Translate

lunes, 29 de mayo de 2017

LA ATENCIÓN Y LA INTENCIÓN, AMIGOS INSEPARABLES

CONTROLA TU ATENCIÓN Y TE CONTROLAS A TI MISMO Y HACES QUE LAS COSAS SUCEDAN COMO QUIERES.
Hola amiga(o) pensante. Las personas que realizan actividades donde se exige a sí misma mantener la atención firme, o a estar bien concentrado en lo que hace, son personas que ganan un alto control de la actividad pensativa.
   La “atención” es una extensión del pensante, un flujo para direccionar la INTENCIÓN. (Lo que desea hacer o materializar)
  La atención no fluye de la mente, ni del cerebro, se puede llamar atención al hecho que estos mecanismos; (el procesador del pensante y el procesador genético) permanecen captando señales y se puede decir que están atentos, pero son dos cosas diferentes.
  Observando el descontrol que tiene el pensante con su atención, se puede ver el estado de salud mental en que se encuentra.
  La atención se puede ejercitar con ayuda cuando el caso lo requiera, o sin ayuda. La concentración es resultado del control que se tenga de la atención. Sin dominio de la atención no hay concentración.
  Todo desorden mental, o condición indeseada de un pensante, se puede mejorar si el pensante hace lo que tenga que hacer para dominar su atención. Cualquier técnica es buena, siempre y cuando se ejercite la atención sin rodeos. La persona no tiene que estudiar o entender ninguna teoría para ejercitar la atención.
  Labores manuales hay de todo tipo, si no puede durar cinco minutos armando un rompecabezas, o hacer un castillo de arena en la playa, mejor no se ponga a meditar o a pensar La Nada como recomiendo.
  Cuando la persona a voluntad. Repito; a voluntad, puede fijar su atención en lo que desee el tiempo que lo desee; o puede quitar su atención de algo cuando lo desee, es un pensante en control de la actividad pensativa.
  Cuando se mantiene la atención a voluntad en algo, la mente deja de divagar con el pensante llevándolo en el carrito de supermercado por los pasillos de sus bibliotecas o archivos de recuerdos.
  El pensante cuanto está concentrado, lo está por que domina su atención, y en ese tiempo su mente está bajo control y puede dar la impresión que no se está pensando.
  Mientras se está concentrado en algo, no se está pensando en otra cosa, ni la mente metiendo por los ojos todo lo que a ella se le ocurra que el pensante vea. Está pensando en eso donde tiene la atención voluntariamente, por eso sabe lo que hace.
  No se puede desligar la atención del pensante, ese flujo sale de él, es él cómo consciencia haciendo realidad su mundo y el mundo que le rodea.
   Un trauma, un hecho del pasado que sigue martirizando a una persona, o le induce a tener un comportamiento aberrado, solo puede tener ese grado de realidad en tiempo presente, debido a que el pensante mantiene la atención fija en ese hecho pasado y no tiene la voluntad o dominio para retirarse o quitar su atención. “Le llaman el inconsciente”
  Fijémonos en que tienen “fija” la atención nuestros hijos o familiares, y puedes predecir lo que le gusta y en lo que se va a involucrar o está involucrado, así no habrá sorpresas, mamás o papás.
  Es muy fácil observarse uno mismo, pero con sinceridad. Sin la excusa preferida de; “eso me llama la atención”. Que llama ni que nada. Es el pensante quien tiene que asumir la responsabilidad donde coloca su atención.
  Admitir que no tiene voluntad para despegarse para dejar de fluir atención a algo, y no hacer nada al respecto, es no tener ninguna disposición o ganas de dejar lo que hace o dejar de ser como es.
  Si se puede leer este artículo manteniendo la atención, puedes retar a tu mente a que no te interrumpa cuando desees meditar, Hacer Nada, o cualquier otra acción que exija tu concentración.
  La intención es la manifestación del poder del pensante para materializar sus pensamientos o ideas, pero sin la dirección de la atención se pierde el objetivo y se desperdicia el poder o se producen efectos que no son los deseados.
  El bombero con el potente chorro para apagar las llamas, pero tiene la atención en las trenzas de los zapatos. El pensante enfermando el cuerpo con sus pensamientos, en lugar de darle vitalidad que es lo que desea.
  O se controla la atención o el Sistema que controla el planeta se aprovecha y nos convierte en títeres. Pero peor aún, se pierde una oportunidad de despertar de esta inconsciencia.

   Ha sido un grato placer compartir.  Buen provecho a donde fijes tu atención.   Nos vemos pensante.

domingo, 28 de mayo de 2017

HABLANDO SE ESCULTURAS.

DEL CATÁLOGO: OBRAS 2017
  El urbanismo se invade por le estética cuando el amor está en las manos, en los ojos y en el corazón.
  ESCULTURA
 Título:  KÚ
 Altura: 80 centímetros
 Ancho: 30       “
  Largo: 15        “
 Autor: Emilio R. Fernández

TAL PARA CUAL

                      POEMA
La vida de nuestro amor dura lo que
dura una bombilla de mala calidad.
Pero así nos las arreglamos para
seguir viviendo como un matrimonio
perfecto. Una cosa es la realidad que
vivimos y otra lo que la gente piensa
cuando nos ve socializar con una
puesta en escena que no tiene libreto,
pero deja a todo el mundo encantado
de nuestro comportamiento como pareja.
Lo que sudamos, es la pura hipocresía
disfrazada de amor. Somos buenos
fingiendo lo que sabemos hacer con
la misma naturalidad, pero con quien
en verdad creemos que estamos amando.
Nacimos el uno para el otro, somos
amantes de dos caras, perdidos en un
laberinto de dudas y complejos, unidos
por la cobardía, al saber que será
imposible encontrar a otra pareja
que quiera convivir fingiendo amor
después que se nos apague la efímera
ilusión fantasiosa que nos entusiasma
tanto, que juramos estar tan enamorados
que solo nos puede separar la muerte. 

  Autor:   Emilio Fernández

sábado, 27 de mayo de 2017

LAMENTOS POR UN AMOR

                       POEMA
Creí que todos los besos eran iguales.
Que el mismo amor que tú me dabas
lo conseguiría en otra mujer, y he
vagado por muchas bocas, labios
de distintos tamaños y lenguas de
todos los sabores. No sé cuantas
veces me han dicho “te quiero, no
puedo vivir sin ti”. Y mi inconforme
corazón, prueba con indiferencia
las palabras, interpreta los sabores,
pero no termina de convencerse y
se niega a ser sincero, se niega abrir
sus puertas de par en par, para que
entre y salga el amor sin tropiezos.
Creí que todos los besos tenían el
mismo sabor, que tu amor era uno
mas del montón, y ahora veo hacia
atrás en mis recuerdos, y nadie ha
sido capaz de hacerme sentir un
amor como el tuyo. Como lo lamento.

Autor: Emilio Fernández

viernes, 26 de mayo de 2017

LA NADA PARA LA LIBERTAD

AUMENTA LA PRODUCCIÓN DE IDEAS Y DEJA DE SER  DEPENDIENTE
   Hola amiga(o) pensante. La Nada es una pertenencia del espíritu o del pensante. La Nada no se puede percibir con los sentidos, ni con aparatos, ni se puede comunicar a otros; pero aquel que observa La Nada, materializa sus pensamientos.
  No se puede decretar y esperar que se haga realidad lo que se piensa sin observar La Nada. Por ejemplo; si el pensante presiente, dice o afirma que hay algo, o que tiene algo, experimenta los efectos del algo que está pensando así no sepa “que es ese algo”. Y nadie más lo experimenta o lo puede sentir.
  Quizás dentro de una hora o diez años este pensante compruebe que “había Nada de ese algo” que pensó, que solo era su creencia,  pensamiento o imaginación, pero nadie le quita que durante ese tiempo que cría firmemente que había algo, experimentó los efectos de esa consideración. Sufrió los efectos y estos efectos o síntomas pudieron hasta ser visible para otros.
  Este pensante imaginó y dijo que había algo donde “había Nada”, el único que sufrió por ese algo fue él, solo él que lo pensó, y dejó de existir los efectos del algo cuando se dio cuenta de La Nada de un Algo que consideró. Sin la Nada el pensante no puede localizar algo o asumir que hay algo.
  Mientras no piense y observe dentro de la caja, no puede saber si el gato está vivo, muerto o existe.
  La realidad objetiva (el objeto, lo material) y la realidad subjetiva, (lo que piensa o cree el pensante) En el fondo de esas dos realidades no existe diferencia cuando nos referimos a un “observador”, a un pensante.
  No es posible la misma idea o pensamiento en dos pensantes. Cada idea es una creación diferente. La comunicación entre pensantes hizo posible “compartir ideas” o realidades, pero quitas la comunicación y el universo es tuyo, solo tuyo, es tu creación.
  No se tiene que buscar una definición que describa o explique cómo está hecha La Nada. Puedes complicarte la vida preguntando ¿qué hay antes del principio? Si encuentras algo, no te has respondido la pregunta. Debes seguir buscando ese algo antes del principio.
  Por eso, el hombre acostumbra a cerrar el ciclo diciendo sin querer o queriendo; vino se originó o fue hecho de La Nada.
  ¿De dónde te vino esa idea? De La Nada mi amigo. “¿Y se creó el universo? De La Nada”.
  Así puedes pasar la eternidad, hasta que concluyas que antes del principio “Hay Nada”. Si no lo consideras, no puedes desatarte el nudo del cuello. Existe porque lo estás considerando.
  ¿Y qué es la Nada?... Nada, es una idea perteneciente al observador, al pensante o espíritu. No consultes a la mente, ni busques en el diccionario, los conceptos que ellos te den se refieren a otro contexto.
  Un paréntesis. Me gusta jugar con esta incertidumbre. Te dejo una pregunta. (Es un juego para distraerse): ¿Si no existía tiempo, en absoluto, con qué tiempo se creó el universo?
  La Nada es principio y fin de toda aquello que persiste. (Y ojo, todo lo que persiste crea tiempo, el movimiento te da una apariencia que el tiempo transcurre, pero es la persistencia de algo que lo crea para el observador). Mira a tu alrededor, mira en tu mente, mira en tu mundo interior, solo hallarás aquello que persiste, o que dura. Deja de persistir, no existe, no hay tiempo, “hay Nada”.
   El pensante que no se puede mantener tranquilo considerando La Nada, lo material y sus significados lo domina, lo posee. La mente es un compendio de contenidos de significados adosados a un algo, y esos algos están hechos de energía, persisten, crean tiempo.
  Tanto pensar Nada, como pensar Algo, es la misma acción. Si se puede pensar algo, porque no se puede pensar Nada. Has la prueba y experimenta su efecto, observa el efecto y saca tus conclusiones.
   A veces me dicen; “pude poner la mente en blanco”. En verdad yo no sé poner la mente en blanco, ni la quiero poner en blanco. Me conviene que esté llena de datos.
   Cuando pienso “Nada” o pienso “Algo”, la mente deja de PROCESAR. No dejo que me interrumpa. Eso es lo que hace parecer que se tiene la cabeza vacía, la mente en blanco o no se está pensando cuando se piensa La Nada.
   Pensar Nada, es lo contrario de “no pensar”, a menos que se refiera a “no pensar, pensamientos con significados o un algo).
  Hay un truco para los que insisten en “no pensar” o “dejar de pensar”. Piensen la idea de “no pensar”. Igual están pensando La Nada, pero por lo menos no van en contra de su virtud y fuente de vida y poder que es producir pensamientos, pensar.
  ¿Qué beneficios tiene pensar La Nada? ¿Va a ganar algo con eso, o con poder pensar Nada va a resolver sus problemas?
   Loa beneficios ya los he dicho antes. Pero responder a estas preguntas, para los que necesitan ser motivados, prefiero que entienda y haga realidad la idea de Nada. No estoy vendiendo, para estar pulsando botones y despertar a quien quiere seguir durmiendo.
   De seguro estoy, que si hace realidad la idea, su vida como pensante va a ser diferente, para su bien. Me va a necesitar menos, esa es mi oculta intención, que se libere, que genere su propio entusiasmo, su propio ánimo, y no necesite un cargador como los móviles.

    Ha sido un placer.  Buen provecho pensando La Nada.  Nos vemos pensante. 

jueves, 25 de mayo de 2017

LA ODIO

                    POEMA
Mi odio es extraño, si no la tengo
en la mira todo el tiempo, no sé que
hacer con él. Esté donde esté y la
recuerdo, el odio me hace dejar lo
que esté haciendo para venir a buscarla
y lanzarle odio con la mirada, con el
pensamiento, pero ni por el carajo le digo
algo o dejo que se dé cuenta que llevo
el odio por dentro. Me he preguntado
doctora corazón, ¿será que la amo?
Su único crimen contra mí es ignorarme,
no sé cómo otros pueden soportar eso,
a mí me duele el corazón, y con su
sufrimiento y lamentos, mi mundo
interno está como una sala de emergencia
No tengo tranquilidad, no puedo dormir
en paz, mis sueños son tumultuosos
y amanezco odiándola más que el día
anterior. ¿Qué opina usted doctora?

 Autor: Emilio Fernández

martes, 23 de mayo de 2017

"JAN" ESCULTURA

“Jan”, es una de las imágenes en mis sueños de ver una sociedad conviviendo en un mundo donde el pensamiento materializado lo envuelva en armonía.
      Escultura. Título “Jan”
Altura: 50 centímetros (altura mínima)
Ancho: 20 centímetros
 Largo: 20 centímetros.
Autor: Emilio R. Fernandez Ramos