Translate

lunes, 14 de mayo de 2018

LA NEGATIVIDAD DE UN PENSANTE


LAS CONSECUENCIAS DE PERDER EL CONTROL
   Hola amiga(o) pensante. El pensante que pierde la serenidad se altera y viceversa. Y como consecuencia, los contenidos que le imprime a sus pensamientos en ese momento van acorde al estado emocional en que ha caído.
   ¿Alguien está cansado de su negatividad o de pensar negativo? Por lo que veo hay unas cuantas personas, que buscan por todos los medios que le ofrecen lograr pensar positivo.
  Todo el cuadro de efectos producto del estrés, es consecuencia de los contenidos o tipos de pensamientos que la persona está produciendo.
   Si vemos el asunto desde otro punto de vista, el estrés es producto de las actitudes asumidas por el pensante.
   Si examinas una actitud de las muchas que usas en determinadas situaciones, puedes observar cuál es tu estado emotivo para el momento y que tan sereno te encuentras.
  Tú, Tu eres el pensante, tu eres el que consideras o le das contenido a los pensamientos. Los hechos son hechos, pero lo que tu consideres es lo que determina el efecto que ese hecho te va a producir.
  Es por esa razón, que no se puedes concluir que el hecho te causó ese efecto negativo.
  Fueron tus consideraciones al respecto, y esas consideraciones los produces de acuerdo a el estado emocional que te encuentres, y este estado emocional es resultado de la serenidad que hayas podido mantener durante el hecho.
  El pensar o ser negativo, no solo enferma la personalidad o el comportamiento general del pensante, enferma el cuerpo. Predispone el organismo físico a enfermedades y desorden en sus funciones.
  Pero aparte de los efectos negativos que recaen en la calidad de vida del pensante, también se convierte en un agente de negatividad para su entorno.
   La pregunta para el milagro, ¿quién puede salvarte de tanta negatividad?... No veas a los lados, eres tú mismo.
   Nadie puede pensar por ti, nadie puede cargar el peso de tu desdicha, de tus angustias, de tus enfermedades, por mucho amor que te tengan.
   Reflexiona, mira para ver cuantas cosas se han solucionado, echando la culpa a otros y no hacer uno nada por cambiar.
  El acto de pensar es un proceso de constante creación de ideas, y los pensantes que funcionan en automático, ejecutando el pensar como una rutina sin importancia, fastidiosa y hasta quieren dejar de pensarse, consideran cosas que no se dan cuenta.
  No se dan cuenta del contenido de los pensamientos, no se dan cuenta que esos contenidos los están transformando, convirtiéndose en quienes no quieren ser.
  Recuerda esto que te he dicho. Cuando alguien se siente que es una persona que su pensar no lo favorece o le cuesta pensar y sostener una idea que quiere, con credibilidad, esta persona se siente atrapado y sin salida.
  Ya es pesimista, esa actitud es un comportamiento que no puede evitar, entonces, ¿Cómo hace para ser un pensante libre para pensar las ideas con la calidad o el contenido que lo conviertan en alguien positivo y eficiente?
  El pensante está en un callejón sin salida y no puede retroceder. Y sabe que nadie puede pensar por él. Está cansado de seguir consejos y no puede hacerlos funcionar.
  Esta realidad la viven los pensantes cuando pierden el control de su actividad pensativa de una manera crónica con respecto algunas cosas o la vida en general.
   Hay una salida, esa salida es a través de ti mismo, pero mi querida(o) amigo, por ahora ha sido un grato placer. Tranquilo que seguimos el tema.
   Es un placer compartir ideas.  Buen provecho con tu positividad.  Nos vemos pensante