Translate

lunes, 9 de julio de 2018

BASTA DE SER TU PROPIO VERDUGO


REVIERTE LA NEGATIVIDAD QUE TE HACE DAÑO, PARA QUE PROGRESES EN TUS METAS ESPIRITUALES
   Hola amiga(o) pensante. Por lo general todos los humanos se consideran de naturaleza espiritual y como tal, el transcender es un deseo que se mantiene. Aunque no todos pueden progresar.
  Las evidencia de lo que sucede, o de cuanto lo está logrando cada pensante, es observando su propia vida. Los desórdenes mentales, las perturbaciones o estados de alteración que padece, le indican en qué condiciones se encuentra y que tanto está progresando en su transcendencia o evolución como ser espiritual.
  Aquellos que se permiten hacerse víctimas así mismo por causa del acoso generalizado que este sistema aplica, y sobre todo aquellos que les toca sufrir un maltrato adicional con sus parejas, familiares o vecinos, desperdician una vida de oportunidades para cumplir sus deseos de transcender.
  La superación espiritual no se logra sin vencer los obstáculos que se presenten o resurgir del hundimiento en que el mismo pensante pueda haber caído al llevar una vida desordenada.
  La libertad que tengas en tu mundo es fundamental para lograr el progreso hacia un despertar superior al que hayas logrado.
  Ningún pensante que se considere víctima de otros o de las circunstancias, tiene libertad en su mundo. Esto significa que tiene una mente desordenada y su actividad pensativa fuera de control o permitiendo que se le induzca lo que debe pensar.
  Pero todos sabemos que el “sistema” cambió las estrategias para volver a los pensantes dependientes y esclavos. Ya no los secuestran a la fuerza o usan cadenas y violencia, eso es obsoleto.
  Los derechos humanos se acordaron por los amos del poder, porque ya no hacen falta, nunca en el pasado consideraron darle los mismos derechos a toda la humanidad. Hoy día tienen métodos para esclavizar con la aprobación de los mismos que van a ser esclavizados. Y los derechos humanos les sirven para frenar o eliminar aquellos osados competidores que les estorben.
  Un pensante no puede andar conduciendo un vehículo, sin siquiera saber por dónde se le echa la gasolina, o que hacer si se le prende una luz roja en el tablero. Nadie se atrevería a intentar volar en un avión sin antes aprender algo de como pilotear.
  Sin embargo, los pensantes andan ignorantes de su actividad pensativa y de su mente. A nadie le puede extrañar que todos anden medio locos, sin valores de ningún tipo, atropellando a la gente o estrellándose a cada rato.
  Es inconcebible que la cultura, o la tradición social y familiar descuiden la importancia del acto de pensar.
  Cuando se habla de que con la educación se está enseñando a pensar, lo que dan ganas es de hacer maletas e irse a otra galaxia. Es igual cuando hablan de campañas para despertar consciencia a otros.
   A los inconscientes no los despierta nadie, solo ellos pueden despertarse. Y tú que fuiste o eres todavía estudiante, recuerda para ver si alguien te enseño toda la mecánica de cómo se piensa.
  Esta es fecha que los científicos siguen despedazando el cerebro, perdón estudiando el cerebro, para descubrir como en verdad funciona el PENSAR.
  Observa al bebe todavía de meses, y notarás como entre los actos de origen genéticos, como llorar por hambre, sonreír, o hacer sus necesidades, ese pensante comienza a desarrollar una personalidad. Su cerebro es igual al de todos y dará respuestas comunes y se diferenciaran en la adaptación que tienen que hacer. Pero el pensante no tiene límites creando, o con el poder que produce en este universo mediante el PENSAR. (Producir ideas).
  Aquellos que se consideran víctimas, o que no están consciente que ya son víctimas de sus propias ideas. No se asusten, revertir esas condiciones no beneficiosas a sus propios intereses, es más fácil de lo que te están haciendo creer, o te has convencido al sentirte impotente.
  Intenta comenzar a entender el asunto de PENSAR, como si estuvieras como pensante pegado a la teta de tu madre. Todavía no contaminado por la cultura y sus verdades forjadas.
  Es decir, comienza otra vez desde el principio, deja a un lado el acuerdo social y las creencias que has producido y comienza de nuevo.
  Prueba considerar que eres un pensante, y que le mente o el cerebro son tus instrumentos de trabajo y de comunicación. No te apures en saber primero o tener una descripción de ti como pensante. Solo ocúpate de comprobar que PIENSAS y que lo haces a voluntad.
  Un pensante es aquel que piensa. Un cerebro-pensante es aquel que piensa que el cerebro es el que piensa, y él, o ese yo, es resultado de lo que considera su mente o cerebro.
  La identificación o el rol de pensante, es muy importante para todo lo que vas HACER para entender tu desenvolvimiento como un ser en esencia espiritual.
 Ha sido un grato placer, seguimos. Buen provecho siendo quien eres. Nos vemos pensante.