Translate

lunes, 7 de mayo de 2018

SERENIDAD, CONDICIÓN IDEAL OPERATIVA


LA NADA, CONDICIÓN DE CONDICIONES, Y SERENIDAD, CONDICIÓN IDEAL OPERATIVA
  Hola amiga(o) pensante. La serenidad es un estado añorado y buscado por los pensantes desde hace milenios.
 Existen antiquísimos métodos para alcanzar la esencia de ser quien se es, para experimentar plenitud y el estado de serenidad que le acompaña.
  Condición ideal para generar armonía interior y para usar de manera eficiente en el desenvolvimiento con otros pensantes en este universo.
  ¿Por qué serenidad es un estado ideal? Eres el pensante, en el momento que piensas, el grado de serenidad que tengas, determinará la calidad de los pensamientos.
  Mantener la serenidad ante cualquier circunstancia adversa, es la garantía de tener una actividad pensativa bajo control mientras se hacen los análisis, las reflexiones y se toman las decisiones a consciencia, las cuales darán mejores resultados.
  El control de la actividad pensativa depende de tu serenidad. Pierdes la serenidad, pierdes el control del acto de pensar y los contenidos de los pensamientos que produces van a ser como la bala en el juego de “la ruleta rusa”, en cualquier momento te va a volar el cerebro.
  Puedes medir el control de la actividad pensativa con la serenidad. Inclusive, observando qué tanto tiempo tardas en serenarte después de un hecho, puedes estimar que tan mal estás con el control del acto de pensar.
  Si no quieres mirar el acto de pensar, observa cuanto tiempo te dura el enojo, el estrés, la angustia, las preocupaciones, las emociones negativas, malestares físicos, etc.
  Perder el confort en un momento determinado, son indicios de que sucede algo o hay algo en el entorno que incomoda. Ahora, eso no es tan preocupante, ya que el pensante está consciente de su incomodidad.
  Los pensantes pueden descender escalones más bajos, como adaptarse, insensibilizarse, justificarse, resignarse, etc. y vivir el resto de su vida con el caos que hay en su mundo y al caos que tiene con el mundo exterior.
  Si quieren llamen está adaptación o resignación, costumbre, hábito, como quieran, pero la realidad es que el pensante pierde toda voluntad para salir de ese estado en el que ha caído.
  Y no solo pierde voluntad, no lo ve, lo percibe como una realidad, pero no se ve en el mal estado en que se encuentra. Todos a su alrededor observan sus actitudes y comportamientos inadecuados, y saben que es la explicación a su mal estado de salud y a que los proyectos no prosperen, pero estos pensantes están clavados en sus propias consideraciones, y nadie los puede sacar de su verdad. O razonamientos que usa para explicar por qué todo le sale mal o la razón de su mala suerte.
  Posiblemente ya has buscado las maneras de meditar, de concentrarte. Tratar de tranquilizar o parar esa pensadera de estupideces, de pensamientos que te destruyen la poca positividad que logras considerar, etc.
  No es tarea fácil, si no comprendes un poco el acto de pensar y quien en verdad es el que piensa esos pensamientos que se convierten en enfermedades y maneras de ser que reconoces no te favorecen.
  Sin serenidad al pensar los emprendedores, vanguardistas de ideas innovadoras, creadores de todas las artes, y personas comunes, no pueden producir IDEAS DE CALIDAD.
  Pon a un lado el conocimiento o las consideraciones que has producido acerca del PENSAR. Ese conocimiento, si no te funciona como lo deseas, como hasta hoy lo estás observando, entonces, algo pasa con esa información.
  Aquí en este Blog, hay suficientes publicaciones para que construyas una nueva base de datos, y los sometas a prueba. Depende de ti y de nadie más para lograr lo que anhelas como un ser pensante.
  Mientras tanto, seguiremos conversando. Ha sido un grato placer. Buen provecho con tu serenidad.  Nos vemos pensante.