Translate

viernes, 10 de agosto de 2018

LAS IDEAS Y LOS EMPRENDEDORES


UN EMPRENDEDOR SIN IDEAS, ES NULO.
   Hola amiga(o) pensante: Hoy en día el mundo demanda pensantes emprendedores. Y las nuevas generaciones han entendido que esa es su gran oportunidad.
   Se ha comprobado que los emprendedores tienen mayor oportunidad de éxito en las metas que se proponen y pueden lograrlo superando cualquier cantidad de circunstancias adversas.
  Pero existe un requisito indispensable para estos valerosos pensantes, “producir sus propias ideas”.
   A las decisiones e iniciativa, e inclusive constar con los recursos que hagan falta para emprender, le preceden “IDEAS”. Si no se tiene una idea, no se puede ir a ninguna parte.
  Alguien puede encontrar quien comparta la credibilidad de sus ideas y entre dos o más pueden emprender un camino en pos de esos objetivos.
  Entonces tenemos que las ideas son vitales para alguien que desea ser un emprendedor para granjearse un mejor futuro.
  Miramos alrededor, y vemos empleados, obreros, etc. en todas las categorías trabajando para otros. Y si preguntamos cual es la explicación; la respuesta es simple: “FALTA DE IDEAS”.
  Y no es porque la mayoría de la gente no esté consciente que lo que los diferencia de sus jefes de trabajo son las ideas. Lo saben, pero de alguna manera se han convencido que no son buenos con ideas novedosas como las que tuvieron o están teniendo unos pocos pensantes.
   Si pueden observar en las nuevas generaciones, los pocos casos que comienzan a desprenderse del rebaño de pensadores, su diferencia del lote no es por el grado de educación que tengan, están logrando producir ideas, “porque se han puesto a PENSAR”.
   Así de sencillo; “se han puesto a pensar”. No se han puesto a recordar o usar la imaginación para fantasear o para ver películas mentales que le ratifican su incapacidad para producir ideas factibles de materializar.
  Muchos pensantes acostumbran a decir “no puedo”, sin antes ponerse con dedicación a probar su talento. O prueban una vez, y ya es suficiente para considerar que son incapaces, con un “no puedo”, o dicen, “no nací con ese talento”.
  ¿La pregunta es; “si el pensante no nace dotado para producir ideas creativas, valiosas, novedosas o brillantes, tiene que morirse siendo un mediocre pensador?
  ¿Porque tiene que resignarse sin antes hacer todo lo que tenga que hacer para comprobar lo que le han hecho creer, o a las conclusiones que ha llegado a la ligera?
  Es posible que a algunos pensantes emprendedores se les acabe “el tiempo de vida”, por alguna circunstancia y no logren llegar hasta donde querían llevar sus ideas; pero nadie les quita la satisfacción vivida durante ese tiempo de lucha por alcanzar sus objetivos.
  El poder creativo de un pensante es natural en su esencia, pero no puede canalizarlo de una manera premeditada y consciente mientras esté inconsciente de sí mismo; mientras considera que es otra cosa diferente, como que es su cuerpo, o que es una masa cerebral pensante.
  El pensante hace su personalidad o su vida con ideas o pensamientos. Él es lo que considera, es como es por las ideas que mantiene, o como dicen; “su manera de pensar”.
  Si el cerebro o la mente es la que toma las decisiones, va a ser muy difícil que este órgano o mecanismo se auto-rectifique lo suficiente para convertirse en un productivo y creativo pensante.
  El poder creativo de un pensante a veces hace como un volcán, que por su alta presión, rompe la gruesa capa de rocas de la superficie hasta lograr hacer erupción. Con el pensante puede suceder que haga erupción con sus ideas contradiciendo cualquier norma o creencia acerca del talento.
  Así que se pueden ver toda clase de variantes en las condiciones, que no impidieron que algún pensante hiciera erupción con sus ideas, contradiciendo las creencias.  
  Una de esas creencias es la edad, el ambiente social, las circunstancias, especialidad universitaria, etc. Ejemplos hay de todo tipo, pero son excepciones o casos aislados. Lo que sí prueban los hechos, que NO hay condiciones especiales para ser un pensante creativo.
  Todo pensante puede producir ideas brillantes, nunca pierde su potencial, pero si puede inhibirse, anularse o considerarse alguien incapaz. Y con esta condición es que se va a desenvolver como pensante.
  Aquel que quiera encender su poder creativo, está obligado examinar sus creencias y hacer una exhaustiva investigación en su persona para comprobar si lo que ha estado creyendo “es la verdad”, o la explicación correcta a su falta de creatividad.
  Si considera que es mucho trabajo aclarar las dudas, está bien. Cada quién es libre de considerar lo que desee, solo que no debiera lamentarse o añorar un poder que posee, pero no lo usa.
  Somos nuestras propias esperanzas, hasta que no lo veamos de esta manera, el mal camino que lleva la humanidad por estar esperanzados en lo que hagan los demás, no habrá manera de corregirlo. Ya que a la hora de la verdad, muy pocos están con honestidad ocupados de revertir la caída.
  Ha sido un grato placer compartir ideas. Buen provecho ideando tu vida futura como pensador. Nos vemos pensante.