Translate

lunes, 6 de agosto de 2018

ROMPIENDO CREENCIAS Y PREJUICIOS


EL PENSANTE Y SU CUERPO
   Hola amiga(o) pensante. En la medida que avanza la ciencia en la comprensión de la realidad del universo físico, se va dando cuenta que tal realidad no es como hasta el día de hoy estamos considerando que es.
  Si nos dejamos llevar por la interpretación que hace el cerebro de lo que percibe a través de los sentidos del cuerpo, seguiríamos atado a las limitaciones de la evolución mediante la adaptación que desarrolla todo organismo para sobrevivir. Convertidos en robots biológicos.
  El resultado de todas esas percepciones que interpreta el cerebro sería toda la consciencia que poseyéramos y no habría mucha diferencia entre un cerebro y otro, o entre una persona y otra.
  Los científicos ya se convencieron que no pueden mantener una creencia o conocimiento como verdad absoluta, y eso les ha permitido deshacerse de creencias prejuicios que les restan visión objetiva y libera de ataduras la imaginación.
  No así los conocimientos acerca de la espiritualidad. Este campo que es de interés para casi toda la humanidad, mantiene las mismas antiquísimas creencias, y el tema está lleno de conjeturas y suposiciones.
  Al hablar de “dios”, cada pensante interpreta que el dios del que se habla es como él considera que es. No pueden concebir que alguien interprete a dios de otra manera.
 Sucede igual al usar la palabra espíritu. Un espíritu va a ser como sus creencias le dicen que es.
  ¿Pero en verdad un espíritu es como se está considerando que es, una copia del cuerpo que murió flotando por entre las paredes, o dios tiene barba y le gustan algunas cosas y otra no?
  Detrás de toda esta aparente realidad ¿no habrá mucho conocimiento que aún ignoramos y por ese motivo nos perdemos de una gran cantidad de beneficios?
  Prefiero compartir por el lado de la ciencia donde muchos pensantes dedicados no se atan a las creencias y están dispuestos a considerar otras alternativas, u otra posible explicación de un fenómeno.
  Por ejemplo, con relación al cuerpo.  Todas las células del cuerpo humano, incluidas las del cerebro, contienen todas, la misma información. Una célula de la uña del pie lleva en su cromosoma el ADN, la memoria genética completa de todo el organismo.
  Hay preguntas interesantes para los que consideran que la memoria se limita al cerebro. ¿Qué órgano del cuerpo se ocupa de programar todos los ADN que van en los billones de células de todo el cuerpo, y lo hace al mismo tiempo?
  El organismo sabe cómo hacerlo, de eso no hay dudas, en lo que si hay dudas entre los biólogos y genetistas es como se hace la programación. Después de descifrado el código genético, las expectativas que tenían para resolver todas las enfermedades ha sido una frustración y un grupo de científicos disidentes se están abriendo camino con nuevas teorías y se hacen llamar Epigenéticos.
  Me gusta la Epigenia, ya que coincidimos en que esa mente genética puede programarse y el estado de consciencia que adopte el pensante es una señal que también procesa la Mente cuántica genética, (Así la llamo para diferenciarla de las limitaciones del órgano llamado cerebro).
  Es decir, el pensante influye e induce alteraciones en las programaciones naturales del genoma, y altera las funciones del organismo. Hasta este momento lo hace de manera inconsciente, involuntaria, y los resultados son negativos, muchas enfermedades de efectos psicosomáticos. Y a pesar que el pensante se dé cuenta de su influencia en el organismo, no sabe cómo hacer para no seguir haciendo daño a su cuerpo.
  Por otro lado la ciencia se encuentra con que el cerebro no se limita a la estructura visible, donde se ven luces eléctricas con un electroencefalógrafo en distintas zonas, de acuerdo a la actividad pensativa del pensante.
  Hay evidencia que el pensante puede entrar en un estado de elevada concentración y salir de las limitaciones de la experiencia y del conocimiento que ha adquirido e interconectar con lo que han denominado Consciencia Cósmica y bajar conocimientos que revolucionan los estándares existentes.
  Sin llegar a la pretensión o vanidad y aun invadido por inmensa emoción de satisfacción, he alcanzado un estado de consciencia que me permite interconectarme con esa “nube” de conocimiento, y saber cosas que hasta hace seis años me era imposible.
 No tienen por qué creerme, sigo trabajando para poder dar respuestas a todas las interrogantes que yo mismo me he estado inquiriendo, porque no quiero compartir teorías que no pueda demostrar.
  La página de “Actividad Pensativa” es el medio que encontré para ir adelantando información del camino que recorrí para llegar a alcanzar ese estado de consciencia que me permitió interconectarme con esa fuente de conocimiento, a tal punto que, puedo saber lo que está ocurriendo en un organismo (cuerpo) sin importar a que distancia de mí se encuentre. Y encontrar en la naturaleza los oligoelementos que necesita para que él mismo se recupere. No pretendo convertirme en curandero, pero si enseñar cómo puede cada pensante favorecer su salud física con sus pensamientos, y en un futuro enseñar una manera diferente a la meditación para alcanzar elevados niveles de consciencia, para no solo poder influir en la programación de la Mente cuántica genética, también para deshacer patrones de comportamientos y producir actitudes mejoradas.
  Es lamentable, pero tengo que usar palabras o términos ya conocidos acerca de nuevas cosas que estoy observando, para poder hacerme entender, y esto trae que se mal interpreten algunos detalles. He practicado con mis publicaciones decir la misma cosa de distintas maneras, para facilitar acceso a las novedades.
 Con respecto a la anatomía de un espíritu, esa descripción de los llamados muertos o fantasmas, tengo mi propia versión y difiero mucho, de las creencias tradicionales. Ya lo he dicho, para saber de un espíritu no hace falta encontrar uno a media noche. Cada quien es en esencia de la misma naturaleza. Así que conózcase a sí mismo y hallará todas las respuestas del más allá y del más acá.
    No vamos hacer el texto muy largo, pero seguiremos haciendo publicaciones un poco confidenciales. No ha llegado el momento de sacar a la luz muchas cosas interesantes e importantes para la humanidad que he visto.
  Ha sido un grato placer compartir. Buen provecho rompiendo barreras. Nos vemos pensante.