Translate

lunes, 28 de mayo de 2018

LA INTELIGENCIA Y LA CREATIVIDAD


DIFERENCIA ENTRE AL ACTO DE PENSAR Y EL ACTO DE PROCESAR INFORMACIÓN.
  Hola amiga(o) pensante.  La creatividad y la inteligencia dependen directamente del acto de pensar. Una persona poco creativa, o que toma decisiones que no lo favorecen, se le dice que no sabe pensar.
  Aquí pensar es procesar información, percibir y procesar datos. Mientras más información capta un pensante del asunto que le interesa, mejor piensa y viceversa.
   Hablamos de captar información, de observar, no de recordar. Existen personas con buenas memorias, y su creatividad e inteligencia no se ven por ninguna parte. 
  Los contenidos de las buenas ideas se sacan de lo que se está observando, no recordando el conocimiento adquirido.
  La información que se trae puede servir de apoyo, pero no es determinante para las ideas novedosas, o ideas que aporten resultados de calidad o de beneficio para la persona.
   Ahora, el acto de pensar, simplemente viéndolo como un acto. Es una actividad que todo pensante ejecuta a la perfección.
  Un pensante puede no ser buen procesador de información, por ser un deficiente observador, pero esto no lo convierte en un psicópata, demente o una persona trastornada.
   Sin embargo, cualquier pensante que pierda el control del ACTO DE PENSAR, se trastorna, sin importar que tan inteligente o creativo este sea. Ejemplos de famosos hay muchos.
   No puedes volverte más creativo o inteligente de lo que eres, o mantenerte en la cima del éxito, si te falla el control que tienes de ti mismo. Ya hablamos de la serenidad y la alteración.
   Como pensante ejecutor del acto de pensar, no te puedes dar el lujo de ser endeble o frágil, ya que en ese grado tu acto de pensar, estará fuera de control, y tu acto de procesar información está ocupado en procesar las locas ideas que se vienen a la cabeza.
   Ya sabemos que muchos ejecutan estás ideas surgidas de una depresión, estrés, dolor, u otros estados emocionales bajos, y lo que se observa, es que son actos irracionales, actos en contra de la vida o supervivencia.
   Para la inteligencia y la creatividad se requiere ser un observador sereno, estable, ya que se usa la atención. Y la atención proviene del pensante.
   Los descontroles que padece el pensante le impiden control de su atención, y sobre todo la concentración o la agudeza para ver lo que no existe.
  Es decir, te debe haber ocurrido, que tienes un asunto que resolver y te quedas contemplando, por tu mente no pasa nada, estás como “en blanco”, solo observas entre el algo que hay y una nada o vacío. Y ¡zuas! Aparece la idea.
   O eres artista, compositor, escritor, publicista, etc. vives de producir nuevas ideas. Tu serenidad, tranquilidad, concentración, etc. como quieras llamarlo, es determinante para producir nuevas ideas.
   Cuando la atención se fija en algo en contra de la voluntad del pensante. Este está atrapado, está amarrado a ese algo y la soga es su atención. El mundo del comercio allá afuera, tiene una férrea batalla entre ellos para captar tu atención y amarrarte.
  Y si no puede mantener la concentración y la atención se le va a cualquier cosa diferente, sin que pueda evitarlo. Este pensante mostrará poca creatividad e inteligencia. Hay pensantes que viven pensando pajas y saltando de recuerdo en recuerdo, y su atención se los lleva, y ellos se dejan llevar propiciando la perdida de la capacidad de ser creativos.
   Ocurre que el pensante puede sufrir estados alterados de consciencia, usando químicos u otras sustancias toxicas, y gozar una experiencia creativa. No hace falta mencionar las fatales consecuencias que sufre a corto y mediano plazo.
  Todo camino a la dependencia conduce a la trampa, de inhabilitarse como un buen procesador de información. El poder natural no se pierde, pero el pensante se incapacita.
   No se puede ser inteligente o creativo si no se controla la atención. La voluntad de un pensante se puede medir o calcular observando que tanto domina su atención.
   Dicho de otra manera, que tanto se domina a sí mismo. Está en juego el acto de procesar información, para poder ser creativo e inteligente.
   Hay muchos pensantes produciendo obras, nueva información o conocimientos para compartir, es un porcentaje de la población muy bajo. El resto vive por allí distraído con las maravillas que otros crean.
  Ha sido un grato placer por hoy. Buen provecho con tu creatividad.  Nos vemos pensante.