Cumplir normas de convivencias, estatutos o reglas dentro de una organización no los hace buenos pensantes, o los pone a salvo de sus propios pensamientos con contenidos de ignorancias.
  El pensante cuya irresponsabilidad les ha hecho llevar una vida difícil, tiene dos caminos, el más fácil que no lo lleva a ninguna parte; renunciar a su responsabilidad, o su rol de CAUSA de todo lo que ha vivido y vive.
  Y el camino duro que le devolverá la paz y la consciencia, confrontar con dignidad todo lo creado desde el primer instante en que se hizo presente en este universo.
   El camino para llegar a ti, empieza por resolver en quien te has convertido de manera inconsciente, de manera involuntaria o en contra de tu voluntad.
   Como arma infalible tienes el poder para materializar tus pensamientos. Recupera ese poder, recuperando el control de la actividad pensativa.
  Seguiremos con el tema. Ha sido un grato placer. Buen provecho con tu verdad. Nos vemos pensante