Translate

domingo, 3 de junio de 2018

EL AMOR Y LOS SUEÑOS


           POEMA
Los sueños de una mujer
deben ser como reliquias
sagradas, para el hombre
que las ama y las quiere
ver creer.
Hacen un triste papel al
dejarse convencer, que les
proveerá de todo, que nada
les va a faltar, si se quedan
en el hogar, de todo se ocupa él.
Es que la ama tanto, la va a tener
como una reina, en el día cuidando
muchachos, en los quehaceres
domésticos, la sacará a pasear
de vez en cuando, y para que se
satisfaga, le da un poco de sexo.
Es cierto; las hay quienes tienen
la gran aspiración de atender
un hogar y los requerimientos
de un marido.
Pero la mujer despierta, con un alma
soñadora, se ve como una sirvienta
y el hogar como una mazmorra.
Así tenga doble trabajo de atender
a la familia, pero no cae tan bajo
sacrificando los sueños, que es
la esencia y la razón de su vida.
En parte ha sido la cultura
la que les etiqueta ese rol,
les niega vivir sus sueños
no importa lo que ella sufra
y le endulzan la pastilla
convenciéndolas, que eso es amor.
También hay hombres inseguros
con sentimientos oscuros,
que si no la convencen por
las buenas, hay maltrato, en nombre
del matrimonio, pero si la mujer
es rebelde, se desata un pandemonio.
De nuestra vida somos dueños,
tanto el hombre como la mujer,
en la familia compartimos el deber,
pero sin sacrificar los sueños.
Autor: Emilio R. Fernández Ramos