Translate

viernes, 29 de junio de 2018

ATRAPADO EN UNA ACTITUD NEGATIVA


   EN ESENCIA SIGUES SIENDO EL MISMO PODEROSO PENSANTE.
    Hola amiga(o) pensante. Hay pensantes en actitudes que niegan la verdad, y los hay en actitudes que afirman una verdad que se puede demostrar es falsa.
   El pensante posesionado en una actitud, cree lo que está considerando desde esa actitud. Tiene un punto de vista a través de un tubo que le impide ver en cualquier otra dirección.
   Por ejemplo; actitud de pesimismo; considera que no puede hacer algo, y el hecho es que no puede. Sin embargo sabemos que puede, Lo único que necesita es cambiar su actitud.
   Pero también considera que no puede cambiar la actitud. Esto quiere decir que llegó a esa actitud de manera involuntaria o inducido por las circunstancias.
   Se encuentra en un callejón sin salida debido a la misma actitud. A este pensante se le puede observar que su actitud con el resto de sus creencias también las hace tambalear, toda su personalidad es insegura, dudosa e incierta.
  El cuadro se ha generalizado por haberse quedado atrapado en una actitud.
   Los pensantes que practican el pensar positivo y se cuidan del pensar negativo, son pensantes con actitudes dudosas para ellos mismos. No confían en su estabilidad, ni en el control que tienen del acto de pensar.
 El pensar positivo es inherente a la actitud asumida. No hace falta estar confirmando que lo que piensa es positivo, si la actitud se ha creado a consciencia, a voluntad o por propia iniciativa.
  En teoría todos entienden que la actitud es resultado de ideas o pensamientos. Y una vez que te montas en la actitud, los pensamientos o ideas que produces son propios del estado que has creado.
  Si te montas en una bicicleta, todo lo que puedes hacer se limita a los alcances de la bicicleta. Diferente si te montas en un carro o un avión. Si la actitud es en algún grado depresiva, en ese grado se enmarcan los pensamientos que produces.
   Si una persona sabe por lo que está pasando, o como ha sido su vida hasta hoy, sabe que su comportamiento o su manera de ser tienen mucho que ver con lo que ha vivido.
  ¿Qué le impide hacer algo por ella misma? Podemos asegurar que no es falta de deseo de estar mejor o de ser mejor de lo que es.
   Su impedimento son esas actitudes crónicas, o que ha usado por tanto tiempo que no puede quitarse el traje.
  Aquel que tenga dinero, puede tantear por todos los programas que se ofertan para recibir ayuda. Pero aunque sobrara el dinero, y los expertos en el tema, el pensante no puede ser ayudado sin tener entendimiento teórico, de cómo ha hecho para convertirse en quién es y como es.
  El entendimiento lo puede adquirir leyendo u oyendo tutoriales, pero más fácil es mirarse como pensante, observar su actividad pensativa. Verse produciendo ideas, o recordando lo que hay guardado en su mente.
  Se supone que todo el mundo debe estar familiarizado, saber muy bien lo que hace, sobre todo si lo tiene que hacer todos los días como es PENSAR.
  No puedo mentirles, tienen al alcance de la mano como comprobar lo que digo.
   Si quiere cambiar la manera de pensar o el tipo de ideas que produces para tu consumo diario, debes cambiar la actitud que te lo impide, o crear la actitud adecuada.
  Pero como esa actitud la creaste con ideas, ya esas ideas están programadas en la mente y no necesitas estar consciente de ellas para que la mente las active de manera automática.
   Para que observes una actitud con claridad, observa tu reacción como pensante ante una situación o hecho. Respondes produciendo una actitud, no te vas a ver construyendo una frase o expresión que diga: “Me voy a angustiar porque los precios subieron”.
  El hecho es que andas angustiado y como un angustiado PIENSAS, y esos pensamientos que piensas tienen su toque de angustia.
  En conclusión el pensante PIENSA. Produce pensamientos y se vuelve efecto de sus ideas. Si quiere convertirse en un mejor pensante, está obligado a tener dominio del acto de producir ideas.
  No pierdas el tiempo imaginando para que te lleguen buenas ideas de la nada, o repitiendo frases para que tu mente las grave o para convencerte que tienes que creer lo que repites, para de esa manera cambiar de actitud.
  Tu eres el operador, eres el experto, eres el genio que has creado esa obra única y original de quien eres y cómo eres, usando pensamientos. En esencia sigues siendo el mismo poderoso pensante. 
  Ha sido un grato placer. Buen provecho pensante. Nos vemos.