Translate

viernes, 6 de julio de 2018

EL BULLYING Y LOS TRAUMAS


    LOS EFECTOS PSICOLOGICOS NO SE CURAN CASTIGANDO A LOS CULPABLES.
  Hola amiga (o) pensante. Voy a suponer que te interesa saber de traumas para ayudar a alguien, y que ves con claridad que los efectos negativos que experimenta la persona son producto de sus consideraciones.
  La verdadera CAUSA de su mal estado psicológico, es el mismo pensante.
  Si esto es verdad para ti. Entonces, tienes claro que el camino a seguir para que ese amigo resuelva sus problemas, es ayudarlo a reconocer su protagonismo principal.
  Ya tiene tiempo echando culpas y siguiendo consejos para perdonar, aceptar y hasta resignarse. Pero no ha logrado darle paz a su alma y sobre todo quitarse el desorden mental que lo atormenta.
  Tormentos que a veces son visibles, pero la mayoría de las veces se sufren en silencio. Evitando que los demás se enteren del infierno emocional que se vive por dentro.
  Cuando alguien se atreve hablar de sus problemas mentales, de inmediato se quiere averiguar cómo fue su pasado. Y no hablo solo de los profesionales de la psicología, todos hacemos un poco de psicología diaria orientando y dando consejos.
  Ya se sabe que en el pasado o en el presente tiene que haber hechos, sucesos, acontecimientos o circunstancias que impactaron a ese pensante. Pero por favor, no los ayuden a ratificar que son unas inocentes víctimas de los efectos de sus pensamientos.
   A esos culpables o victimarios que los pasen por la guillotina o la silla eléctrica, pero para solucionar su mal estado psicológico, no basta con que maten a los culpables o los metan presos. O ir hablar con sus padres para que los castiguen por ser niños malos.
   Tampoco culpar al destino o la mala suerte por los estragos mentales que motivo la naturaleza con sus terremotos, volcanes, ciclones o huracanes.
  Los traumas psicológicos son el resultado de las consideraciones de los pensantes. Hablamos de efectos psicológicos.
  El bullying, o acoso físico o psicológico, también lo padece toda persona en la sociedad. La esposa maltratada, el obrero, el pueblo con gobiernos manipuladores, la publicidad comercial, los medios de comunicación en su ambición por controlar a los pensantes, etc.
  Los traumados los hay por todos lados. Alivio tienen los que vivieron hechos relevantes que pueden encontrar a quien culpar, pero el resto de la sociedad no sabe de sus traumas ni de sus victimarios.
  El resto de la sociedad se está quedando dormida, sin grandes malestares, y vive la vida como un sonámbulo, con una mente fuera de control y medio inconsciente de lo que le sucede.
   Pero lo peor que les ocurre a los pensantes alienados en un sistema especializado en el control mental, es que los hechos ocurren hoy y seguirán ocurriendo mañana, y todos los días. Y no hay la mínima intención de permitirles libertad de PENSAR.
  Si ese amigo traumado, no quiere reconocer que es efecto de sus pensamientos, no importa, tú si lo crees así, y no vas a permitirte culpar a nadie de lo que ocurre en tu mundo propio.
  La opresión, la coacción y toda forma de inducción para que los pensantes piensen en función de los intereses de otros, pueden seguir. No tienes que combatirlos para estar a salvo.
  Si quieres estar a salvo y que otros lo estén, ya sabes lo que tienes que hacer contigo. Y si ves que funciona como yo lo he comprobado, compártelo.
  Sé que al hablar de bullying se piensa en los niños, y hay muy buenas campañas para anular a los acosadores, y para que los adultos se mantengan alerta para evitar el maltrato.
  Pero sugiero hacernos una pregunta; ¿a que se debe que estos niños víctimas de efecto psicológico lleguen al punto de quitarse la vida? ¿Por qué el acoso los trauma?
 Los hechos se dan con niños más grandes y en pandillas acosando a los más pequeños o (han detectado su debilidad). Y cuando observas, hay cientos de niños pequeños y más pequeños que las pocas victimas que no caen en las redes de los acosadores o del acosador. Igual que muchas parejas a diferencia de las pocas maltratadas.
  Si se indaga, No hay un niño que uno más grande no lo haya acosado, empujado, burlado, intimidado, tratado de asustar, etc.
  Revisemos nuestra infancia, y vamos a encontrar ocasiones en que estos hechos ocurrieron. Y no solo vamos a recordar que nos ocurrió alguna vez, también lo que hicimos para defendernos.
  Algunos nos entrabamos a golpes sabiendo que nos iban a joder, otros de inmediato iban al maestro, o llegaban a su casa y se lo decían a sus padres o buscaban a un hermano mayor o amigo y lo enfrentaban con el enemigo, etc. algo hacían pero no permitían que se les sometiera psicológicamente.
  También recuerdo niños que se sometían, lloraban y cuando los maestros le preguntaban ¿qué pasó? Respondían; “nada”. Y de seguro en sus casas nadie se enteraba. Y esos niños eran la burla permanente de esos niños con sangre de criminales o síntomas temprana de demencia.
  Quiero decir con esto, que en el hogar se crean las bases para ser efecto del bullying. Ya ese niño trae sus traumas de la educación o trato familiar. Padres y familiares practican la culpa, no educan para que el pensante sea libre y auto-determinado en su propio mundo.
  Ojo; “en su propio mundo”, no en las reglas de convivencia. Los niños pueden ser débiles físicamente, pero no debemos permitir que sean débiles como pensantes, o mentalmente, como comúnmente se dice.
   Mientras se hace todo lo posible de frenar a los criminales, hay que ir haciendo hasta lo imposible para que nadie permita que lo conviertan en víctima de sus propias ideas.
  Ha sido un grato placer. Buen provecho con tu defensa. Nos vemos pensante