Translate

domingo, 14 de julio de 2019

AUTO-SUFICIENCIA PSÍQUICA


¿QUÉ GANAS CON SER AUTO-SUFICIENTE?
    Hola amiga(o) pensante. He nombrado reiteradamente la expresión; “auto-suficiencia psíquica”. Un amigo quiso saber, y me pareció justo aclarar un poco el asunto.  
   Por su etimología la palabra psique, significa alma humana. Se considera que es una fuerza vital que se desliga del cuerpo después que muere.
   Aunque la psiquis actualmente se le atribuye a la mente, tú y yo sabemos que esa alma humana, espíritu, fuerza vital, o pensante como la nombro, es la que causa todos los fenómenos psíquicos.
  Hacer recaer la culpa sobre la mente de los problemas psíquicos, deja a los pensantes sin ningún sustento u apoyo para buscar respuestas a sus múltiples dificultades psicológicas.
   Ante la imposibilidad de especializarse en neurología, o en las distintas especialidades de psiquiatría o psicología, la gente común no encuentra asidero para pensar acerca de sus problemas psicológicos.
  La mente o el cerebro sigue siendo un tema de investigación que apenas está comenzando y con este inconcluso conocimiento, la poca efectividad o resultados que se están produciendo, ha hecho que sea la farmacología la que cargue con el peso en la solución de los problemas.
   No voy a hablar de los efectos negativos de estos medicamentos, pero si no hay otra cosa, por lo menos al pensante no hace falta darle con un bate de baseball en la cabeza para ponerlo inconsciente o insensible al sufrimiento por el que está pasando.
   La actividad pensativa es el único acto que el pensante ha estado desmejorando en su rendimiento desde que nace, y la experiencia que acumula con su pensar, es en mayor proporción negativa para su vida o limita su desarrollo.
   No ha parado de pensar, y sin embargo ha aprendido muy poco de lo que hace y como hace para materializar sus ideas, pensamientos o creencias.
    El contenido de sus pensamientos, es el significado o interpretación que el produce en todos los aspectos relacionados con su existencia o vida.
    Los hechos son hechos, pero él tiene su propia consideración, y es de esta que es efecto, positivo o negativo.
    Toda la gama de emociones y sentimientos son producto de esa interpretación que el pensante hace de los hechos o de sí mismo.
   Sabemos que existe una reacción netamente física o del organismo en su instinto de supervivencia, pero si los pensantes no están consciente del rol de pensante que desempeñan, menos pueden diferenciar una reacción emocional o sentimental de su cuerpo, que es un organismo o especie evolucionado como tantos otras en este planeta.
   Me refiero, a que tú puedes reconocer en tus mascotas, manifestaciones sentimentales y emocionales. Has visto perros tristes, apenados, enojados, o manifestando ternura.
   Si pones un poco de atención entre tu sentir y el sentir de tu cuerpo, poco a poco vas a poder diferenciar si el miedo es del cuerpo o es tuyo.
   Si el miedo es del cuerpo, no vas a tener dificultad para entrenarlo a que confíe en ti y deje de tener miedo. Y vas a poder entrenarlo, porque a pesar de tu sentir su miedo, también sabes que tienes el valor para obligarlo a someterse al entrenamiento.
    Pero si el miedo es tuyo como pensante, no vas a encontrar valor para intentar tocar con las manos a esa temible y horrible cucaracha. Primero te desmayas que poner una cucaracha en tus manos.   
   Todos los efectos psicosomáticos (enfermedad del cuerpo), placebos o nocebos, son producto de la psiquis o ideas que formula el pensante con respecto a sus vivencias.
   Entonces, la auto-suficiencia psíquica, es aquel pensante que no necesita un psicólogo para resolver sus conflictos.
   Es un pensante que está bajo control de sus emociones y sentimientos; es un pensante con la capacidad de no causar efectos psicosomáticos en su cuerpo.  
   Lo que es la auto-estima, la motivación y su estado de ánimo, no va a depender de factores externos.
   Puede mal interpretarse que un pensante auto-suficiente, se convierte en una persona insensible, fría o indiferente a los hechos o circunstancias.
    Sin embargo, la experiencia les va a demostrar que las emociones o sentimientos se apegan estrictamente a los hechos y en  ningún momento se deja de mantener consciencia de lo que se está experimentando.
    La libertad es un proceso endógeno, de dentro hacía afuera. La libertad ha sido un problema en la humanidad, debido a que los pensantes se conforman con la libertad que otros o el grupo le concede, pero el sigue esclavo de sí mismo.
    La solución es la auto-suficiencia psíquica. Ha sido un placer. Buen provecho en tu libertad. Nos vemos pensante.     

sábado, 13 de julio de 2019

EN TU ESENCIA TIENES EL CONTROL


 DIFICULTADES PARA ALCANZAR EL ESTADO NATURAL Y SER AUTO-SUFICIENTE
    Hola amiga(o) pensante. Las palabras han sido nuestras mejores herramientas para hacernos entender, para comunicar nuestras ideas.
   Sin embargo, no pueden dejar de alterar la idea o dar pie a que surjan diferentes interpretaciones de una misma cosa.
   Por ejemplo: cuando hablamos del pensante en su esencia. Ser en su esencia. La interpretación más cercana es pensar en un espíritu. Ser un espíritu, pero uno como las imágenes que la sociedad usa para identificar espíritus.
   Si te haces la imagen de un espíritu, vas a observar que está acorde con lo que “todo el mundo” considera que se ven los espíritus.
    Esa imagen, es la que se considera la verdadera naturaleza del pensante. Y ya te lo he dicho, son imágenes semejantes a los cuerpos físicos, algunos con rostros horrorosos, angelicales, o como quieran imaginarlos, pero se supone que así se encuentra y se ve la persona en su esencia.
   Los que creen que  es así, tienen razón por una parte. Y es que, así se hacen ver los pensantes cuando abandonan el cuerpo. No pueden usar el cuerpo verdadero, entonces usan una especie de holograma.
   El error es considerar que esa especie de holograma hecho de energía pensativa, es el pensante en su esencia.
   Otra cosa en la que difiero de la creencia común, por mi propia experiencia, es creer que el pensante está hecho de energía, pero de la misma energía de la que está hecho el universo físico.
   A la energía pensativa la llaman “energía mental”, y tenemos a muchas personas tratando de producir energía mental, creyendo que la mente es la que piensa.
   Cualquier palabra que se use para describir tu esencia, altera la verdad, y tu verdadera naturaleza es esa verdad, imposible de mostrar de acuerdo a los requerimientos de la gente.
   El pensante no puede dejar de ser quien en verdad es, sin embargo, estamos aquí en este universo y no podemos imaginar algo fuera de él, que sea real para nosotros.
   Ante tantas complicaciones por la interpretación que estamos obligado a darle a las palabras, cuando hablamos de la esencia de un pensante, surge una reacción de rechazo, de protesta, de negación. Así que ya me he ganado unos cuantos desacuerdos.
   Mi intención es darle la oportunidad a los más osados, a que exploren un poco más allá de las apariencias. No importa cuántos me descalifiquen.
   Hemos estado hablando de la importancia de experimentar la esencia. Para ser quien verdaderamente se es, hay que desandar el camino hecho en este universo físico, desde que estamos involucrados en él.
   A pesar que la experiencia nos demuestra cada día que el universo físico no es lo que aparenta, somos renuentes a dudar de las creencias o el conocimiento adquirido.  
   Dejar el conocimiento a un lado para observar, es una tarea imposible para algunos pensantes. No solo quiere ver para creer, si lo que ve no está acorde con sus creencias, se niega igual.
   Están atrapados en su “zona de confort”, por la seguridad que les da el conocimiento, lo aprendido, así que no se van a arriesgar tan fácilmente.
   En eso estoy claro y no me extrañan reacciones adversas. Pero aquellos dispuestos a salir de sus zonas de confort, reflexionen el asunto.
   Todas las dificultades para alcanzar la libertad, para brillar con nuestra propia luz, surgen de nuestro conocimiento, de nuestra experiencia mal habida.
   No somos capaces de limitarnos a usar el conocimiento y experiencia en el campo de juego de donde surgió. Nos empecinamos en aplicarlos en nosotros mismo cuando queremos conocer nuestra verdad, nuestra esencia o verdadera naturaleza.
   Los científicos, creadores e innovadores en todas las tendencias, son máquinas de renovación de conocimiento. Ellos saben que el conocimiento es temporal. Esto los deja en libertad para observar y pensar.
   Pero sin embargo, hay temas o asuntos que los pensantes se niegan a considerarle esa temporalidad al conocimiento.
   Es tanta la resistencia de los pensantes, que la humanidad ha retrocedido tantas veces en la historia, y se ha desperdiciado cualquier cantidad de vida y tiempo para recuperar el retroceso y proseguir en su evolución, que ya estuviéramos haciendo turismo espacial y pasando vacaciones en muchos lugares del sistema solar.
  Eso sin contar con las ganancias en la salud física y la autonomía psíquica.
   El pensante necesita reencontrase en su esencia, él sostiene su mundo, es al igual que el sol, el centro de orientación de su sistema.
    El gran Arquímedes dijo de manera sabia; “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”.  
   Tú eres ese punto de apoyo en tu mundo, pero si te encuentras en la verdad, en tu esencia.
   En la medida que logres esa experiencia, tu auto- control se va haciendo poderoso, y las debilidades, fallas o errores dejarán de ser difícil de resolver.
   Ha sido un placer. Buen provecho en tu esencia. Nos vemos pensante.

jueves, 11 de julio de 2019

AUTO-SUFICIENCIA PSÍQUICA


EL AUTO-CONTROL, LA ATENCIÓN Y CONCENTRACIÓN
ARMAS LETALES DE UN PENSANTE.
     Hola amiga(o) pensante. La búsqueda del auto-control ha sido una necesidad del pensante desde tiempos inmemoriales. Las culturas orientales más antiguas del planeta, desarrollaron técnicas y métodos para lograr elevar su dominio del acto de pensar.
    La concentración es imposible para un pensante que se encuentra en ese momento sin control. Y se conoce muy bien las consecuencias, en un pensante que no se puede mantener concentrado.
   Para remediar el problema de concentración, se necesita otro factor que complica mucho más las dificultades del pensante para concentrarse, y eso es la “atención”. Con una endeble atención, el pensante no sobrevive mucho tiempo.
   Pero su mayor traba, es no entender de qué se trata la atención. Con creencias de que la mente o el cerebro se pueden concentrar, lo lleva hacer creer que la mente es la que produce la atención.
   Decirle a alguien que preste atención, es como decirle enfoca tu mente. Como si se tratara de un telescopio, pero considerando que el telescopio es el que observa y piensa.
   Lo sorprendente para nosotros los occidentales, es observar el alto nivel de auto-control, de concentración y control de la atención que tienen aquellos que usan la práctica de la meditación en su estilo de vida o como herramienta para alcanzar elevados estados de consciencia.
   Los occidentales nos arrogamos de ser pragmáticos, lógicos, analíticos, nuestro ego se adueña del conocimiento que produce, y desprecia cualquier otra visión o planteamiento que no esté acorde con sus paradigmas.
   Decimos que el cerebro es el que piensa, ahora lo que se necesita es desarmarlo, hacerlo picadillo hasta encontrar la forma en que piensa y de esa manera corregir todos los desórdenes de conductas y volvernos más inteligentes.
   Mientras tanto, la depresión, el estrés y todas las consecuencias negativas causadas por el descontrol, está causando muerte, sufrimientos y mala vida, a millones de persona en el planeta.
   Inclusive, en países orientales y asiáticos de alto nivel cultural y tecnológico, su población es igualmente víctima.
   La taza de suicidio directo e indirecto aumenta de manera exponencial. El rendimiento que los países le exigen a sus trabajadores llegó a un punto de quiebre y el aumento en el costo económico para la salud, los tiene en emergencia.
   Pero nadie quiere replantear la situación con seriedad y de manera decidida. Encumbrados intereses se cruzan como barreras “imposibles” de derrumbar, mientras la gente se deje programar como ratones de laboratorio por los mismos interesados en el negocio de víctimas.
   Sin embargo, la responsabilidad total de los que nos sucede, es nuestra, y de eso se trata cuando hago énfasis en la auto-suficiencia psíquica.  
    Puedes cambiar de trabajo, irte a otro país, o a marte cuando esté listo para habitarlo, pero no puedes migrar de tu mundo interior. Inclusive, puedes abandonar el cuerpo, pero sigues siendo tu propia víctima, no importa a donde te lleve tu imaginación cuando vayas al más allá.
   Cuando entendamos, y hagamos contacto con nuestra esencia, no importa que tan leve sea el contacto, se empezaran a desaparecer las dudas y los misterios.
  Podrás comprobar que piensas, podrás comprobar que eres atención, podrás asumir el mando en tu mundo, liberarte de tus nudos y mantenerte en libertad.
   En contacto con tu esencia puedes comprobar que piensas, pero sin creerte un “cerebro pensante”, o “mente pensante”. Podrás comprobar que donde está tu atención estás tú, pero la manera correcta de decirlo es: “para que haya atención, primero tiene que estar tu”.
   El sistema para atraerte a sus redes, en vista que no te puede ver en tu esencia, o espiritualidad, aun cuando vea tu cuerpo, necesita de manera firme atraer tu atención.
   Al sistema de nada le sirve que tu cuerpo vea, que tu mente procese lo que percibe, necesita tu atención, tu consentimiento. Y si estás en manos de la automaticidad mental o inconsciente; entonces seguirás a tus cómputos mentales y les haces la tarea de atraparte, más fácil.
   Para lograr el auto-control, necesitas controlar la actividad pensativa. Como puedes ver; no importa en qué malas condiciones estés, sigues pensando. No puedes dejar de pensar, de hacerlo, dejas de existir.
    El mal entendido generalizado, es que se cree de manera firme que se puede parar de pensar. Y en vista de esta creencia, se ha desarrollado todo tipo de procedimiento y métodos, para que los pensantes agobiados con tanto pensar disparates, paren de pensar.
  Y los vemos por días y semanas tratando de no pensar, hasta que vuelven a caer en un descontrol mayor. Quieren hacer lo imposible, debido a que no entienden lo que es una idea o pensamiento.
   Voy a tratar de darte una idea de cómo construyes tu mundo interior.
   Al pensante no aplica el tiempo ni la distancia. No importa cuánto tiempo atrás hayas decretado, postulado, concluido o pensado un pensamiento, siempre, siempre estará contigo aquí y ahora.
   No importa si ese pensamiento lo tienes olvidado, ocluido, está en tu mente o subconsciente, como quieras decirlo; ese pensamiento está siendo pensado por ti, en este momento. Y son cientos de miles de ellos, los que hacen tu mundo.
   ¡Ah!, ¿que solo puede tener “atención” a la idea que tienes en tu cabeza en este momento, y esa es la única que estás pensando?
    Esta común experiencia de saber que se está pensando cuando tienes algo dando vuelta dentro de la cabeza, es la que nos tiene confundido.
    Por este motivo se cree, que si no hay algo dentro de la cabeza dando vueltas, entonces ya se paró la actividad pensativa.
    Obsérvate cuando estás haciendo un trabajo manual que te gusta y que sabes hacer muy bien, como por ejemplo preparando una comida; estás enfocado, tienes tu atención en el asunto. Pasas media hora o el tiempo que sea y cuando te das cuenta, llevas un buen tiempo que no tienes “pensamientos dentro de la cabeza”.
   ¿Estuviste o no pensando?.... Claro que estuviste todo el tiempo pensando, las ideas no necesitaban palabras, ni desfilar vestidas con parafernalias para ti dentro de tu cabeza. Ya sabes lo que haces y simplemente estuviste en acción con esos pensamientos.
   Eso mismo haces cuando meditas, concentras tu atención en algo y piensas… “NADA”,  ¿Por qué te tienes que obligar a pensar en algo específico?; ¿Por qué no te sueltas a pensar hasta abarcar el todo de ti? …El Todo y la Nada causan el mismo efecto.
   Un efecto insoportable para la realidad que sostenemos de este universo físico. Pero infinitamente regocijante para el espíritu o pensante.
   Pueda que al meditar comiences fijando la atención en algo específico,  pero eso es solo una etapa de transición, hasta que puedas soltarte y quedar en el estado ideal de “Nada o Todo”.
   Ya te he hablado mucho de la condición de Nada, y aunque yo use la palabra nada, lo importante es experimentar la condición de plenitud.
    Observa a tu alrededor, nadie te ha hablado de la importancia del acto de pensar. Todo el sistema omite mencionar el asunto.
    ¿No te parece sospechoso?  … Nuestros padres y la herencia cultural que hemos adquirido en nuestras localidades, ya son víctimas de este desconocimiento. Para decirlo de forma menos peyorativa; se nos ha puesto la atención en la importancia de los pensamientos, la mente, el cerebro, etc.
    ¿Y qué casualidad?...Más de las tres cuarta parte de la población del planeta, necesita ayuda y tratamientos psicológicos urgente.
    Veo el peligro en que estamos, veo el sufrimiento innecesario que estamos viviendo, así que tengo que hacerles un nuevo gran resumen, de todo el tema de la actividad pensativa. Lo intente hace más de diez años, pero como escritor novato, publique un texto en Amazon sin revisión profesional, llamado “Haciendo Nada”, solo para sacar a la luz lo que desde el principio me pareció maravilloso y me permitió increíble ganancias y experiencias como ser pensante.
   Para aprender a escribir, y a comunicar mis ideas, abrí este blog hace cinco años, y en este tiempo he escrito ocho novelas de distintos géneros y numerosos poemas, que en este momento los tengo de  vacaciones al igual que las esculturas. Creo que me estoy haciendo entender un poco mejor. Eso creo yo ¿y tú lector?
   “Oigo el silencio dándome las gracias, veo el canto de una sonrisa que venció la amargura, y siento el suspiro de un corazón liberado de su cautiverio”.
   Estoy contigo pensante, ha sido un placer. Buen provecho con el perfume de tu esencia. Nos vemos pensante.     

lunes, 8 de julio de 2019

SIN AUTO-CONTROL, LA VIDA ES UN CAOS


EL ENFOQUE QUE TE PERMITIRÁ RESOLVER LOS PROBLEMAS DE AUTO-CONTROL
    Hola amiga(o) pensante. El auto-control y el control de la actividad pensativa no se logran tratando de controlar la mente o los pensamientos. Los llamados desórdenes mentales, son el reflejo de un pensante carente de auto-control.
  Las condiciones en las que se encuentra el pensante, son la causa. Él es el comienzo de todo el sistema de vida que representa o puede representar. Pero para llegar a esas condiciones tuvo que convertirse en lo que pensó.
   Lo que hace complejo el entendimiento de como un pensante llega a estar en malas condiciones, es olvidarse de un principio que todos podemos comprobar, y es: “que nos convertimos en lo que pensamos”, o, “pensamos y existimos, y así como piensas, así eres, así actúas”.
   El pensante es efecto del contenido de lo que piensa, y una vez que padece esos efectos, queda atrapado entre lo que se ha convertido, producto de sus pensamientos, y su verdadera naturaleza que sigue siendo la misma.
  No importa en que nos convirtamos (personalidad), nunca perdemos nuestra esencia.
   El pensante que por sus pensamientos, padece de una condición que lo desfavorece, tiene la desventaja de que estando en esa condición, no puede enfrentarla mientras este atrapado en ella.
   Dígale a alguien que deje de tener miedo, que se tranquilice, que se calme, que deje de pensar esas cosas que no son buenas, etc. Y ella le va a responder que no puede.
  Usted y yo sabemos que se puede, pero él en medio de su descontrol, no puede.
   Para poder entender en verdad, de que se trata el auto-control, les voy a repasar algunos detalles.
   EL PENSANTE SE CONVIERTE EN LO QUE PIENSA.  
   Una vez que se ha convertido, es así, se manifiesta así, y en esa condición, o mientras esté dentro de esa condición, no tiene control.
   Así que no trates de pelear o enfrentar tus fallas o descontroles, mientras padezcas ese descontrol. Hay quienes usan la fuerza para suprimir ciertas conductas o condiciones, y lo que logran es comprimirlas como a un resorte y tienen que mantener esa generación de fuerza o energía para que no reaparezca de nuevo la condición. Y por lo general, estallan otros puntos débiles o se refleja en la salud física.  
    Lo que evidentemente se ve lógico de hacer, es controlar los pensamientos. Obvio; si los pensamientos son los que te tienen así, entonces, controla los pensamientos.
   El 99,99% no tiene éxito, pero como eso es lo razonable, y nosotros somos cabezas duras, insistimos en algo que no funciona.
   La segunda acción inadecuada para solucionar problemas de auto-control, es controlar la mente. Y esto se basa en la misma lógica, los pensamientos están en la mente y la mente controla los pensamientos, así que lo adecuado es controlar la mente.
   Y se vuelve a caer en el error. Frente a la mente o pensamientos que ella controle, ya el pensante se presenta sin control, sigue los dictados de sus pensamientos, está convertido en esos pensamientos.
   Para lograr de verdad el auto-control, hay que volver al principio, a las condiciones iniciales. Y estás yacen en la esencia del pensante.
  Todo comienza con el acto de pensar. Desde el principio y para siempre, el pensante es, el que es. Pero, “piensa, luego existe”.
   Pero no solamente existe, está existencia se le convierte en toda la realidad verdadera. Y desde esta realidad, cuando intenta observar fuera de ella, la irrealidad lo golpea. Todo aquello que no cumpla las reglas de esta realidad, lo impacta.
   El pensante, imposibilitado para mostrarse en su esencia, a menos que lo haga de acuerdo a la exigencia de la realidad que todos estamos acordando, no puede creer ni ser creído, que existe.
   Esta negatividad de la existencia del pensante, en su verdadera esencia, es lo que ha llevado a la creencia de que el cerebro es el que piensa o se necesita un cerebro para pensar.
   Los espiritualistas en su mayoría, son también “cerebros pensantes”. Ellos después que el cuerpo muere, andan convertidos  o siendo copias de sus cuerpos muertos, y sobre todo de su cerebro, para seguir pensando. Hay espíritus que necesitan respirar, necesitan beber, alimentarse etc.
   La humanidad necesita dar un salto cuántico de entendimiento para recuperar el retroceso y seguir ese impulso a la iluminación.
   Desconocer el principio de nuestra esencia, es la causa de todo el mal innecesario por el que estamos pasando.
   Si quieres ser un pensante auto-controlado, primero tienes que identificarte, y ya que la realidad en la que nos hemos convertido y la que estamos acordando, niega o pone en duda tu existencia, entonces, identifícate por lo que haces, “PENSAR”.
   No te equivoques, el resto de las cosas que puedes “hacer” usando tu cuerpo, la energía pensativa o la energía del universo físico, son acciones indirectas.
  La única acción directa que puedes comprobar que haces desde tu esencia, en este universo es: “PENSAR”.
   Con el pensar produces energía pensativa; (llamadas pensamientos). Y son estos pensamientos los que te tienen limitado, convertido o experimentando algo que no deseas.
   El acto de pensar, o el acto de producir pensamientos debe ser para un pensante, vital. Vital por sobre todas las cosas importantes que pueda considerar en su existencia. Hasta el amor que no es producido en control del acto de pensar, se pervierte y es dañino.
    ¿Qué te parece si reflexionas lo que acabas de leer y seguimos en la siguiente publicación?
   Ha sido un placer. Buen provecho reestableciendo la verdad. Nos vemos pensante.

jueves, 4 de julio de 2019

AUTO-CONTROL Y PODER


EL PODER ESTÁ EN TI, NO EN TU PERSONALIDAD
  Hola amiga(o) pensante. Aquel que tiene serios problemas con el auto-control, le recomiendo que ni sueñe con el poder.
   En serio mi querida amiga(o), si no se puede sostener en sus propias piernas, no intente llevar ningún peso adicional.
   El actor se prepara para representar cualquier personaje, y más le vale que lo haga si desea mantener su estatus. Supongamos que ese actor se gana un Oscar por su personaje de mendigo, y luego le toca hacer de Rey en otra película, y es una vergüenza ver su mala actuación.
    Por ejemplo; el pensante es un excelente profesional con muchos reconocimientos por su excelente comportamiento en el trabajo, pero en el hogar tiene orden de alejamiento de su esposa e hijos por agresión física y psicológica.
    Todo el mundo está sorprendido con la noticia; ¿cómo alguien tan exitoso, aclamado, con dinero, etc. se suicidó; o el vicio o la adicción lo llevaron a la muerte?
  O, es una persona trabajadora, honesta, amigable, etc, pero la depresión lo está matando.
    El pensante es responsable de todos los roles que asuma, y su reto debe ser una actuación excelente en cada uno de ellos.
   No te puedes engañar a ti mismo. Tu sabes muy bien en que roles tienes fallas, en cuáles de ellos pierdes el control, con que intensidad y frecuencia.
   Ya eres un pensante que dejaste de culpar a los demás o a los hechos, por hacerte perder el control. (Eso espero) Y estás en proceso de resolver esas debilidades que padeces.
   El poder de un pensante depende de su integridad, si promedia los niveles de control en los distintos comportamientos fundamentales para su vida, le van a dar un índice de que tanto auto-control en verdad tiene y cuál es el nivel de su verdadero poder.
   Hablamos de roles fundamentales, aquellos que en orden de importancia tienen mayor valor para la vida y metas de una persona. Como el ejemplo de la celebridad que muere por sobre dosis de droga. O el que soñó con ser presidente y lo destituyeron por ladrón. O el genio de la economía que vive hipotecado, ya que todo lo pierde en los casinos; o el ama de casa que padece de hipocondría, etc.
   El enfoque equivocado es tratar de corregir conductas como si fueran ajenas al pensante. Y peor aún, culpando la conducta o a la mente, de los errores.
    Tratar de cambiar una conducta de la personalidad, sin tocar el resto de las conductas o roles, es imposible.
   No cometas ese error, esta es la razón por la cual nunca se termina de recibir terapias o medicamentos para el mismo problema.
    El problema no es la personalidad, no es la conducta, el problema es el pensante. Y él es integro, completo, no puedes fraccionarlo.
   Cuando pierde el control, sin importar cuales sean los hechos o circunstancias, no es una parte del pensante que perdió el poder.
    La recuperación del pensante debe enfocarse de manera holística, y su condición debe evaluarse de igual manera. ¿Qué piensas de los curas pedófilos, o de la corrupción de la mayoría de los políticos venezolanos?
    Pero a diferencia del juicio ajeno o de la sociedad, somos nosotros mismos quienes debemos mantener el principio de integridad, de ser completos.
   No debemos tener excusas con nosotros mismos, es preferible morir en el intento de corrección que darse por vencido.
   Un pensante comienza avanzar en positivo hacia su iluminación y la recuperación de su poder, el día que empiece a trabajar sus roles, sus actitudes o desempeños desde su esencia.
   Si se te hace difícil considerar tu esencia, piensa, piensa, piensa; no importa que pienses, identifícate por lo que haces. Eres un pensante. Y como pensador “CREATIVO”, necesitas observar.
   Cuando estudies, (material escrito, visual u oral), observa. No te dediques a comprender sin antes observar.
   El poder y el auto-determinismo son inseparables. Y no se puede ser auto-determinado sin llegar a tener su propio punto de vista.
  Los puntos de vista se comparten para que sean observados, y cada observador va a generar su propio punto de vista. Habrá concordancias, similitudes, pero nunca el observador es el mismo, por lo tanto habrá diferencias en lo que respecta a la individualidad de un pensante.
   Como ya has observado, este sistema que impera en el planeta, hace todo lo posible para que los pensantes no observen. Vean y entiendan, pero que no observen.
    En resumen: el poder de un pensante depende de su auto-control. Y para lograr auto-control, debe controlar lo que hace: PENSAR. (La actividad pensativa)
   Después de haber progresado en el auto-control, es que se va a dar el lujo de observar. Ahí es cuando el pensante dice con alegría; “¿esto era todo?... “y yo ahogándome en un vaso de agua, tanto sufrir por nada”.
    Bueno mi amiga(o), no se ahogue en un vaso de agua, y deje de “observar” a través de sus prejuicios o patrones de comportamientos instalados en su mente.
   Ha sido un placer. Buen provecho con su poder. Nos vemos pensante.

sábado, 29 de junio de 2019

CONOCIMIENTO Y AUTO-CONTROL


LOS BOMBEROS O DEFENSA CIVIL TE LO VAN AGRADECER EN CASO DE UNA TRAGEDIA.
    Hola amiga(o) pensante. Si estás dispuesto a mejorar tu control, para acabar con el descontrol “mental” y convertirte en un pensador eficiente, capaz de evitar caer en estados depresivos productos del estrés, la presión, etc. entonces pon atención.
   Está demostrado que se necesita adquirir conocimiento acerca de aquello que se desea controlar. El conocimiento genera confianza, seguridad y los resultados siempre son aquellos que se esperan obtener.
   Sin conocimiento o comprensión de aquello que se desea controlar, se está expuesto a graves accidentes. Has pruebas acerca de esté principio, suficientes para que tu mente se vea forzada a mantener este fundamental dato en sus cómputos.
   Este principio también se aplica al pensante. Todos los problemas que tienes con tu control, se deben al desconocimiento que tienes de ti. O el conocimiento que tienes de ti, está lleno de datos falsos o malos entendidos.
   Entiendo que en nuestra cultura existe un gran enredo, una gran cantidad de contradicciones, y creencias de todo tipo acerca de la esencia de la persona, o “espiritualidad”.
  Cualquier opinión acerca del pensante y su esencia, se va a encontrar con fuertes detractores, y cada quien piensa ser dueño de la verdad.
   Para que no te compliques la vida, o vayas a tener choque con tus creencias espirituales, me he limitado a hablar de ti o de mí como pensantes. No importa cuál sea la creencia espiritual o no, todos hacemos lo mismo; PENSAMOS.
   “El pensante piensa”. Y es mediante este pensar que somos quienes somos y tenemos las creencias que consideramos verdad.
   En todas las culturas, la búsqueda del conocimiento ha sido una ardua tarea, hasta este momento indetenible. La vida, la sobrevivencia saludable, el logro de la prosperidad, son claros objetivos desde el grupo y de la individualidad.
   La necesidad de tener conocimiento, es para adquirir control de los factores que intervienen en la supervivencia.
   El problema con cada pensante, es que en su mundo nadie más puede tener control. Cada quien está obligado asumir esa responsabilidad. Y de no quererlo hacer, aunque te duela mucho esa persona, tienes que agotar todos los recursos para hacerle ver, que es la única salida que tiene a sus problemas de descontrol.
   Para comenzar a conocerte desde otra perspectiva, ya tienes un dato valioso que puedes corroborar hasta hacerlo tuyo: “eres un pensante”.
   En tu esencia, siendo quien en verdad eres; ¿qué haces?...PIENSAS. Con este conocimiento demostrable, se puede comenzar a recuperar el control.
  El acto de pensar, debe ser una acción de la cual se debe estar consciente. ¿Qué significa esto?... que ya debe dejar de ser una acción que se ejecuta en automático.
   Ya debe dejar de ser una acción que ejecutemos por coacción o inducido por factores externos. Y para ellos debemos seguir mejorando el conocimiento de nosotros mismos.
  Pero no cometan el error del actor que interpretó un personaje en el cine, y el personaje fue tan aclamado que se identificó con él, tanto, que convirtió en ese personaje ficticio en la vida real. Perdió de vista su esencia, en este caso se le llama a esa esencia; actor.
  Todos tenemos una personalidad. La personalidad es un paquete de roles que asumimos en los distintos escenarios que se nos presenten en la vida. Algunos de estos roles son famosos o admirados.
   Cuando te especializas o aprendes una profesión, estás desarrollando un rol. En tu esencia no te conviertes en ingeniero, ni en papá o mamá, esos son roles.
   Te puedes dar cuenta que en todos estos roles, el conocimiento es fundamental para poder tener control. Tener control es tener el poder de mantener el orden, de lograr eficiencia y buenos resultados con aquello que se controla.
   Espero que por efecto de tu experiencia en la vida, no tengas un enredo con la palabra control.
   Para muchos hablar de control, es hablar de sometimiento, de opresión, producto de ese mal entendido reaccionan rechazando todo intento de control.
   Esos que ven el control como algo malo, aunque lo juzgan desde el punto de vista de lo que otro les puede hacer, también van a sufrir cuando quieren auto-controlarse.
   Sus cómputos mentales que programan para el control, es una especie de síntesis, es un hibrido, que no es “ni chicha ni limonada”. (No es ni una cosa ni otra).
  Te recomiendo aclarar en un buen diccionario la palabra control, o repasar su definición para observar si en tu mente hay alguna reacción de rechazo, o mira a ver si todavía consideras que no vas a permitir que “nadie te controle”.
   Si te produce alguna aversión, pensar en ser controlado por alguien; amigo mío, usted tiene problemas con el significado de la palabra control.
    Cuando usted se monta en un avión, tiene que dejar el control en manos de los expertos. Muchas muertes son causadas por las personas que no permiten que se les controle en caso de accidentes. Prefieren tomar sus propias decisiones, y si no mueren ellos, causan que otros no tengan oportunidad de salvarse.
  Defensa civil, los bomberos, y otros organismos están integrados por personas que son sometidos a fuertes entrenamientos para mantener el control en situaciones difíciles, así que debe facilitarles el trabajo por su propia vida.
   Ahora te pregunto; ¿a cuánto entrenamiento te has sometido para mantener el control en situaciones difícil?
  A ver, levante la mano quien se está entrenando para convertirse en un pensante imbatible. Todos levantaron la mano; así que les recuerdo que el proceso de entrenamiento no puede desligarse del conocimiento.
   Teoría y práctica, práctica y más teoría. Y no se te olvide, la calidad de vida que llevas está en tus manos.  
   Entonces, pensante que piensas, pero de manera voluntaria y consciente, ¿seguimos con el tema?
   Ha sido un placer. Buen provecho con el conocimiento de lo que haces; “pensar”. Nos vemos pensante.

jueves, 27 de junio de 2019

EL PENSANTE Y SU DESCONTROL


NUEVOS PUNTOS DE VISTAS, IMPORTANTE PARA HABILITAR EL CONTROL Y ALCANZAR LA SERENIDAD
   Hola amiga(o) pensante. Los problemas que le causa a un pensante perder el control, le disminuyen la calidad de vida. Se le convierte en una barrera para su desarrollo, logro de objetivos, y llevar una vida más armoniosa, en paz y serenidad interior.
   Lo primero que debes de hacer es reconocer las situaciones o circunstancias donde pierdes el control. Puedes observar como pierdes la tranquilidad y cuanto te cuesta mantener la calma o serenidad.
   Puedes hacer una lista de lo que llamarías “motivos”, o incitadores que te provocan el descontrol. Y no importa cuál sea el grado de descontrol; es descontrol.
  Quien pierde el control eres tú. Tu señor o señora pensante, no es tu cerebro o tu mente; eres tú, el que piensa.
  Pero como tu única acción directa es PENSAR, pierdes el control de esa acción, de ese pensar. Y los patrones que ya están programados en tu mente para atender situaciones parecidas a las que estás viviendo, se activan en automático.
   Esta automaticidad de la mente, significa que tu como pensante al estar descontrolado, tu mente se encarga de activar el patrón de conducta conocido para enfrentar ese tipo de situación. Y de hecho; mientras más se siga usando, más fuerte se vuelve la conducta y más dificultades vas a tener a la hora que quieras cambiar tu forma de ser en ese aspecto.
  Es decir; esas pataletas, gritos y asfixia que te provoca cada vez que ella te dice que va a salir con las amigas, se vuelve tan fuerte que aunque te divorcies, donde sea y con quien sea que vivas, vas a ser el mismo dramático.
   La búsqueda de la serenidad, o del poder para mantener la serenidad en situaciones difíciles, debiera ser un objetivo que no se debe perder de vista en ningún momento.
   Ya que nuestra cultura; como es la cultura occidental en este planeta, que no siembra hábitos en las nuevas generaciones de pensantes, para que sepan cómo lograr desarrollar la capacidad para auto-serenarse, entonces, aquellos que se han dado cuenta, o han hecho consciencia de la necesidad de fortalecer nuestro auto-control, no tienen excusas para no ejercitarse.
   Y no se trata de teoría, o de aprenderse de memoria toda una filosofía acerca del auto-control. Se trata de correcciones y prácticas constantes.
   Correcciones, porque ya tenemos malos hábitos; tenemos comportamientos irregulares, y sobre todo, no sabemos cuál es nuestro limite, tope, o nivel para soportar una situación y no perder el control, o poder mantenerse sereno.
  Los simuladores desarrollados para pilotos de aviones, y ahora para una cantidad de actividades, cumplen esta función. En ellos viven experiencias cuasi-real, donde se ejercitan hasta lograr el auto-control, o mantener la serenidad y poder seguir siendo un pensante de alto nivel analítico.
   Entonces amiga(o), has una lista de las situaciones que te descontrolan indicando lo que consideras el motivo específico.
  ¿Para qué vas a marcar “el motivo”?  … Sencillo; para que empieces a reconocer cuanto has estado equivocado todo este tiempo.
  Todo este tiempo has estado culpándola a ella porque le encanta salir con sus amigas; todo este tiempo has estado culpando al jefe; culpando a los niños; culpando al tráfico; al gobierno, etc, etc, etc.
   La causa de tu descontrol viene de afuera. Viene de afuera, de afuera. El pensante parece imposibilitado de reconocer que la causa ocurre dentro de él. Dentro de él.
  Pero ese dentro de él, es él; el causante y responsable, y es él quien tiene que rehabilitar su poder, carajo.
   ¿Entiendes o no entiendes? Ya basta de culpar o de buscar motivadores para tratar de solucionar problemas que ocurren en el pensante. Eso no funciona.
   No funciona. La mayoría de los pensantes enredados en este asunto del descontrol, tienen un abultado expediente, han aprendido mucho acerca de reconocer causas y motivos externos, y cada vez se imposibilitan más y más.
   Cada vez pierden con facilidad la calma y empeorando. Al extremo que pasan las 24 horas del día con el mismo mal humor, rumiando los mismos pensamientos o recuerdos de ese asunto tan malvado, que lo tiene en tan mal estado.
    Parece que de nada sirven estas innumerables evidencias que demuestran que el procedimiento es incorrecto. No da los resultados que se desean.
   Ya me enoje, así que, he perdido el control y no puedo escribir más. Jajaja.
   Reflexionen queridos amigos. Ha sido un grato placer. Buen provecho culpando a la suegra. Nos vemos pensante.