Translate

domingo, 17 de junio de 2018

EL AMOR Y LA TIMIDEZ


                  POEMA
La timidez de la mente tiene al corazón
sufriendo, lo inhibe de mostrar su amor
como lo anda sintiendo. No puede verla
a los ojos, empieza a tartamudear,
con ganas de salir corriendo y sin
poder respirar. Es una lucha titánica
entre el corazón y la mente, para
declarar su amor sin ningún
inconveniente. Todos los días imagina
mil maneras de abordarla y decirle
cuanto la ama, y cuando llega el
momento, no puede por el temblor
de una cobarde mente, que sufre
profundamente del mal de la timidez
sacrifica al corazón y lo hace padecer.
 Autor: Emilio R. Fernández Ramos

sábado, 16 de junio de 2018

SOBREDOSIS DE AMOR

                   POEMA
Mátame con una sobredosis de amor
la noche es larga y las ganas llueven
a cantaros por debajo de la cama. Las
sensaciones traslucen y hormiguean
al contacto y se ha espantado una
jauría de espermatozoides que vienen
buscando para cazar una vida que ni
tú y yo tenemos por separados, pero
podemos hacer el milagro imbuidos
en el amor. Me mata la adicción a tu
amor, y el único tratamiento que deseo
son tus besos que me vuelven más
adicto a tu sabor, a tu encanto y la
pasión que exacerbas en mi alma.
Autor: Emilio R. Fernández Ramos

viernes, 15 de junio de 2018

LA INTELIGENCIA Y EL DESARROLLO PERSONAL


 CUANDO ACTUALIZAS TUS IDEAS, TE ACTUALIZAS TÚ.
   Hola amiga(o) pensante. La mente procesa contenidos, y no hay contenido registrado en la mente que no tenga impreso tu consideración, opinión o idea.
   Los hechos y todo lo que se percibe, en sí no tiene significado, ese significado con su valor o importancia se lo da el pensante. La forma de percibir los hechos es lo que determina la manera de proceder de cada persona.
   Nuestra mente es diferente a la mente genética, El cuerpo responde a las señales que recibe con un patrón (memoria genética) o impulso, siempre alineado a la búsqueda de adaptación o supervivencia, sus respuestas indican que ese es la solución que encontró.
  En cambio, en la mente del pensante los hechos o lo percibido tiene su propia interpretación. Esto es lo que nos hace diferente, no solo de otros pensantes, también de las mentes genéticas o especies. (Animales y plantas)
  Toda la capacidad de análisis de un pensante depende en parte del uso del contenido de su mente. La otra parte depende de él, del estado de consciencia que haya alcanzado.
  Para el desarrollo personal y la inteligencia, se necesita del contenido que hay en la mente con las ideas del pensante.
  No todo el contenido de la mente está disponible a la voluntad de inspección del pensante. Es decir, en la mente hay contenidos que el pensante no tiene consciencia, por distintos motivos lo ha olvidado o bloqueado.
  Tenemos aquí tres factores que deben ser observados y resueltos para poder crecer o desarrollar las potencialidades de un pensante:
a)    El estado de consciencia en que se encuentra el pensante.
b)   El contenido en su mente que responde a su voluntad.
c)    El contenido en su mente que NO responde a su voluntad
   Nota: en mis escritos, planteo soluciones para que seas tú mismo quien te des la ayuda. La idea es que seas tú el operador de tu mente.
  Con respecto al primer punto tenemos, que sea cual sea el estado de consciencia del pensante, este está afectado por los contenidos en su mente. De ahí sus actitudes o manera de ser.
  Así que el trabajo comienza con los contenidos que responden a su voluntad (b).
   No hay idea, o conclusión a la que haya llegado un pensante que no tenga su marca personal. Desde los primeros años de infancia sufrió un proceso de aprendizaje o entendimiento para desenvolverse. Si no está recluido, entonces fue satisfactorio para que los demás lo aceptaran como un pensante normal o dentro de los parámetros que se usan.
  El pensante se fue llenando de ideas y producto de esas ideas tenía su particular visión de la vida y del mundo. Hasta la fecha sigue en ese proceso, algunos casi inmóviles, pero no dejan de darle toques a sus distintas maneras de ver, de ser y sentir la vida.
  De acuerdo a mi observación, el contenido disponible en la mente para hacer operaciones analíticas es alrededor del 90%, solo un 10% o menos de ese contenido, es el que está siendo su peor barrera.
  Pero si se quiere reevaluar este contenido al cual se está inconsciente, lo recomendable es que se actualice en primer lugar la parte analítica, para elevar la capacidad y fluidez de análisis y entendimiento.
  Entonces amigo pensante, tienes un 90% de tus pensamientos o ideas producidas durante toda tu vida que están disponible.  ¿Desde cuándo no actualizas en profundidad todo ese contenido?
  Por lo general las ideas en las primeras etapas de la vida, se convierten en ejes, o en pilares donde se sustentan cualquier cantidad de ideas subsiguientes que se relacionen con ella de alguna manera directa o indirecta.
  Es decir, en este momento tienes unas ideas sustentando aspectos de tu personalidad producidas cuando aún muchas de las cosas del mundo y de la vida eran un misterio para ti, y las produjiste dentro de esas limitaciones.
  No son interpretaciones o ideas equivocadas, si lo fueran no te hubieran servido para seguir viviendo con ellas. Por ejemplo, la idea de Santa o la cigüeña trayendo los recién nacidos, tuviste que quitarla cuando reconociste que era equivocada.
  Tú has eliminado y modificado muchas ideas sobre la marcha, pero hay muchas más ideas que si las volvieras a ver, te darías cuenta que necesitas actualizarlas, y con esto logras darle a tu personalidad una mejorada forma de ser con respecto a ese asunto.
 Y cuando actualizas tus ideas, te actualizas tú. Las maneras de ser que has estado buscando puedes ahora programarlas.
  La mente con toda la data o contenido procesa para ti, y te muestra resultados. Lo que ves en tu mente, o lo que recuerdas es resultado de sus cómputos, no ves el proceso que hace al conjugar el contenido. Por lo que el pensante no está habituado a ver sus propios contenidos o ideas que la mente usó para llegar a esa conclusión.
  A parte de hechos circunstanciales donde se ve en la necesidad de revisar alguna idea, el pensante por lo general no se ocupa de hacer una revisión con el firme propósito de mejorar o actualizar el contenido de la mente. Y sobre todo ahora que ya es un pensante más experimentado y la vida y el mundo no es tan misterioso.
  Las ideas se expresan con palabras, los mudos usan un lenguaje de señas, pero igual sus significados o forma de interpretarlos son productos de acuerdo entre los pensantes.
  Para buscar contenidos para revisar se usan palabras claves. Por lo general la mayoría de estas palabras son de uso cotidiano, y pasan desapercibidas.
    Por ahora quedamos hasta aquí, seguiremos con el tema. Ha sido un grato placer. Nos vemos pensante.

jueves, 14 de junio de 2018

BUENOS Y MALOS


                  POEMA
En las acciones y los gustos que
identifican a un ser, no sufrirás ningún
disgusto si llegas a comprender
que cada cabeza es un mundo,
cada quién es, como ha decidido ser.
Cuando se es bueno, se es malo para
otros, y es igual si lo miras en reversa.
Para el bueno, eres bueno, pero para
el malo, el bueno es el malo como él.
Eres malo siendo bueno, y el malo
es bueno siendo malo.
No puedes ser bueno para los malos
a menos que ellos se vuelvan buenos
o tu vuelvas malo.
Pero para volverse bueno, se tienen
que volver malos para los malos, y
tú que te sientes más bueno por
inducirlos a ser buenos, te has vuelto
más malo para los que siguen siendo
malos.
No pierdas de vista que son los gustos
y las acciones que identifican a un ser,
lo que los hace parecer, o muy buenos
o muy malos.
No vayas a sentirte frustrado por que
todos en el mundo no son buenos,
estarías pidiendo que sean como tú,
y ser todos como tú o como alguien más
es llenar el mundo de buenos aburridos
que se convertiría en héroe, el que sea
diferente para salir de ese hastío.
 Autor: Emilio R. Fernández Ramos

miércoles, 13 de junio de 2018

EL AMOR ES LA GLORIA


                   POEMA
El corazón tiene sus diferencias
con la mente, con el cuerpo
y con el alma, pero no se pueden
odiar, porque dependen uno del
otro para poder funcionar.
No pueden entregarse en sus
funciones por entero, si todos
no participan para apoyar
con esmero al que está a cargo
de la acción, de acuerdo a la
intención de lo que se quiere lograr.
El corazón con el amor, que es su
responsabilidad, se encuentra muy
limitado con la mente calculadora
cuando se empeña en ser la directora
para dirigir la actuación, y pone
como condición que no quiere nada
improvisado.
Y si es al cuerpo, al que se le presenta
un malestar o alguna otra dolencia,
el corazón pierde la paciencia,
no puede hacer expresar el amor,
porque si da toda su potencia,
lo que produce es dolor.
Con el alma ni se diga, esta, es más
caprichosa, a veces desea cosas
que el corazón considera,
que no es parte de una escena
donde se luzca el amor,
perdería su esplendor y quedarían
en pena.
Pero el alma, tiene la potestad,
para solucionar los conflictos,
promover reconciliación,
y lograr la armonía y la concordia.
El amor, es solo un invitado, que fue
enviado, para disfrutar la gloria.
Autor: Emilio R. Fernández Ramos

lunes, 11 de junio de 2018

ME ENFERMÉ SIN QUERER QUERIENDO


NO ERES CULPABLE, PERO SI ERES RESPONSABLE DE TU BUENA O MALA SALUD
   Hola amiga(o) pensante. Para un pensante no es fácil aceptar que esté afectando de manera negativa la salud física. Puede jurar que no está pensando cosas para enfermar el cuerpo.
  Él no anda por allí suicida y maliciosamente pensando; “enférmate cuerpo”, “quiero que te enfermes”, “no quiero que funciones bien”, “quiero sentirme mal”, etc.
  Y si él no anda pensando esas cosas; ¿Cómo le van a decir que está enfermando su cuerpo con pensamientos?
  Increíble, ¿verdad? Cuesta creerlo. A menos que entienda y esté muy claro de que las Ideas no son palabras o frases y sea capaz en este momento de tener una idea y reconocerla.
 Vamos a usar un ejemplo que puede ayudar a ver el fenómeno de la inocencia del pensante promoviendo enfermedades:
   Un tornado es un comportamiento de energía que arrasa y destruye hogares y vidas. En ese tornado no hay “pensamientos” o intención de romper casas y matar gente. De hecho, cuando es una suave brisa tampoco anda diciendo; “voy a refrescar la gente”. Son distintos comportamientos de la energía que está en acción.
  Cuando estás furioso con alguien no tienes intención de que esa energía dañe tu cuerpo. Estás deprimido, y no estás diciendo “enférmate cuerpo”. Estás alegre y no estás pensando “cuerpo siéntete bien”
   El contenido de un pensamiento o idea, es un comportamiento de energía. Un pensante puede producir una infinita variedad de comportamientos de energías, y estas cuando se producen muy seguidas crean un estado o condición.
  La memoria genética lee comportamientos de energía, ella descodifica y responde con un lenguaje químico para accionar en su actualización de sus funciones.
  ¿Cómo sabes que la energía que estás produciendo puede afectar tu salud física?
  Obsérvate cómo te sientes, tus estados de ánimo, tus estados emocionales, etc
   La memoria genética necesita recibir repetidas veces la misma señal, para poder reaccionar, o recibir de manera continua o por cierto tiempo la misma señal.
   Por ejemplo; haces una sola flexión como ejercicio abdominal, esa es una señal de tu intención o idea, pero no es suficiente para que esta mente genética considere necesario producir cambios de adaptación y se te ponga la barriga plana.
  De ahí que las ideas deben permanecer activas por un tiempo para que le mente genética reaccione.
   La forma que las ideas permanecen activas es a través de la mente que se ocupa de la acción de manera automática. O las actividades que ejecutas usando tu cuerpo o una parte de él.
  Una mala postura repetida un tiempo, causa que haya un cambió físico como respuesta.  
  Las ideas en acción producen los efectos que experimenta el pensante, como miedo, tristeza, etc. y también los efectos que produce en el cuerpo de manera indirecta.
  El pensante que entienda que con su manera de pensar influye en su salud, no debiera permitirse tener una actividad pensativa descontrolada o echa a la ligera, sin darle la importancia que tiene para su calidad de vida.
  La alimentación y otros gustos son actividades que sabemos es una transmisión de señales o información, que la mente genética va a procesar y va a dar respuestas.
  Los excesos, vicios, o falta de cuidado en lo que se ingiere con frecuencia son responsabilidad del pensante. Son sus decisiones, son sus ideas y por lo general está consciente del riesgo.
  La salud física dejó de ser un problema netamente hereditario. Esta creencia introducía una actitud de resignación en el pensante al considerar que es un dictado de la naturaleza y nada puede hacer.
  Si alguien desea afrontar los problemas que tenga de salud física, antes debe encarar sus actitudes.
  Las actitudes más frecuentes son ideas ya programadas en la mente y sus efectos se están reflejando en el cuerpo. No puedes cambiar una actitud si no cambias las IDEAS en la cual se sustenta.
  Los efectos psicosomáticos que pueden alterar la salud física, provienen de actitudes o estados que sufre el pensante por sus pensamientos.
  El pensante se encuentra entre la espada y sus pensamientos. Se comporta o se siente como se siente por efectos de sus pensamientos, y no puede cambiar esos pensamientos porque está convertido en efecto de ellos.
  No puede llamar al “Chapulin Colorado” para que lo salve de sus propias creencias.
  ¿Qué puede hacer? ¿Qué haces si te bajas de un carro en movimiento? (no controlas el carro)? Debes bajarte corriendo con tus piernas a la misma velocidad y luego ir reduciendo la velocidad hasta detenerte.
  Ya perdiste el control del acto de pensar y estás deprimido. Lo que es real para ti es lo que sientes; deprimido. No trates de detener la depresión, vienes en el carro que tu no controlas, “el acto de pensar”.
  No te esfuerces por no sentirte deprimido, por no estar intranquilo, etc. las luchas o los esfuerzos contigo mismo, si lo has hecho, te darás cuenta que no dan resultado.
   Serías capaz de observarte a consciencia experimentando la depresión, o la intranquilidad. Prueba alguna vez con algún estado de ánimo negativo lo que te voy a explicar. (Te garantizo que no vas a empeorar la condición)
  Vas a mirarte de manera premeditada sintiendo lo que estás sintiendo, observa esa tristeza como la estas sintiendo. Deja de mirarla y compara lo que sentiste ahora a cómo te sentías antes de mirar.  ¿En verdad te sientes tan mal como te parecía antes?
  Vuelve a mirar otra vez lo que estás sintiendo un poco más detallado. Después de unos segundos… ¿Esta realidad que experimentas “ahora” es igual que la anterior?
  Si tienes el valor de hacerlo, y mirar varias veces observando cómo te sientes, comparado a cómo te sentías, notarás que la cosa se va deteniendo.
  Te estas bajando del carro que no controlas, corriendo o sintiendo, y vas sobre tus piernas que si controlas. Estas poniendo atención a consciencia en tu pensar y los pensamientos que estás produciendo ahora son mejores, te estás causando sentirte mejor.
  Esto es un ayuda que te puedes dar tú mismo para salir de la emergencia, con cualquier condición que estés experimentando, pero sabes que necesitas trabajar con tus actitudes. Tu mente aún tiene el patrón activo.
  Necesitas recuperar el control de la actividad pensativa para no andar castigándote tú mismo sin querer.
  Ha sido un grato placer compartir. Buen provecho sacando valor para encarar lo mal que te sientas. Nos vemos pensante.   
.


domingo, 10 de junio de 2018

UN PUNTO DE HONOR


              POEMA
El hombre con experiencia,
objetivo, y con una mente clara,
puede leer las sutiles intenciones
que se esconden en las acciones
y se disfrazan con las palabras.
Ella desahoga conmigo los motivos
de su infelicidad y de su poca
satisfacción. He oído sus quejas
sin emitir opinión, aunque ella
me lo pide, me callo por precaución,
y la invito a desahogarse, para
detectar su intención.
Le pregunto si lo ama,
me responde con un apagado sí,
seguido con un, pero…
No está buscando consuelo,
tampoco quiere consejos,
es un algo tentador que de lejos
me estremece, y no temo equivocarme,
ya sé lo que ella quiere.
Es una clara aventura, sin medir
las consecuencias. Para mi es
una locura, para ella, sabrá dios.
No es que sea un modelo moralista
haciéndome la señal de la cruz,
ese hombre de quien ella habla,
es mi amigo, es mi hermano de
toda la vida. Me importa tanto su
felicidad como me importa la mía,
no seré yo el homicida, por complacer
un capricho que le brotó a esa mujer,
capaz de usar la confianza que tenemos
porqué desea ser infiel.
Autor: Emilio R. Fernández Ramos