Translate

martes, 25 de abril de 2017

HEME AQUÍ

                     POEMA
Con  los codos apoyado en la ventana
sostengo la cabeza, donde un bullicio
de pensamientos se empujan y agreden
unos a otros, mientras tengo la mirada
perdida dejando que se pongan de
acuerdo. Este es el lugar donde menos
la tristeza se apodera de mi alma
y la esperanza de entender mi fracaso
con tu amor, puede tener lugar.
Al principio y durante varios años
era tanto el amor que parecía
inagotable y provocaba la envidia
de los menos afortunados. Sin
embargo, un día murió, no nos
dimos cuenta de lo que pasaba
en nuestros corazones, confiados
que ya el amor estaba hecho, y no
necesitaba mantenimiento.
Heme aquí, mirando sin observar
la vida que pasa frente a mí, vestido
con el traje, de solo y sin amor.

Autor: Emilio Fernández

lunes, 24 de abril de 2017

EL MUNDO PROPIO

¿DÓNDE QUEDA DENTRO DE TI?
  Hola amiga(o) pensante. Es lenguaje común hablar del mundo propio, expresiones como; “busca dentro de ti”, “en tu interior”, etc. Y como somos leal a las palabras, sabemos lo que significan, por lo tanto lo que debemos hacer.
  Pero se está hablando de un mundo subjetivo, y no existe un modelo o manera de mostrar cómo es un mundo interior o un “dentro de ti”.
  La única realidad que se conoce es el cuerpo físico, y podemos ver que hay un adentro, o un interior donde hay cerebro, intestinos, corazón, una cantidad de órganos.
  Pero el que busca respuesta más allá de lo físico, que por lo general son los que usamos estas expresiones, se encuentra con que no tiene un dibujo por lo menos, para tener una idea como es “su interior”.
   Hay algunas imágenes, pero siempre simulando la imagen de un cuerpo humano, que ya sabemos, tienen un “interior”.
   Un espíritu entonces, debe o tiene que tener un “interior” y su forma es humana o algo similar.
  El pensante que sigue las enseñanzas de ir dentro de él o a su interior, tiende a imaginar que está dentro de algo que es él. La razón, la lógica le impide imaginar un interior fuera de él.
  Así como lo digo es, si quieres compruébalo. El llamado mundo interior está fuera de ti. No se es un algo material en 3D (tres dimensiones). Tener un cuerpo del tipo de energía que sea, no implica que uno es como lo que posee.
  Pero el gran ilusionista que es el pensante puede hacer ver como realidad lo que considere o piense. Esta verdad es irrefutable, tu verdad, es verdad, no tengas la menor duda, aunque puedes cambiar de verdad cuando lo decidas.
  Si la física cuántica está enredada en paradojas e incertidumbres para explicar la verdadera realidad de este universo físico, porque lo que vemos no es la realidad. Entonces, no puede ser tan sencillo describir un espíritu como las apariencias que se dan en este universo material.
   Surge la desesperada pregunta ¿y cómo es la apariencia de un espíritu entonces?
  Puedes considerar tener las apariencias que quieras, pero siempre será una apariencia. Es preferible SENTIR SER QUIEN ERES y contemplar, meditar o lo que quieras hacer.
  Te pongo un ejemplo para que lo examines. (Te recuerdo, no acuerdes ni me creas sin reflexionar bien estos datos).
  Ejemplo; tenemos el sistema solar, imaginemos que somos el sol, ¿cuál es el interior del sistema solar? ¿Es acaso dentro del sol, o es todo lo que está a su alrededor bajo su influencia?
   Nos manifestamos como un sistema, el mundo interior es todo lo que hemos creado, es todo lo que depende de uno, y somos como el sol, el centro de ese sistema que hemos creado y que se sustenta de uno.
  Así que si quieres ver en tu interior, mira todo lo que has creado y todo lo que tienes o posees, que está fuera de ti.
  El pensante no carga su mente con sus pensamientos y registros, dentro de una cabeza espiritual, o un cuerpo espiritual.
  Alguien dice; pero bueno Emilio, los muertos son espíritus, y hay imágenes donde se ve que tienen cuerpo igual al que tenían cuando murió.
  Y si esa persona cree en la reencarnación, ese muerto debiera de tener cientos o miles de cuerpos como los que usó. Quiero decir con esto, que se demuestra que dejó de considerarse el cuerpo que tuvo en la vida pasada para considerar que ahora es este cuerpo nuevo que se le acaba de morir. Y así se verá hasta que cambie de idea o consideración.
   El pensante es como considera que es. No te has preguntado, ¿cómo es ese asunto, que en esos “cuerpos” de los “muertos” no envejecen? Tiene mil años que murió de quince años y todavía se le ve rondando por el jardín con un cuerpo de quince años.
  Esa será su apariencia hasta que cambie de decisión. Como ves somos como consideramos que somos.
  He ahí la importancia de tus consideraciones o tus pensamientos, he ahí la importancia del acto de pensar, he ahí la importancia de hacer consciencia del rol que tenemos como pensante.

   Ha sido un grato placer. Buen provecho desenredando tu mundo.   Nos vemos pensante.

domingo, 23 de abril de 2017

MI SOLEDAD

              POEMA
El amor me ha abandonado.
Ha pasado otro invierno y
su gélida temperatura me
congeló hasta el alma. Añoro
un poco del calor que emiten
los cuerpos cuando hay fuego
de amor encendido en ellos,
y la voz de la persona amada
es un delicioso café aromático.
Vendrán las otras estaciones
con sus particulares caricias
y la soledad absorberá la parte
que me corresponde, y mí
corazón mirándose los pies
dejará que sus lágrimas protesten
ante el escritor de destinos
por dejarlo desamparado en
medio de su esplendorosa
naturaleza. No puedo admirar
las maravillas del mundo
sin sentir que me falta algo,
por más que intento aceptar
mi soledad, no puedo callar
los quejidos del corazón.

Autor: Emilio Fernández 

sábado, 22 de abril de 2017

AMOR CON HUMOR

              POEMA
El amor, es amor en silencio
en soledad, en medio del
bullicioso tiempo y la burlona
distancia cuando nos separa.
Nunca nadie vive encaramado
uno sobre otro, ni pegados como
perros haciendo sexo, pero
se está bastante tiempo con
el ser amado, a la distancia
suficiente para mostrarle en
vivo lo mejor de nuestro
repertorio de halagos, y nuestra
habilidad para adornar con
improvisaciones de sensualidad
cubiertas de fino humor, que
exciten, pero que despierte
sonrisas, y cause que no se pueda
contener la risa. Dos amantes
que ríen en su trato íntimo, es
una pareja que se hace feliz, con
la alegría del amor con humor.

Autor: Emilio Fernández

viernes, 21 de abril de 2017

LA VERDAD Y LA CONSCIENCIA

¿QUE ES LO QUE TE IMPIDE ENTENDER LO QUE TE SUCEDE?
  Hola amiga(o) pensante. La verdad de uso práctico es aquella que más se aproxima a los hechos, explica tal como sucedieron las cosas desde el inicio hasta el fin.
  Cualquier alteración se aleja de la verdad, es una mentira que falsea el hecho. La sociedad se las ha arreglado para intentar establecer la “verdad”. Ese es el trabajo de la justicia y la manera de corregir sus errores.
  Pero cada pensante lleva su mundo interior como lo desea y a veces, como puede; haciendo malabarismos para establecer la verdad.
  Encontrar la verdad para sí mismo, es esclarecer los hechos, lograr entendimiento y así lograr resolver los conflictos y poner paz en el mundo propio.
  De hecho, las terapias psicológicas buscan en el pasado para encontrar la verdad, saben que al hallar la explicación correcta, al individuo entiende y puede deshacer el problema que le aqueja.
  Todo pensante, cuando tiene problemas, trata de entender, busca la verdad, que no es otra, que la causa de lo que le acontece.
  Sin embargo, un gran promedio de pensantes, son ineficientes para esclarecer sus verdades, y su mundo está lleno de suposiciones y falsas creencias, que le impiden resolver sus conflictos.
  Esa aparente incapacidad, es producto de la ignorancia y el descuido que tienen o han tenido de sí mismo.
  Sí mismo es, quien es en esencia el pensante, pero él acostumbra a identificarse, viéndose en el espejo o leyendo los datos en su cédula de identidad.
  Su rol innato de pensante, lo ha dejado a la deriva; como dicen por las calles de manera despectiva; “piensa, porque ve a los demás pensando”.
  Su vida la vive en permanente peligro, aun sabiendo lo peligroso que es; “lo que piense”.
  Una decisión, solo una, lo puede llevar a la cárcel, al hospital o al cementerio, pero eso no le ha preocupado. Ni le va a preocupar viendo el ejemplo de grandes líderes que dirigen al mundo, jugando con la destrucción del planeta.
  Un pensante no puede tener criterio, discernir, reflexionar o hacer el proceso mental que necesite hacer para esclarecer sus verdades, hasta tanto no tenga control de su actividad pensativa.
  No existe ninguna medicina o droga que le devuelva al pensante el control que ha perdido.
  Él es la causa de su desorden mental por haber acumulado tantas cosas en su vida sin aclarar, y su error, descuidar el control del acto de pensar.
  Se acostumbra a decir: “aclaré” o “hallé la verdad”, con suposiciones, presunciones y siempre la causa que encuentra, está fuera de su mundo.
  Él es inocente, pero no se da cuenta que a pesar de creer que ha esclarecido o hallado la causa de su mal, sigue peor. La regla es: “si la condición indeseada persiste, a la conclusión que llegaste no es la verdad”.
   La verdad cura, la verdad alivia los males, la verdad devuelve la paz y la tranquilidad interior.
  Dale luz a tu mundo con el entendimiento, pon orden en tu mente esclareciendo tus verdades y conviértete en quien deseas ser, rehabilitándote en el control de la actividad pensativa.
  La “aparente” incapacidad, es aparente hasta que tú decidas volverte un pensador eficiente. Veraz que en tu hogar no habrán cosas, las cuales tu no sepas como llegaron y para que las tienes.

   Ha sido un grato placer.  Buen provecho encendiendo todas esas luces que están apagadas.  Nos vemos pensante.

jueves, 20 de abril de 2017

MALAYA

               POEMA
Los niños no tienen culpa
alguna, que hayamos sido
tan insensibles, no supimos
ver ni sentir, que éramos dos
seres incompatibles.
El divorcio fue la mejor solución,
bastante daño nos hicimos para
que después de la separación
continuaras con tu sed de
venganza sembrando cizañas
en la mente de nuestros hijos
para que me detesten.  
No piensas en ellos, si lo hicieras
podrías darte cuenta que los
estás exponiendo a vivir una
conflictiva vida interior, que
les puede hacer mucho daño.
El odio enceguece, pero el
tuyo te ha dejado invidente.
Reconozco, que sí logras
golpear mi corazón, y eso
te excita tanto, que no mides
lo que haces. Malaya la hora
que te conocí, y si alguna
lección tenía que aprender,
era saber que hay personas
con un alma muerta.

Autor: Emilio Fernández

miércoles, 19 de abril de 2017

LA VALORACIÓN DE LA AUTO-ESTÍMA

¿CANSADO DE MENOSPRECIARTE?
  Hola amiga(o) pensante. En la vida de las personas, por lo general, hay más cosas buenas que malas. Hay más cosas funcionando dentro de la normalidad que de manera errada.
  Estas cosas muy poco se aprecian o se usan para apuntalar la auto-estima. La valoración que el pensante tanto necesita, solo espera dársela, cuando conquiste la fama, cuando gane el primer premio, o su cuerpo sea como el de Superman, perfecto e indestructible, etc.
  Con mucha facilidad el pensante se envuelve en una generalidad a la hora de descalificarse o producir pensamientos negativos por algún detalle que no funciona o no le sale como lo desea.
  Has oído cosas como; “el carro no sirve” y lo que tiene es un cable suelto; “me estoy muriendo” y son gases que le causan los dolores; “soy feo”, “nadie me quiere”, “no sirvo para nada”, etc.
  De un solo golpe o conclusión, el pensante pasa a menos cero. (Negativo es menos que el cero).
  Quiere cuidarse de los contenidos de sus pensamientos, porque sabe las consecuencias, y no pierde el mal hábito de generalizar, de no ser especifico.
  Se critica a otros por su manera de descalificar a una persona por cometer un fallo, sin considerar todas las virtuosas cosas que ha hecho. Pero eso de criticar a otros no es grave en la estima de la persona, nunca nadie puede hacer sentir a otro lo que no “decida considerar o pensar acerca de sí mismo”.
   Nadie es víctima de lo que piensen los demás. Entendido esto, como experimentar efectos negativos en el mundo propio, porque alguien lo esté pensando.
  Pueda que se confunda “estar de acuerdo” con lo que otro piense o se supone que piensa, y se crea que en verdad lo que otro piensa afecta. Pero si observa con cuidado, es la propia creencia, suposición o acuerdo la que produce el efecto en la estimación propia.
  La gran debilidad para mantener en alto la estimación en uno mismo, es no reconocer la importancia de la actividad pensativa y el rol de pensante o de productor de pensamientos.
  Pensar, (actividad pensativa) es el acto de producir pensamientos o ideas. El pensante es aquel que piensa.
  El rol es inconfundible, no hay razón para que se ignore la actividad que desempeña, sin embargo se quiere corregir los frutos defectuosos del árbol, cambiando los frutos. Se quiere corregir los efectos negativos, cambiando los pensamientos.
  Puedes usar una la lista con los más hermosos pensamientos para mejorar la estima, pero el árbol necesita recuperarse para dejar de producir frutos de mala calidad.
  El pensante que reasume su rol de manera consciente y se ocupa de estar pendiente de la actividad que desempeña (pensar), poco a poco recupera su estima sin contratiempo.
  El rol de pensador se mide en primer lugar por los efectos producidos en sí mismo. Para eso se piensa, la auto-satisfacción es el objetivo previo a cualquier otro objetivo o sueño.
   Si no se está logrando satisfacción con lo creado, lo más seguro es que se está esperando por lo que piensen los demás.
   La trampa en la que usualmente caen los que alcanzan la fama. Grandes por fuera y pigmeos por dentro. Ricos por fuera y arruinados por dentro.
   En resumen amiga(o) mío, dale acuse de recibo a tantas cosas que están bien en ti, en tu mente y en tu cuerpo, esto te ayudará a no descalificarte por completo cuando algo no salga bien.
   Reasume tu rol de pensante, no tienes otra opción, deja de inventar maneras para no pensar. No importa cuánto desorden mental padezcas en este momento, el camino para salir de ese caos es; reasumir de manera consciente el acto de pensar.
   No se pueden cambiar malos hábitos, actitudes, estados emocionales, depresiones, estrés, etc. Sin cambiar la manera en que manejas tu actividad pensativa; el acto de producir pensamientos.
   Quizás, no me habías leído antes, pero he explicado varias veces una manera efectiva de retomar el control de la actividad pensativa. La he llamado “Haciendo Nada”.
   No esperes para después para reflexionar acerca de la importancia de ser un pensante. Sabes lo que pasa en la vida de una persona que descuida ese vital rol.

   Ha sido un grato placer.  Buen provecho conduciendo tu pensar.   Nos vemos pensante.