Translate

viernes, 20 de julio de 2018

DESPERTAR ESPIRITUAL


  LA ACTIVIDAD PENSATIVA ES UN ACTO NATURAL DEL ESPÍRITU.
    Hola amiga(o) pensante. Llega un momento en que los pensantes se interesan con firmeza en su desarrollo espiritual, pero no confían en los caminos que ofrecen organizaciones, grupos y líderes que existen.
  Ha oído de todos esos grupos, opiniones y testimonios de muchos colores, y la incertidumbre y desconfianza lo tiene frenado. No sabe cómo hacer para encontrar un camino confiable, que no esté lleno de mentiras o sea engañado y explotado.
  Para esos pensantes que la desconfianza o incredulidad hacia los grupos, les impide explorar el interés que tiene acerca de su verdadera esencia como ser, voy a explicar algo que quizás les sirva para entrar en acción. O para continuar si es que han huido de algún grupo.
  No es imprescindible u obligado formar parte de ningún grupo para encaminarse por la senda espiritual.
  Si ya consideras, o tienes el fuerte presentimiento que en esencia no eres de carne, huesos y otras cosas, entonces ya estás afiliado al mundo espiritual y tienes un guía a tu disposición las veinticuatro horas del día…tú mismo.
  Para saber de espíritus y del mundo espiritual, no hay mejor manera de saber, que siendo un espíritu. Ya tienes la idea, ahora reconsidérala y asume ese rol con un poco de más confianza.
  De seguro el pensante tiene ya cualquier cantidad de preguntas o inquietudes acerca de la espiritualidad que no tiene respuestas claras, o que las respuestas que le han dado no lo han convencido del todo.
  Aparte a un lado todas esas interesantes preguntas por ahora y dedíquese hacer a conciencia lo que hace un espíritu, y que tú puedes hacer con mucha facilidad… PENSAR.
  Parece una burla ¿verdad? Comparado con todos los fenómenos misteriosos de fantasmas, de espíritus que aparecen y desaparecen, brujerías, demonios, santos, ángeles, etc. PENSAR no parece que sea una actividad espiritual.
  Para que reflexiones; “muchos pensantes consideran que cuando se mueran, es que se vuelven espíritus o almas.”  Si esta es la idea, solo después que se muera es que se va a comportar o hacer las cosas que hace un espíritu.
  Si llegas a la conclusión, que espero sea considerarte ya un espíritu, y no después que tu cuerpo muera, entonces puedes contar contigo de una vez para empezar a despertar de esa inconsciencia acerca de tu verdadera naturaleza.
  En este plano con estas características físicas y en el otro, todo espíritu “PIENSA”.  Por esa razón prefiero usar el término “pensante”.
   Así como te has hecho la vida aquí en este plano, “PENSANDO”, Así te la vas hacer a donde quiera que vayas.
  Tus pensamientos te harán ser, hacer o experimentar las realidades producto de tus consideraciones o ideas. Esas serán tus verdades, así que si te inducen a creer en algo, a ese algo lo sentirás como la verdad verdadera y no necesariamente sea la verdad. El engaño puede durar muchos años.
  Si consideras ángeles, demonios, ángeles y demonios tendrás. Si consideras sufrimiento, sufrimiento experimentarás. Igual como te está pasando en tu vida en este plano, que lo que estás considerando se ha convertido en la verdad que crees, sientes o experimentas.
  Tú no tienes que creer a pie juntilla lo que yo te digo, pero si puedes hacer tu propia evaluación y mantener los datos pendientes hasta que puedas tú mismo observar los hechos.
  Está comprobado que se pierde la “autonomía de lo que se piensa” y las ideas que se producen de esta manera no son la más convenientes a los intereses del pensante.
  Se pierde autonomía en los pensamientos que se producen, no en el acto de pensar. La manipulación, la coacción, y todo tipo de acción que desequilibre o haga perder la serenidad al pensante, lo hacen producir ideas de una manera inconsciente, ya que no es una idea a la que ha llegado por propia iniciativa u observación directa.  
  Esa pérdida de control de la actividad pensativa, y convertido en un pensante fácil de inducirlo a pensar ideas, es una incapacidad que se lleva cuando el cuerpo muera.
  Así como es manipulado en este plano, y no se da cuenta que está perdiendo la iniciativa como pensante, así es manipulado en el plano espiritual.
  El poder de un pensante, tanto aquí como en el plano espiritual, depende de su autonomía y control de su actividad de producir pensamientos.
   El miedo o el temor a lo desconocido, es básicamente considerarse incapaz, o de carecer del poder para proveerse de la luz que necesite para saber u obtener respuestas.
  Si no te rehabilitas aquí como pensador, donde has llevado una vida con una personalidad construida en gran parte con pensamientos reflexionados, analizados lo mejor que se pudo, dudo mucho que vayas a despertar en un mundo, donde el pasatiempo favorito es engañar a los que llegan “más perdidos que el hijo de Lindberght”, para ser usado como títeres.
  Retoma el acto de pensar con la importancia vital que tiene para todo pensante.
  Llevas en termino de tiempo miles de millones de años pensando y ve en lo que te has convertido. No es posible que en lugar de evolucionar en consciencia, lo que se observa es a una humanidad que involuciona y se pierde en la oscuridad del misterio y la inconsciencia.
  Ha sido un grato placer. Buen provecho con el pensar. Nos vemos pensante.